Cómo promocionarte en LinkedIn y sacarle partido

Publicado en Artículos, Tecnología de Información,


Tweet about this on TwitterShare on Google+3Share on Facebook0Share on LinkedIn1

Crear nuestro perfil en LinkedIn y esperar “un milagro” no es una buena estrategia puesto que esta red social es un medio para contactar con otros profesionales, aumentar nuestra cartera de clientes, buscar colaboradores o mejorar nuestra situación laboral pero no funciona de manera autónoma sino que tenemos que hacer valer nuestro perfil y nuestra candidatura, en definitiva, hacer valer nuestra marca personal.

La marca personal

La marca personal es un concepto de desarrollo personal que consiste en que una persona se considera como una marca y, al igual que las marcas comerciales, debe diferenciarse y conseguir un nicho de mercado en el que pueda destacar (entendiendo como nicho de mercado las relaciones sociales y profesionales). La idea es que una persona es algo más que su curriculum, es decir, algo más que una sucesión de hechos y títulos o diplomas ya que, además, también se tienen en cuenta las conexiones que esa persona tenga.

Si además de valorar el curriculum, también valoramos las conexiones que tenga una persona, LinkedIn es un estupendo lugar para fomentar los lazos con otros profesionales presentes en la plataforma y, así, potenciar la creación de nuevas conexiones y, para las ya existentes, entablar conversaciones con las que sacar partido al vínculo existente.

Únete a la conversación y preséntate

Tal y como hemos comentado alguna que otra vez, LinkedIn es algo más que publicar nuestro curriculum, recopilar recomendaciones y cosechar contactos. Si bien es cierto que son tres actividades importantes, nuestra presencia en LinkedIn debería ir algo más allá y utilizar esta red social como un verdadero escaparate en el que promocionar nuestro mejor producto: nosotros mismos.

Una buena forma de comenzar la labor de promoción es participar en la conversación que se desarrolla en LinkedIn, es decir, los grupos, las preguntas y respuestas o conversar a partir de las actualizaciones de estado y publicaciones de alguno de nuestros contactos. Hay que tener claro que participar en la conversación no significa hacernos promoción continua u ofrecer nuestros servicios o los de nuestra empresa, más bien todo lo contrario; es decir, la idea es que nuestra participación (respondiendo dudas, aportando ideas en un debate, etc) sirva para mostrar lo que somos capaces de hacer o mostrar el nivel de conocimientos que tenemos en situaciones reales.

Busca colaboradores y aprovecha las oportunidades

Una vez estemos inmersos en la rutina de los grupos, las preguntas y respuestas o las actualizaciones de estado de nuestros contactos (que es algo muy fácil de automatizar vinculando nuestro perfil de Twitter) y estemos compartiendo conocimiento con otros usuarios o echándoles una mano al responder alguna duda, quizás, sea un buen momento para subir el listón de los objetivos de nuestra presencia en LinkedIn y entablar relaciones comerciales con algunos usuarios.

¿Relaciones comerciales? Los usuarios que hayan tenido curiosidad es posible que hayan accedido a nuestro perfil para ver a qué nos dedicamos, dónde trabajamos o cuál es nuestro recorrido profesional pero, en el caso que no lo hayan hecho, es posible que encontremos oportunidades en los que podamos “deslizar” nuestra tarjeta de presentación virtual. Quizás alguien pregunte en un grupo por un experto en un tema determinado que encaja a la perfección con nuestras competencias profesionales o puede que alguien comente que quiere iniciar un nuevo proyecto pero necesita un socio que, quizás, podría ser nuestra empresa.

Oportunidades como ésas son las que debemos aprovechar para aumentar nuestra cartera de clientes, buscar nuevas líneas de negocio, conocer futuros partners o, directamente, ofrecernos como candidatos a una oferta de empleo.

Comparte contenidos, muestra lo que sabes

Huyendo del estereotipo de aparentar saberlo todo y dominar casi cualquier materia, LinkedIn es un buen lugar en el que compartir contenidos que sirvan para mostrar qué tipo de temáticas solemos manejar, qué páginas web tenemos como referente y, poco a poco, vayamos cultivando el hecho de ser prescriptor en alguna materia determinada.

Hay muchas formas de compartir contenido y no todas funcionan de igual forma. La humildad creo que es muy importante, hay que evitar autoproclamarse gurú y creo que es importante leer los contenidos que compartimos, es decir, si compartimos un enlace es interesante que demos nuestra visión y ofrezcamos nuestro punto de vista, aportando valor a lo que compartimos.

Además, podemos dotar nuestro perfil de aplicaciones, como SlideShare o Blog Link, que pueden servirnos para llevar a LinkedIn parte de nuestra actividad en la red que, además, sirva para mostrar parte de nuestro trabajo (presentaciones de SlideShare) o nuestras opiniones, consejos o reflexiones que tengamos plasmadas en los artículos de un blog.

Cuida las conexiones que ya tienes

LinkedIn no debería verse como un lugar en el que cosechar contactos, creo que de poco sirve tener 800 contactos si, al final, no hablamos con ninguno de ellos. LinkedIn es una red social y, por tanto, es un sitio en el que fomentar las relaciones humanas (en este caso concreto entre profesionales) y, bajo mi punto de vista, la mejor manera de fomentar dichas relaciones es dinamizando nuestra propia red de contactos.

Cuando accedemos a LinkedIn podemos ver un timeline en el que aparecen las actualizaciones de estado de nuestros contactos, una información que podríamos revisar, quizás encontrar algo que nos sea útil y, además, puede servir como pie para iniciar una conversación con un contacto determinado, simplemente, comentando su publicación (como inicio de un debate). Por otro lado, podemos aprovechar la posibilidad de enviar mensajes privados a nuestros contactos, por ejemplo, para preguntarles alguna cuestión, pedirles consejo, anunciarles que hemos lanzado un nuevo producto o, simplemente, preguntar cómo están.

Aunque en LinkedIn uno no puede dejar de ser contacto de alguien, al menos de una manera simple, nuestras conexiones son un activo que debemos cuidar y, sobre todo, revalorizar.

Ideas para promocionar tu empresa en LinkedIn

Con el paso del tiempo, LinkedIn ha ido ampliando sus funcionalidades y también ha puesto el foco en las empresas, dotándolas de presencia y de un variado conjunto de herramientas que pueden utilizar para encontrar candidatos para sus procesos de selección o para promocionar sus servicios. Con más de 150 millones de usuarios, LinkedIn puede ser un buen lugar en el que promocionar nuestra marca o nuestra empresa y, dedicando tiempo a dinamizar el perfil de nuestra empresa, podríamos rentabilizar esta inversión.

Observa lo que sucede en LinkedIn y traza tu estrategia

Como hemos comentado en alguna otra guía, definir una estrategia es muy importante. Plasmar en un documento qué vamos a hacer, cuál es nuestro público, qué objetivos queremos cumplir y cómo vamos a iteractuar con nuestro público nos ayudará a mantener una presencia en LinkedIn, en este caso, mucho más coherente.

Si lo que buscamos es promocionar nuestra empresa en LinkedIn, deberíamos integrar dentro de esta labor de planificación de nuestra estrategia una tarea bastante importante: observar qué está pasando en LinkedIn y detectar las necesidades que nuestra empresa podría cubrir. Los grupos, por ejemplo, son lugares ideales en los que interactuar con otros profesionales, participar en discusiones y, por tanto, conocer qué necesidades tienen otros profesionales y encajar dichas necesidades con la cartera de servicios de nuestra empresa. Lógicamente, deberíamos interactuar en grupos en los que nuestra actividad esté relacionada puesto que los comentarios off-topic de índole publicitario no suelen sentar nada bien.

Por otro lado, la sección de preguntas y respuestas también puede ser otro lugar en el que observar qué tipo de servicios demandan los usuarios de LinkedIn o si, por ejemplo, buscan a alguien que les asesore en una materia determinada.

Una vez tengamos claro dónde están nuestros usuarios y qué tipo de mensaje queremos transmitir a través de LinkedIn llega el momento de preparar nuestra entrada.

Prepara tu tarjeta de presentación

El perfil de nuestra empresa, al igual que un perfil personal, sirve de tarjeta de presentación y es algo que no deberíamos cumplimentar a la ligera sino que deberíamos dedicarle el tiempo necesario. La página de nuestra empresa es algo bastante sencillo de rellenar y no nos llevará demasiado tiempo cumplimentar los datos básicos (un texto de introducción, nuestra web, un mapa que apunte a nuestra sede, etc), sin embargo, hay un detalle que creo que es especial: nuestro capital humano.

El capital humano de la empresa, es decir, las personas que trabajan en ella, son uno de los activos fundamentales que tiene una compañía y, por tanto, la página en LinkedIn de una empresa es útil si tiene profesionales que trabajan en la misma vinculados en ésta. Nuestros profesionales son nuestros embajadores puesto que pueden contactar con otros profesionales, buscar clientes, nuevos proveedores, colaboradores, etc pero si, además, vinculan su perfil a nuestra página, la empresa podrá rentabilizar también sus conexiones con otros profesionales y, por ejemplo, un usuario que acceda a nuestra página verá, directamente, los perfiles de los empleados con los que mantienen alguna conexión (acercando algo más nuestra empresa a ellos a través de los vínculos personales) y podrá visualizar estadísticas sobre el número de empleados de la compañía con presencia en LinkedIn, su nivel de estudios o las universidades a las que asistieron.

Conseguir que nuestros empleados colaboren en esta estrategia de presencia en LinkedIn es una tarea importante pero que, bajo ningún concepto, debe ser algo impuesto desde la compañía puesto que no hay nada peor que intentar vender lo que no se es porque, al final, los usuarios se darán cuenta del engaño y nuestra reputación se verá mermada.

Aprovecha las herramientas que ofrece LinkedIn

Los perfiles de las empresas, al igual que los de los usuarios, incluyen la posibilidad de realizar actualizaciones de estado, es decir, realizar publicaciones. Dado que LinkedIn incluye esta funcionalidad, las empresas deberían aprovecharla para mostrar sus novedades (noticias, lanzamientos de productos, eventos, compartir ideas, compartir contenidos, etc) puesto que las páginas de empresas pueden ser seguidas por los usuarios (al igual que, al conectar con otro profesional, siguen sus publicaciones). La diferencia entre un perfil de empresa “muerto” y uno “en movimiento” radica en aprovechar este recurso que, realmente, no demanda un tiempo excesivo y nos puede ayudar a promocionar nuestra cartera de servicios.

LinkedIn ofrece un servicio de anuncios (LinkedIn Ads) que, al estilo Google Adwords, nos servirá para realizar promoción de personas (en el caso de que un profesional contrate el servicio) o de empresas mediante anuncios que abonaremos en base al número de clics que se realicen sobre éstos.

LinkedIn Events es otra de las herramientas que podemos explotar, por ejemplo, para promocionar un evento que estemos organizando (un seminario, la presentación de un producto, etc). El funcionamiento es muy sencillo, dar de alta nuestro evento (con una serie de datos básicos como el título, la fecha, la ubicación, etc) y comenzar a darle cierta promoción entre los perfiles de los usuarios (nuestros colaboradores, nuestros clientes, etc) para que comiencen a inscribirse usuarios y podamos ver sus perfiles, las empresas de las que proceden, los comentarios que publican, etc. Además, esta herramienta también puede utilizarse para detectar oportunidades y conocer la existencia de eventos que, quizás, interese asistir para representar a nuestra empresa y buscar posibles colaboraciones o nuevos proyectos.

Las recomendaciones son un recurso que, aunque estén vinculadas a los perfiles personales, son algo bastante importante que debemos fomentar. Dedicar tiempo a escribir una recomendación a un colaborador (ya sea de nuestra empresa o de una empresa proveedora) es una inversión de tiempo en la que ambas partes se ven beneficiadas. Nuestra empresa se ve beneficiada puesto que constará la firma de uno de nuestros empleados en el perfil de otra persona y, por tanto, es una manera de hacer promoción; por otro lado, también estaremos ayudando a mejorar el perfil de una persona con la que, quizás, volvamos a hacer negocio.

Finalmente, los grupos son foros de discusión sobre temas determinados y podríamos auspiciar la creación de un grupo para fomentar el debate sobre alguna temática que tenga relación con lo que hacemos y, así, dar cierta visibilidad a nuestros profesionales como expertos en la materia. Eso sí, hay que mantener el control y evitar estar constantemente vendiendo nuestros servicios porque, al final, podemos terminar siendo fuentes de spam.

Construye un puente entre tu web y tu presencia en LinkedIn

Una de las líneas que LinkedIn ha estado potenciando en los últimos meses es la vinculación de esta red social con las páginas web externas a LinkedIn. Con tal fin, LinkedIn publicó un botón para compartir contenidos y, posteriormente, publicó un sitio web de recursos que podemos utilizar en nuestra web corporativa:

Botón para compartir contenidos, un recurso que no debería faltar en la sección de noticias de nuestra empresa, por ejemplo, al igual que tampoco deberían faltar el resto de botones sociales (Facebook o Twitter).

Botón para recomendar productos y servicios, un recurso orientado a valorar productos y servicios y con el que nuestros clientes podrán compartir su opinión positiva recomendando un producto o un servicio entre nuestros contactos.

  • Company Insider, un interesante widget que muestra la foto y un enlace al perfil de todos los empleados de nuestra empresa y que, por ejemplo, podemos insertar en nuestra web si queremos presentar al motor de nuestra empresa.
  • Company Profile es un widget que muestra el texto resumen de nuestra empresa y ofrece a los usuarios la posibilidad de seguir las publicaciones que hacemos en LinkedIn.
  • Apply with LinkedIn uno de los widgets más interesantes que ofrece esta red social y que está orientado a las ofertas de empleo que muchas empresas publican en su web. La idea es que un candidato, en vez de enviar el clásico correo electrónico con su CV (o tenga que cumplimentar un tedioso formulario), simplemente, pulse sobre este botón y vincule su perfil en LinkedIn a la oferta para que el encargado de RRHH de la empresa revise su perfil.

Gracias a estos recursos, podremos extender nuestra presencia en LinkedIn a nuestra web corporativa y tender un puente que una ambos espacios dentro de una estrategia de presencia global.

Mide y analiza tus resultados

LinkedIn pone a disposición de los usuarios un par de paneles estadísticos que pueden servir para medir y analizar los resultados de nuestros esfuerzos y, si procede, ajustar las acciones que estamos acometiendo. Si, por ejemplo, hemos creado un grupo, los administradores contarán con acceso a un panel de control en el que podrán ver un análisis sociodemográfico de los usuarios, la evolución en el número de usuarios o datos sobre la actividad de los últimos días.

Por otro lado, nuestra página de empresa también cuenta con un panel estadístico en la que podremos comparar nuestros datos con los de compañía similares, visualizar gráficas del tráfico generado cada mes o cómo los usuarios interactuan con nuestros contenidos.


Fuentes: Ideas para promocionar tu empresa en LinkedIn | Promociona tu marca personal en LinkedIn y sácale partido

Cómo promocionarte en LinkedIn y sacarle partido
4 (80%) 1 voto

Etiquetas: ,


Deja un comentario

Cuanto es 19 + 19 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos