Cuasi-satélites que circundan la Tierra: Asteroide 2010 SO16

Publicado en Ciencia y Tecnología, Noticias,


Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0

Astrónomos del Observatorio de Armagh de Irlanda del Norte han encontrado que un asteroide (recientemente descubierto) ha estado siguiendo a la Tierra en su movimiento alrededor del Sol durante al menos los últimos 250.000 años y puede estar íntimamente relacionado con el origen de nuestro planeta. Su trabajo aparece en un artículo en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

El asteroide llamó la atención de los científicos Apostolos Christou y David Asher, justamente dos meses después de haber sido encontrado por el satélite infrarrojo WISE. “Su distancia media al Sol es idéntica a la de la Tierra”, dice el doctor Christou, “pero lo que realmente me impresionó es lo similar de su órbita respecto a la de la Tierra”.

La mayoría de los asteroides cercanos a la Tierra (NEA por sus siglas en inglés) tienen una órbita muy excéntrica, o en forma de huevo, sin embargo, el nuevo objeto denominado 2010 SO16, es diferente. Su órbita es casi circular, de modo que no puede acercarse a cualquier otro planeta del sistema solar, excepto la Tierra.

Los investigadores se propusieron investigar la estabilidad y el tiempo que lleva el asteroide con esta órbita. “No saber con precisión la ubicación de un recién descubierto NEA es muy común”, explicó el Dr. Asher.

“La única manera de eliminar la incertidumbre es mantener en observación el seguimiento del asteroide durante el mayor tiempo posible, por lo general meses o años”. Pero ambos científicos superaron ese problema mediante la creación de “clones” virtuales del asteroide que simulen cada órbita posible. Dicha simulación permitió evaluar el comportamiento generado bajo la gravedad del Sol y de los planetas en unos dos millones de años.

Ellos encontraron que en todas las simulaciones se mantuvo una “órbita de herradura” con respecto a la Tierra. En donde un objeto imita muy de cerca el movimiento orbital de nuestro planeta alrededor del Sol, pero como se ve desde la Tierra parece que traza lentamente una forma de herradura en el espacio. Al asteroide 2010 SO16 le toma 175 años hacer el viaje de un extremo de la herradura a la otra.

Así, mientras por un lado, su órbita es muy similar al de la Tierra, por el otro hay que decir que el mismo “teme” acercarse a ella; “este asteroide es terrafóbico”, explica Tolis. “Se mantiene alejado de la Tierra. Probablemente ha estado en esta órbita varios cientos de miles de años, digamos que 50 veces la distancia a la Luna”. Aquí es donde está ahora, cerca del extremo de la herradura detrás de la Tierra. Una de las razones de esta estabilidad es la excentricidad de la órbita baja, a 0.075

Actualmente, otros tres compañeros (asteroides) con órbita de herradura próximo a la Tierra se sabe que existen pero, a diferencia de 2010 SO16, estos permanecen por unos pocos miles de años como máximo antes de pasar a órbitas diferentes. Además, con un diámetro estimado de 200 a 400 metros, 2010 SO16 es por mucho el mayor de los asteroides de herradura que circundan la Tierra.

“No es tan difícil de encontrar con un telescopio de tamaño medio profesional”, dice el Dr. Asher. “Va a permanecer como un objeto por la noche en los cielos de la Tierra durante muchos años por venir”.

En última instancia, Christou y Aser les gustaría saber de dónde viene, y ya han pensado en varias posibilidades. Podría ser un asteroide ordinario procedente del Cinturón Principal entre Marte y Júpiter. En ese caso, el tirón gravitacional al azar de los diferentes planetas sería el responsable de su órbita actual, algo que los científicos creen que es una propuesta poco probable.

También podría ser un pedazo de la Luna que escapó de la gravedad del sistema Tierra-Luna y entró en una órbita independiente alrededor del sol. Sin embargo, la propia estabilidad en su órbita demuestra que no hay forma alguna de que haya sido transportada desde la Luna a donde está ahora. Por último, podría representar el remanente de una población de objetos cercanos a los puntos de equilibrio denominado triángulo de 60 grados por delante y por detrás de la Tierra en su órbita.

Hasta el momento nunca se han observado tales objetos del denominado triángulo pues estarían siempre cerca del Sol en el cielo. De existir, podrían representar toda una reliquia de la formación de la Tierra, la Luna y los planetas interiores de hace 4.5 millones de años.

Por el momento, a los astrónomos les gustaría conocer las propiedades físicas del objeto, sobre todo su color. “El color, una medida de la reflectividad de un asteroide a través del espectro electromagnético, dice mucho sobre su origen”, explican. “Si se demuestra que es única en alguna manera, puede valer la pena enviar una sonda para estudiarlo de cerca, y tal vez traer una muestra para examen de laboratorio”.

Fuente: quamtum.blogspot.com

Califica esta entrada

Etiquetas:


Deja un comentario

Cuanto es 18 + 5 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos