Publicado en Misterios y Complots,


Tweet about this on Twitter17Share on Google+10Share on Facebook183Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0Share on TumblrEmail this to someone

Es muy conocido que en la historia de la humanidad han existido una gran cantidad de Dioses, a los que el ser humano le rendía pleitesía, adoración y culto. La mayoría de las historias de las que se tiene conocimiento, nos hablan de estas “deidades” que vinieron y luego se fueron, sin dejar rastros, sin dar explicaciones…sin más; dejando atrás a pueblos enteros con la promesa de que un día regresarían.

Hoy en día, vemos estas historias como antiguas leyendas y/o mitos contados en épocas muy diferentes a la actual, por personas con costumbres muy diferentes a las que tenemos ahora, sin embargo, hoy seguimos hablando de dioses y cualquier cantidad de santos, todos nuevos y renovados, y consideramos fantasía a todos aquellas deidades mencionadas alguna vez por nuestros antepasados.

Se ha convertido en algo natural, desde el punto de vista  histórico, que el ser humano tenga la necesidad de tener un Dios, un santo, chaman, o cualquier deidad que supla nuestras necesidades espirituales, que nos de paz, esperanza y por supuesto un merecido premio por nuestras buenas obras. Sin importar las épocas, las culturas o las divisiones geográficas, una buena parte de la población mundial cree en algún ser supremo que nos guía, nos protege y nos librará de todo mal en los peores momentos, y que vendrá en un majestuoso regreso.

Estas son algunas características que acompañan (creo yo) a la mayoría (si no a todos) de los dioses que podemos encontrar a lo largo de la historia humana: el dios (o dioses) que nos creó y que regresará a darnos una mejor vida o una vida eterna.

Si hacemos un recuento de todos los dioses que han sido mencionados en nuestra historia humana, se podrían escribir algunos best-seller, llenaríamos las estantería de una biblioteca con una enciclopedia completa; por lo tanto en estos pocos párrafos me voy a limitar a mencionar solo a algunos dioses de renombre, pertenecientes a diferentes culturas y épocas, hasta que lleguemos al punto principal: la relación que hay entre los dioses mencionados en antiguos escritos de todo el mundo.

Menciono la relación entre dioses que poblaron la tierra en diferentes espacios de tiempo porque definitivamente hay una relación, y me atrevería a decir que muy probablemente no estamos hablando de “diferentes dioses” sino de un grupo de dioses que en algún momento, en el inicio de “todo” estuvieron ahí, y que con el correr de los años, las historias que contaban de estas deidades fueron cambiando, cambiaron sus nombres y quizás alguna característica particular, pero siguen siendo los mismos;  y es que todas estas historias (mitos o leyendas) tienen similitudes que no pueden pasar desapercibidas, estos dioses llegaron a la tierra provenientes del cielo (las estrellas o el espacio), nos dieron vida, nos enseñaron a cultivar la tierra, a construir grandes y resistentes estructuras, nos enseñaron las matemáticas, la astronomía, ciencias ocultas…y un día se fueron con la promesa de volver. He llegado a la conclusión de que hoy hablamos de los mismos dioses que reinaron en tiempos muy antiguos.

Pienso que son demasiadas las coincidencias que hay como para ser tan arrogantes y dejarlas pasar. A modo de ejemplo rápido, ¿sabías que la historia del niño que nace de una madre virgen un 25 de diciembre, es visitado por 3 reyes que siguen una estrella, es bautizado (librado del pecado original) en su edad adulta, muere y regresa (resucita); se repite en diferentes épocas y culturas? Pues si, no es solo en las creencias cristianas donde se habla de esto, sino también en el hinduismo, la cultura egipcia, Hércules y un largo etc.

Los pueblos del sol: Mayas, Aztecas e Incas (Documental)

¿Qué tienen en común los dioses mayas, egipcios y sumerios?

Hay muchas características que comparten estos dioses, curiosamente una de ellas es la serpiente (lagarto/reptil), y antes de caer (erróneamente) en temas surrealistas, hagamos un breve repaso de algunas culturas que mencionan a la serpiente: los mayas, los aztecas, los egipcios, los hindúes, los sumerios, etc. De acuerdo a cada época y a cada cultura, se le da una descripción particular, sin embargo el hecho es que la serpiente formaba parte de los dioses y su representación aquí en la tierra.

De acuerdo a cada religión, también la serpiente es mencionada, la biblia por ejemplo nos dice que la serpiente era el demonio que le habló a Eva y la indujo al pecado. Los Gnósticos nos hablan de la serpiente de otra forma, la suelen llamar Kundalini o la “serpiente enroscada” y tiene un carácter sexual y de apertura de la conciencia, al igual que el hinduismo. Los mayas le daban un valor significativo, el Dios Quetzalcóatl (Kukulkán), quien es considerado el Dios principal de la cultura prehispánica, su nombre significa “serpiente emplumada”, se le representaba con plumaje colorido y con cola de lagarto. Los sumerios representaban a sus dioses ligados al lagarto, incluso hay un episodio del dios Enki en donde habla en el “paraíso” con los primeros 2 humanos creados por los dioses, curiosamente es la misma historia bíblica de de Adán y Eva, y por su puesto esta serpiente (dios Enki) les habla y los vota del paraíso por haber accedido a al conocimiento prohibido.

Así pues encontraremos menciones al lagarto en casi cualquier cultura antigua;  ¿casualidad? Ojo, no estoy afirmando que los dioses eran iguanas o algo así, pero definitivamente hay más de lo que sabemos; la serpiente forma parte simbólica de casi cualquier cultura que haya poblado la tierra, por algo será.

Vayamos por partes, pienso que hay mucho que debe ser analizado con mente abierta pero pies en la tierra, y por supuesto con la mente de alguien que vive en tiempos tecnológicos y científicos del siglo 21.

La revelación de las pirámides: Documental que explica la relación entre las diferentes construcciones piramidales del mundo

Los Toltecas, Olmecas, Mayas y Aztecas: El Dios Quetzalcóatl

Quetzalcóatl (serpiente emplumada), hijo de Tonacatecuhtli (dios de la creación y la fertilidad que habita los cielos superiores) en uno de los dioses mencionados en la cultura Maya, de acuerdo a los escritos fue el dios creador del hombre y de allí su gran importancia en la historia mesoamericana. En la mitología Tlahuica, tan confusa como la Griega, se aborda una historia con respecto a Quetzalcóatl, semejante a la del nacimiento del Rey Salomón, pues se dice en los antiguos códices que Quetzalcóatl fue hijo de una mujer virgen llamada Chimalma, aquí nuevamente se hace mención de una madre virgen. De acuerdo a la literatura mesoamericana, Quetzalcóatl llegó a ser el más poderoso de los dioses.

Tonacatecuhtli, envía a Quetzalcóatl junto a sus 3 hermanos a terminar la creación, su padre se retira a los cielos y no vuelve a intervenir en la tierra, es como si estuviera “supervisando” el trabajo de sus hijos.

Inicialmente crean al mundo y se separa el cielo de la tierra para que estos “no se junten” y así poder comenzar la creación de la vida en el planeta. Todas estas historias están llenas de sacrificios, tanto por parte de los dioses como -posteriormente- por parte de los humanos. Recordemos que los pueblos Mayas solían ofrecer sacrificios en honor a los dioses, se dice que mientras haya sangre bien sea por sacrificios o batallas los dioses se alimentarán. Curiosa manera de decirlo, como más adelante veremos, a todos los dioses les gusta “nuestra sangre”, ya sea por sacrificios o por guerras sangrientas.

Aunque existe cierta duda con respecto a otro dios mencionado por los Mayas, a Quetzalcóatl se le da el puesto de dios supremo. Como mencionaba, el otro dios es Tezcatlipoca (“espejo humeante”), es el señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, origen del poder y la felicidad, dueño de las batallas, omnipresente, fuerte e invisible. Entre los nahuas, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca son dualidad y antagonía. Quetzalcóatl es llamado también Tezcatlipoca blanco en tanto que el color de Tezcatlipoca es el negro; algo así como el Yin Yan.

Las enseñanzas de Quetzalcóatl quedaron recogidas en ciertos documentos llamados Huehuetlahtolli, “antiguas palabras”, transmitidos por tradición oral y puestos por escrito por los primeros cronistas españoles.

Después de la creación del mundo, Tonacatecuhtli vuelve a intervenir, esta vez para crear a otros dioses (o semi dioses) que bajarán a la tierra. Posteriormente esto crearía discordia ya que hay “muchos jefes mandando” y pocos obedeciendo aunque la palabra de Quetzalcóatl sigue siendo la más escuchada. La forma en que la literatura nos cuenta como bajaron estos dioses (1600 en total) a la tierra es más que particular, hay una especie de “parto” en el cielo y luego baja algo así como una espada que golpea la tierra y es cuando aparecen los demás dioses.

Quetzalcóatl tiene varias etapas, primero como deidad olmeca, tolteca, maya como Kukulcán y más tarde en el grupo de los dioses aztecas. Es claro como la cultura tolteca tomó la figura de este dios de la tradición religiosa de Teotihuacan en donde se encuentra una pirámide dedicada a la serpiente emplumada que data del siglo II de nuestra era. Este dios sin embargo tiene una raíz histórica más antigua. Los estudios recientes demuestran que este personaje se relaciona con la Mitología olmeca y con su visión de la serpiente emplumada. Definitivamente estamos hablando de un dios muy longevo.

Recordemos que los aztecas relacionaban a Quetzalcóatl con Venus, es un hecho que cuando esta deidad se marcha, y de acuerdo a los escritos antiguos, se divisa a Quetzalcóatl partiendo por mar y perdiéndose a lo lejos en el horizonte hasta “funcionarse” con el sol para luego “formar parte” de Venus.

Una de las representaciones de esta deidad es la de un hombre alto, barbado y blanco, al marcharse, le deja a su pueblo la promesa de que regresará, es por este motivo que durante la conquista de la Nueva España (Mesoamérica) los pueblos indígenas creyeron en un principio que Hernán Cortés (el invasor español) era Quetzalcóatl, un hombre con rasgos europeos. Este punto es interesante, si se tiene en cuenta que los indígenas eran “chaparros” y de tes no muy blanca, y llega este dios supremo con rasgos completamente diferentes.

Quetzalcóatl es uno de los dioses más reconocidos, y es el tercero de los cuatro dioses de la cosmogonía principal mesoamericana. Su misión, o parte de ella era crear al humano para que este le sirviera y rindiera culto; la historia nos cuenta que hubieron 4 intentos fallidos al momento de crear al humano, o eran muy grandes y torpes o no servían a los propósitos de los dioses.

En relación a los “servicios” que debían proporcionar los humanos a los dioses, estaba la extracción de “lo que está en el otro mundo” o lo que está en el “mundo de los dioses” que sería puesto posteriormente en la superficie de la tierra. Este factor tiene mucha relación con las escrituras sumerias.

Esto datos son interesantes, dioses creando a seres para que les sirvan, hay “seres gigantes” que luego serían exterminados ya que los dioses no estaban complacidos, en otro de los intentos los dioses convierten a su fallida creación en homínidos (familia de primates) ya que los seres creados eran demasiado perfectos y no querían rendirle culto a los dioses. Para la creación de la raza humana los dioses usaban “huesos preciosos”, y todo este proceso no me trae a la mente sino solo 2 palabras: Ingeniería Genética. Esos “huesos preciosos” o “huesos de sus padres y madres” me hace pensar en el ADN, que a través de un proceso de Ingeniería genética es capaz de crear un ser vivo. Podríamos decir en resumen (y especulando) que este ADN de los dioses fue tratado genéticamente para crear una forma de vida: el humano. Y aunque suene a ciencia ficción, esos procesos son factibles con tecnología actual.

Quetzalcóatl no se rinde, y en un último intento y después de pasar calamidades por estar en contra de los designios de sus hermanos, logra crear al humano. Para poder hacer esto y como parte de su sacrificio, tiene que bajar al inframundo y recuperar los “huesos preciosos”, en este intento muere. Claro está que al ser un dios es revivido y posteriormente recupera los tan preciados huesos. Es interesante hacer notar como este personaje muere, sin embargo tiene la capacidad de “renacer/resucitar” y volver a la vida.

Al contrario de los otros dioses, Quetzalcóatl tiene interés en su creación, le importa su “pueblo” y se opone a los sacrificios. Los humanos aprenden diferentes cosas, cultivo de tierra, construcción, ciencias, etc. Se dice que esta deidad incluso protegía al humano con un “cariño especial”.

La batalla de los dioses: Quetzalcóatl

Otro de los puntos de interés en estas culturas, es el hecho de que tenían un alto nivel de conocimiento del cosmos, los planetas y las estrellas. Seguimos creyendo que las culturas que nos antecedieron eran analfabetas que vivían en cuevas, pero la realidad es otra.

Los Mayas, los Incas, los Toltecas, los Olmecas y los Aztecas eran excelentes observadores de las estrellas, asumo que tuvieron que pasar muchísimos años y quizás generaciones enteras observando el cielo para poder llegar a las asombrosas conclusiones que nos han dejado plasmadas en sus obras. Pero no solo observaban, sino que tenían/sentían reverencia hacia sitios particulares en el cielo, como ya se mencionó uno de ellos era Venus. Otro de los sitios muy nombrado por estas culturas eran las Pléyades, que son un sistema de soles o estrellas que giran alrededor de una estrella central llamada Alción (Alcyon o Alcyone). El sol también forma parte de este conjunto, a nuestra galaxia entera (La Vía Láctea) le toma 25.900 años completar una órbita alrededor de Alcion. El cúmulo de las Pléyades o “las Siete Hermanas”, se ha tomado como referencia en muchas culturas del pasado. Su nombre corresponde en la mitología griega a las siete hijas de Atlas y Pleione, colocadas por Zeus entre las estrellas. También en la Biblia aparece alguna referencia a la Pléyades (Job 38:31).

Es sorprendente, que sigamos pensando que estas personas que (asumimos) no tenían los avances tecnológicos que disfrutamos hoy hallan podido saber tanto de nuestra galaxia, cosas que incluso han sido descubiertas hace poco.

Lo cierto es que este es otro vínculo fuerte entre nuestros antepasados y los dioses. Creo que hablar más en profundidad de esto es muy especulativo, pero definitivamente no se puede evitar notar que estas culturas aprendieron y sabían cosas que heredaron de sus dioses, los cuales venían de las mismas estrellas!

Así que tenemos:

  • Dioses que habitan y llegan de los cielos y crean a la humanidad para servirles y rendirles culto
  • En total hay 4 intentos fallidos para crear al humano y un 5to y último intento que termina por ser el deseado por los dioses
  • Los humanos realizan un proceso de extracción de “algo” que está en el mundo de los dioses para ponerlo en la superficie del planeta
  • Un dios superior (Tonacatecuhtli) que envía a su hijo (Quetzalcóatl) y a sus 3 hermanos a crear al mundo y sus habitantes
  • Quetzalcóatl, un dios que toma interés personal por el futuro de su creación, los instruye y los protege
  • Quetzalcóatl, un dios que era considerado bueno y benefactor de la humanidad; todo un héroe
  • Quetzalcóatl, un dios bueno y su contra parte mala, entran en disputa por los humanos
  • Dioses que habitan dentro de las profundidades de la tierra (inframundo)
  • Dioses que vinieron y se fueron sin dejar rastros
  • Quetzalcóatl se marcha con la promesa de volver
  • Conocimientos avanzados de astronomía, matemática e ingeniería
  • Dioses longevos
  • El oro y las ofrendas a los dioses están presentes
  • Los dioses son representados con partes de animales incluyendo la serpiente

Hasta aquí hablaremos de Quetzalcóatl y su legado, más adelante haremos una comparación de todos los dioses mencionados.

Dioses Egipcios

Los egipcios adoraban dioses con cabeza de animal o con figura humana; incluso los imaginaban en forma de planta, esto es una característica encontrada en muchas culturas, así como en las mesoamericanas y la sumeria los dioses eran representados como parte humana y parte animal, incluyendo al lagarto. Su religión no era homogénea puesto que bajo la forma de numerosos dioses podía ser venerado un mismo principio religioso. Resulta imposible ordenar las divinidades egipcias en categorías precisas. Dos son las razones principales: la complejidad de las ideas religiosas en Egipto y el largo período de tiempo en el que se desarrollaron.

Ya hablamos en su momento de los grandes misterios que arropan a la cultura egipcia, de su relación con el cosmos y con la constelación de Orión, de sus grandes y majestuosas construcciones, de los antiguos dioses que les legaron los conocimientos y la sabiduría de la civilización. Les instruyeron en cultivo, pastoreo, matemáticas, arquitectura, ingeniería, leyes, arte, etc.; y de la estrecha relación que salta a simple vista con las construcciones de otras culturas como la Maya y la Sumeria.

Como se mencionaba en párrafos anteriores, existe demasiada coincidencia como para dejarlo pasar!

Los orígenes de Egipto

Los dioses egipcios eran personalidades superiores. Habían precedido al hombre sobre la tierra y disponían de un gran poder que los hombres nunca podrían igualar.

Los antiguos egipcios pensaban que la suerte del mundo dependía del talante de los dioses. Los dioses eran para los egipcios seres superiores, con pasiones humanas y poderes extraordinarios, a los que se rendía culto según el principio do ut des (ofrezco dones a cambio de conseguir mi petición) y do quia dedisti (doy las gracias por los favores recibidos).

El faraón, como dios viviente, era el nexo de unión entre los hombres y los dioses que aseguraba el orden cósmico, sin el cual, retornaría el caos original, concepto que se esclarece con las leyendas sobre la creación que se comenzaron a elaborar en el Imperio Antiguo y que explican las líneas generales del origen egipcio. Por consiguiente, había que mantener con ellos las mejores relaciones posibles. Ése era el cometido del faraón, considerado, a su vez, como un dios en la tierra, como el Horus (dios de la realeza) viviente, y el único que podía entrar en contacto directo con los dioses en la intimidad del templo.

Pues bien, podemos ver que tenemos a dioses, moradores, dueños y supervisores del cielo, también a sus semidioses/faraones quienes estaban a cargo de la “ley local” y eran los únicos capaces de hablar directamente con los dioses. También hablamos de “orden cósmico”, que de alguna forma me hace pensar que no solo habían actividades en tierra sino por encima de ella. Esto de que los dioses estuvieran “arriba” y solo los faraones, de alguna manera “podían” comunicarse con ellos me deja pensando. Bien podría ser algún tipo de trance o meditación profunda, aunque podría ser por otros medios.

Dioses de la antigüedad: Egipto, Grecia y Roma (Documental)

Durante más de tres mil años (yo pienso que mucho más) de la Historia del Antiguo Egipto, la religión apenas evolucionó, al menos eso es lo que se piensa hasta ahora. Sin embargo, en algunos períodos, ciertos dioses se volvieron predominantes mientras que otros pasaban a un segundo plano pues, cada culto, era originario de una región diferente, y la importancia de cada dios también variaba según la influencia de dicha región en el resto de Egipto. Recordemos que los grandes dioses estaban en el cielo, aquí en la tierra estaban los faraones, considerados dioses.

Akenatón, conocido modernamente como el faraón herético, impuso, durante su corto reinado, un culto monoteísta (o henoteista) centrado en la veneración del disco solar: Atón. Esto resulta más que interesante, si hacemos comparaciones (nuevamente) con otras culturas, rápidamente nos daremos cuenta del culto no solo a las estrellas sino también al sol.

De la misma forma que en los yacimientos de las culturas precolombinas se han encontrado cráneos anómalos, en la antigua cultura egipcia, Akhenaton, que reino de c. 1353 a 1338 a. C, es representado con una cabeza extrañamente alargada. Los antiguos faraones de Egipto, decían proceder del linaje directo de los Dioses, es decir, que de alguna forma se entiende que los dioses tenían cabezas alargadas o amorfas.

De la misma forma que Akhenaton, su esposa Nefertiti tenía un cráneo extraño alargado, fruto de su especial herencia genética. Además el faraón poseía otra característica anómala, tenía un cuerpo extrañamente afeminado. Creo recordar que en otras culturas también se mencionaba algo similar, me parece que la biblia también menciona algo relacionado a hermafroditas, hombres con rasgos femeninos y viceversa.

Uno de los principales y más mencionados entre los dioses de la mitología Griega es Zeus, padre de los dioses y los hombres; era considerado rey de los dioses y supervisor del universo. Se podría decir que Zeus era el dios de dioses, generalmente representado junto a su rayo/trueno con el que impartía justicia en la tierra y castigaba a los impíos. Me hace recordar las escrituras del Mahabharata, en donde se narra una batalla en los cielos con truenos y rayos que destruyen a los humanos. Para profundizar en este tema ponemos a disposición el artículo Las Antiguas ruinas de Mohenjo-Daro.

Zeus es conocido por sus numerosas aventuras y amantes, fruto de las cuales fueron muchas deidades y héroes, incluyendo Atenea, Apolo y Artemisa, Hermes, Perséfone, Dioniso, Perseo, Heracles (Hércules), Helena, Minos y las Musas. Aquí tenemos a otro dios que se aparea con las mujeres de la tierra, de acuerdo a la literatura antigua. Su equivalente en la mitología romana era Júpiter. De nuevo, podemos evidenciar que hay “equivalentes” en otras culturas, aún así seguía siendo el mismo dios.

Otro dios de mucha relevancia es Ra, dios solar por excelencia, uno de los conceptos divinos egipcios de mayor espiritualidad. En mesoamérica podemos encontrar la pirámide del sol, que es la edificación más grande de Teotihuacán y una de las más grandes de Mesoamérica.

Es el mito de Ra el que nos describe los orígenes y creación del Mundo según las creencias del Antiguo Egipto. De él tenemos una primera referencia en los Textos de las Pirámides, una colección de grabados hechos en piedras sobre las paredes interiores de algunas pirámides egipcias y que describen no sólo estos orígenes, sino rituales, ceremonias y otras muchas creencias milenarias.

Historia desconocida de Egipto

Existen muchos dioses egipcios, por razones obvias no los podemos mencionar a todos aparte de que tendríamos que hacer un estudio de cada uno de ellos para poder hablar con cierta base coherente, pero si se quiere profundizar en este tema un buen sitio donde empezar es la Wikipedia

Se dice que los dioses eran seres invisibles, generalmente, como Horus, aunque podían encarnarse en seres tangibles, como el faraón.

Pues bien, tenemos a dioses “invisibles” aún así los egipcios fueron capaces de verlos, esto lo asumo yo ya que dejaron pintados a muchos dioses (invisibles) sino ¿cómo podían representarlos?

Y ese fue el caso de Horus, “el elevado”, considerado el iniciador de la civilización egipcia, representado como un halcón o un hombre con cabeza de halcón, con la corona Doble. También, como un disco solar con alas de halcón desplegadas, sobre las puertas y en las salas de los templos; y con forma leonina como Harmajis (guardián de las puertas del Mundo Inferior asociado a la resurrección). El símbolo jeroglífico del halcón posado sobre una percha se empleó, desde la época predinástica, para representar la idea de dios.

Creo que en buena parte de la cronología de Horus vamos a encontrar muchas referencias a “encarnaciones” y/o representaciones de este dios, algo que sin duda llama la atención: muerte y resurrección.

De acuerdo a la mitología, Geb (tierra de egipto, dios creador, principio de vida y fertilidad, personifica a la Tierra) y su esposa/hermana Nut (diosa del cielo, La Grande que parió a los dioses) dan vida a dos varones, Osiris y Seth, y dos mujeres: Isis y Neftis; Osiris se casa con Isis, y Seth con Neftis.

La leyenda cuenta de los innumerables enfrentamientos entre Osiris y su hermano Seth. Gracias a un engaño, Seth logra asesinar a Osiris, lo descuartiza y oculta sus restos para evitar que encuentren su cuerpo, desperdigándolos por todo Egipto. Su mujer, Isis, busca desesperadamente cada pedazo de su marido por todo Egipto, y al final los encuentra salvo uno: el pene. Se dice que Isis aplicó su magia para resucitar a su marido que posteriormente gobernaría el país de los muertos.

De estos 2 párrafos anteriores podemos rescatar algunas cosas, decir que hubo una unión entre cielo y tierra (Geb y Nut), de esta unión vinieron a la vida 2 hombres y 2 mujeres que luego se casarían entre si. Un hermano mata al otro (me recordó a Caín y Abel) y la difunta esposa lo resucita.

Si lo vemos como seres pensantes del siglo 21, tecnológica y científicamente avanzados, lo comparamos con lo escrito anteriormente de las culturas de mesoamericanas, yo podría decir (especulando un poco) que “algo” en el cielo o que vino de el se “unió” con “algo” en la tierra para “procrear” a 4 dioses, que a su vez procrearía a otros dioses/semidioses entre ellos a Horus. Parece ser todo un ciclo de apareamiento que dio como fruto a semidioses. Esto no es nuevo! es mencionado varias veces en la biblia (“…cuando comenzaron a multiplicarse sobre la tierra, y hubieron procreado hijas, viendo los hijos de dios la hermosura de las hijas de los hombres, tomaron de entre ellas por mujeres, las que más les agradaron…”) y en la cultura sumeria (…”los dioses del cielo bajaron y fornicaron con las mujeres porque eran bellas…y tuvieron hijos que fueron semidioses“…) ¿casualidad?

Y aquí va otro dato curioso: de estas “uniones” puedo recalcar 2 en las que los hijos nacidos fueron los mencionados Horus y Hércules; en ambas historias estos personajes son héroes mitológicos que nacieron un 25 de diciembre de una madre virgen. Y se presenta la falla: ¿cómo nace un ser humano de una mujer si esta es virgen? Al igual que con la historia cristiana de María y Jesús, no hay respuesta clara. La única que veo con mente del siglo 21 es la Fertilización in Vitro.

Al igual que con la historia de Quetzalcóatl, hubo un gran parto desde el cielo (recordemos a Nut la grande que parió a los dioses) que dio como resultado a dioses/semidioses que poblaron la tierra, y estos al ver a las mujeres que crearon, fornicaron con ellas.

Hasta aquí hemos mencionado a algunos dioses importantes de Egipto, pero hay algo que vale la pena mencionar y es el hecho de que la arqueología tradicional solo acepta una parte de la larga lista de dioses que aparecen mencionados en los antiguos escritos egipcios.

Básicamente y a grandes rasgos, la lista la podemos “picar” en dos, la aceptada oficialmente y la rechazada. Los motivos son sencillos: la primera porque los reinados son “coherentes” en cuanto a su tiempo de duración, nos hablan de dioses o reinados que duraron 30,50,70..años, mientras que la parte rechazada nos habla de dioses sumamente longevos, reinados que duraron hasta 400 años y más. Esto lo menciono porque tiene relación con los reinados que aparecen mencionados en la lista real sumeria, reinados que desafían la lógica humana.

Según la Historia, el Antiguo Imperio Egipcio comenzó sobre el año 3.000 a. C. Las noticias históricas más tempranas en Mesopotamia nos hablan del 4.000 a. C. De esta fecha hacia atrás en el tiempo, es cierto que siguen hallándose algunos vestigios y huellas humanas en el pasado, pero todo empieza a volverse más confuso.

En 1.991 el geólogo de la Universidad de Boston, Robert Schoch detectó que la Esfinge de Gizeh, en Egipto, había sufrido erosión de agua varios milenios antes de que comenzara oficialmente la civilización egipcia. Por su parte, los investigadores Robert Bauval y Graham Hancock, autores del libro “El Misterio de Orión”, mediante la utilización de un programa informático que recreaba el paisaje astronómico en el pasado, calcularon que el conjunto de Gizeh fue posicionado hacia la Constelación de Orión sobre el año 10.500 a. C.

Según recoge Eusebio, una dinastía de dioses reinó en Egipto durante 13.900 años: el primer dios fue Vulcano, el dios descubridor del fuego, después el Sol, Sosis, Saturno, Isis y Osiris, Tifón hermano de Osiris, y Horus hijo de Isis y Osiris. A estos, siguieron dinastías de Semidioses, héroes que reinaron durante 11.025 años. Lo que hace un total de 24.925 años. A partir de ese tiempo, aproximadamente sobre el 3.000 a. C. reinaría el primer faraón humano. Parece que oficialmente es Menes el primer Faraón hombre, también identificado como Narmer, pero seguramente hubo algunos otros anteriores. De hecho se sabe que anteriormente a Menes reinaron otros monarcas como el Faraón Escorpión y el Faraón ka.

A cierta distancia del nacimiento del Nilo, se encuentra una tribu, los Dogones, anclada en la prehistoria, que afirma que hace diez mil años, una extraña arca de luz vino del cielo. De ella salieron unos seres mitad pez, mitad hombre llamados instructores y decían venir de una estrella llamada Potoolo (Sirio B). Contaban que en ese sistema estelar, había una estrella de gran magnitud llamada Digitaria (Sirio A) y que Potoolo rotaba al rededor de Digitaria en un tiempo de 50 años. También decían que una simple cucharada de la estrella Potoolo, pesaba más que todo nuestro planeta. Según las comprobaciones científicas que se hicieron al respecto, Los Dogones, conocían exactamente el sistema estelar binario de Sirio, cuando este se descubrió por primera vez en el año 1824 y se pudo observar en el 1864 con un telescopio. Pues bien, en 1972, se comprobó que en efecto, la estrella Sirio B, tiene un periodo de 50 años alrededor de Sirio A. Y para mayor asombro, hace tan solo cinco años, se pudo analizar mediante un sistema espectral, la densidad que tendría la estrella Sirio B, dando casualmente una dureza 500.

El Misterio de las Pirámides, La Esfinge y la Constelación de Orión

Para ahondar más sobre los misterios de Egipto, puedes echarle un ojo a otro de nuestros artículos: Civilización Egipcia

Así que tenemos:

  • Una civilización iniciada de forma incierta, se mencionan dioses pero no se tiene certeza de su procedencia
  • Al igual que con otras culturas, hay una gran aportación de los dioses al momento de la creación de los humanos
  • Se utiliza mano de obra humana a gran escala para las construcciones, al igual que otras culturas
  • Se le rinde culto a los dioses, algunos de ellos “dueños” y “supervisores” del cielo
  • Los egipcios procedían de un linaje directo de los dioses
  • Conocimientos avanzados de astronomía, matemática e ingeniería
  • Dioses longevos
  • El oro y las ofrendas a los dioses están presentes
  • Los dioses son representados con partes de animales
  • Los faraones egipcios tenían en sus cabezas representaciones de la serpiente
  • Tenemos a dos dioses enfrentados entre sí, Osiris y Seth

Dioses Sumerios

Aquí ya publicamos un extenso artículo dedicado a sumeria, su cultura, su legado y claro sus dioses: La historia secreta de los sumerios. De esta forma evitamos repetir y así vamos directo a lo que nos interesa.

La cultura sumeria es quizás una de las más enigmáticas que existen, tiene de todo y cuando digo de todo es que lo tiene todo. Hay un buen libro llamado “La historia empieza en Sumeria” y creo que lo dice todo, miremos por donde miremos terminaremos hablando de sumeria.

Los sumerios practicaron una religión politeísta, con dioses antropomórficos que representaban fuerzas o presencias en el mundo, tal y como lo haría más adelante la civilización griega. En sus creencias establecen que los dioses originalmente crearon a los seres humanos para que estos les fungieran como sus sirvientes, pero los liberaron cuando estos fueron demasiados.

Muchas historias en la religión sumeria aparecen homólogas a las historias en otras religiones del Medio Oriente. Por ejemplo, el relato bíblico de la creación del hombre, así como la narrativa de la inundación universal y el arca de Noé se asemeja mucho a las historias asirias. Los dioses sumerios tienen representaciones distintamente similares en religiones acadias, cananitas y de otras culturas. Algunas de las historias y deidades también tienen sus paralelos griegos; por ejemplo, el descenso de Inanna en el inframundo se asemeja a la historia de Perséfone.

De acuerdo a la cosmogonía Sumeria, el universo apareció por primera vez cuando Nammu (diosa sumeria que identifica al “abismo de las aguas”, primera deidad y origen del todo), un abismo sin forma, se abrió a sí mismo y en un acto de auto-procreación dio nacimiento a An (Anu, dios del cielo), y a Ki (diosa de la Tierra), referidos comúnmente como Ninhursag.

De nuevo tenemos aquí un evento de “gran parto” en el cielo, de el provienen 2 dioses, uno rey del cielo y la otra reina de la tierra, Ki, considerada como progenitora de la mayoría de los dioses: los Anunaki, los Igigi y los Utukku.

Posteriormente habría una unión entre Anu y Ki, que daría origen a Enlil y Enki. Ki (Ninhursag) y Enlil aparecen en la mitología Sumeria como hermana/consorte, recordemos a Geb y Nut de la mitología egipcia quienes eran esposos y hermanos. Por otro lado, Enki que también es mencionado como esposo de Ninhursag, tendrá la misión de crear a los hombres e impulsar a que otras divinidades los creen. Dota a los humanos a las artes, oficios y medios técnicos para la agricultura. Se piensa que Nammu dio a luz directamente a Enki.

La relación entre estos personajes no la tengo muy clara, todo esto puede sonar confuso, lo único que saco como conclusión es que se apareaban entre ellos, a menos claro de que estemos hablando de algún proceso de procreación que no está muy claro. Anteriormente se mencionó la fertilización in vitro en la cultura egipcia, quizás en este caso sea algo parecido.

Dentro de la mitología mesopotámica puede hacerse una división entre las divinidades sumerias y las semitas. Primero existieron los dioses sumerios que más tarde fueron adaptados por los acadios, babilonios, asirios, arameos y caldeos. Aquí resuenan los arameos, recordemos que el idioma hablado por Jesús y sus apóstoles era el arameo, asumo con esto que tanto las prácticas religiosas como las costumbres de estos hombres fueron heredadas de los Sumerios; esto sería lo más lógico de pensar si tenemos en cuenta la cronología sumeria y las costumbres que tomarían los pueblos adyacentes, en otras palabras, muchas de las historias que podemos encontrar en la biblia como la creación de la humanidad, el diluvio universal (ya se mencionó antes), el paraíso, Adán y Eva, religión y demás, provienen directamente de los Sumerios…son costumbres paganas!

La lista de dioses Sumerios es larga, si se quiere profundizar en este tema la Wikipedia es un buen punto de inicio.

Hay un grupo de dioses de importancia en la historia, se podría decir que es la agrupación de deidades que tuvieron mayor impacto en la cultura sumeria y akadia, estos dioses son llamados Anunaki (Anunnaki), relacionados con los Anunna (los “cincuenta grandes dioses”) y los Igigi (dioses menores). De acuerdo a las tablillas sumerias, serían estos 50 dioses los primeros en llegar a la tierra. Existen 2 traducciones para el término, la primera es “los de la sangre real” mientras que la segunda es “aquellos que vinieron del cielo”, descritos como la quinta generación de dioses en la epopeya babilónica de la creación celestial. Recordemos la historia de la creación mesoamericana, en donde hay 4 intentos fallidos y un quinto intento final, en donde se logra la creación del hombre.

Es interesante notar, que en apariencia, los dioses sumerios eran altos (muy altos), barbados y posiblemente de tes blanca. Es me suena y resuena a la descripción que dieron los pueblos de mesoamérica de Quetzalcóatl, el dios que algún día regresaría.

Según los textos sumerios, los dioses llegaron a la tierra hace 445.000 años, así que tenemos a Anu, el dios que gobierna desde el cielo, sus hijos Enlil y Enki enfrentados entre sí por el trono. Posteriormente Enlil toma el puesto de su padre como gobernante en la tierra, era un dios duro, como si de un dictador militar se tratase.  Se dice que Enlil intentó destruir a la raza humana en 3 ocasiones, entre ellas el famoso diluvio universal. A Enlil se le solía representar junto a una corona y 7 estrellas, las Pléyades.

Al contrario de su medio hermano, Enki era benévolo, la raza humana era su creación y responsabilidad. De acuerdo a la literatura sumeria, Enki se distinguía por su sabiduría, su conocimiento científico y su espiritualidad. Se dice que hizo sacrificios para proteger a los humanos, esto me hace recordar a Quetzalcóatl.

En Babilonia denominaban a los Anunnaki “dragones” o “gran serpiente”, de hecho la estirpe familiar de Enki era denominada “la hermandad de la serpiente”. Como vemos siguen apareciendo referencias a la serpiente. Se le solía representar con dos serpientes enroscadas, las dos serpientes enroscadas del caduceo.

Enki, después de intentos fallidos por crear al ser humano “perfecto”, tuvo éxito con uno, lo llamo Adapa (el Adán bíblico?) y junto a el una mujer, con la que procrearía más humanos (La Eva bíblica?)

Un punto de interés en la historia de los dioses sumerios, es que  (y de acuerdo a las tablillas) se realizaron extracciones de minerales, entre ellos el oro, para poder “arreglar” la atmósfera de su planeta. Esto le puede parecer a muchos una tontería, pero hay algo que vale la pena mencionar, y es que en la historia de los dioses de meoamérica, también necesitaban “arreglar” la atmósfera, aunque en esa historia era “algo” para la atmósfera de la tierra; como se menciono en párrafos anteriores “…la extracción de lo que está en el otro mundo o lo que está en el mundo de los dioses que sería puesto posteriormente en la superficie de la tierra“. Esto me suena similar, en ambos casos “extraían” algo para posteriormente llevarlo a la atmósfera, en el caso de los sumerios al planeta de los dioses y en el caso de mesoamérica a la superficie de la tierra.

Los Anunnaki (David Percerisa)

Así que tenemos:

  • La creación de los humanos por parte de los dioses que vienen del cielo
  • Al igual que con otras culturas, hay una gran aportación de los dioses al momento de la creación de los humanos
  • Se utiliza mano de obra humana a gran escala para las construcciones, al igual que otras culturas
  • Conocimientos avanzados de astronomía, matemática e ingeniería
  • Dioses muy longevos
  • El oro y las ofrendas a los dioses están presentes
  • Los dioses son representados con partes de animales
  • Presencia de la serpiente en toda la cultura
  • Dos dioses, Enlil y Enki entran es disputa por el futuro de la raza humana

Conclusiones

Hasta aquí, y solo mencionando a algunos de los tantos dioses presentes en la literatura mundial, se pueden ver las similitudes entre estos. Estoy seguro que profundizando un poco más se encontrarán evidencias de que estamos hablando del mismo grupo de dioses que han estado desde el “principio de todo”.

Creo que es obvio que sin importar la cultura ni la época, todos los dioses que han reinado en la tierra tienen muchas cosas en común. La que más resalta es el hecho de que todos ellos vienen, viven y reinan en los cielos.

Hemos podido ver que en las culturas mencionadas están presentes:

  • Dioses longevos que vienen y reinan en los cielos.
  • 5 faces para la creación de la raza humana.
  • Humanos creados para rendir culto y cumplir con los designios de los dioses.
  • Un dios que apoya a la raza creada y otro que le hace la guerra.
  • Un dios supremo que supervisa en el cielo mientras sus hijos gobiernan la tierra.
  • Está presente el lagarto en todas las culturas
  • Está presente el oro y las ofrendas
  • Construcciones majestuosas y muy similares entre sí
  • Conocimientos avanzados de astronomía, matemática, ingeniería, arte, etc.
  • Relación directa con planetas y constelaciones. Conocimiento profundo de estos.
  • La constelación de Orión y las Pléyades están presentes en todas las culturas
  • Sacrificios humanos en casi todas las culturas

Hoy día tenemos la tendencia a pensar que estos personajes de antaño, que hacían ofrendas, realizaban ceremonias, bailaban al rededor de una fogata y en definitiva le rendían culto a sus dioses, no eran más que ignorantes de las supuestas verdades en relación a la creación y a dios; más sin embargo, aquellos “ignorantes” dejaron un legado histórico y construcciones tan perfectas que incluso en nuestro tiempo de avanzada tecnología, nuestros más grandes “cerebritos” son incapaces de explicar y mucho menos de reproducir. No eran tan “ignorantes” después de todo, quizás los ignorantes seamos nosotros acompañados con un toque de arrogancia seguimos sin saber donde y como inicio todo.

Definitivamente que existieron dioses en nuestras culturas antepasadas, pero quedan las preguntas ¿de dónde venían, a dónde se fueron, porqué se fueron, volverán?

Como siempre, que cada quien saque sus propias conclusiones!

Licencia de Creative CommonsDioses en la antigüedad: mayas, egipcios, sumerios by Expresión Binaria is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License


Referencias: Wikipedia | Youtube | Mitos y leyendas de México | Dioses Egipcios

Dioses en la antigüedad: mayas, egipcios, sumerios 4.89/5 (97.78%) 9 votos

Etiquetas: , ,


Comentarios (12)

  • jesus

    |

    esta muy bueno pero si investigan también los ojos tienes que ver con todas las culturas y mitologías

    Responder

  • Ángel

    |

    Muy buen tema en lo personal es muy completo

    Saludos

    Responder

  • Donnie

    |

    Exelente articulo esta muy completo yo me pregunto si ahun estos Dioses serpientes continuan controlando al ser humano de algun modo ?? si es asi sera que todavia se sirven de nosotros para su beneficio ….

    Responder

  • carles

    |

    Muy interesante tus investigaciones, se ve que has dedicado gran parte de tu vida a la investigacion.

    Tengo la teoria de que los “dioses” vinieron a la tierra a buscar ese “material” que hacia falta para su planeta. Fueron los mismos por diferentes puntos del planeta. Viajaban en la misma direccion siempre (lo demuestra la posicion geografica de las piramides). Para ello fue necesario crear humanos o modificar geneticamente a una especie primate para crear seres de gran Fortaleza (gigantes) y llegar hasta su quinto intent con seres pensantes (la actual raza humana). Tengo la sensacion que se fueron cuando tenian suficiente “material” que vinieron a extraer de nuestro subsuelo y se fueron. Una vez que se fueron, dejando los preceptos y conocimientos, como sucede en la vida actual, hubo personas mas listas y ambiciosas que otras, sobresaliendo de entre los demas por su gran vision y llegaron a fundar los cultos, dandose el derecho “exclusivo” de hablar con los dioses, ya que mencionas que eran los unicos intermediaries. Supongo que paso como en las cruzadas o en la inquisicion, que perseguian hasta hacer callar a todo aquel que dijera haber platicado con los dioses.

    Suena algo descabellado, pero en la historia se encuentran muchas repeticiones de sucesos, que he llegado a pensar que muy independiente del avance tecnologico, seguimos teniendo las mismas conductos que nuestros seres ancestrales. De aqui los intereses de algunos grupos de destruir toda evidencia de nuestros antepasados por medio del “control de rebeldes” y de cortinas de humo.

    Saludos

    Responder

  • Jenny

    |

    muy bueno, muchas gracias

    Responder

  • rogelio lee

    |

    es posible que exista una prueba de el segundo intento fallido de los dioses por crear al ser perfecto que seria los gigantes en las piedras de icca y si es asi, o los dinosaurios se extinguieron mucho despues de lo que dicen los expertos o los dioses creadores llegaron a la tierra mucho antes de 445 mil años,….???????????

    Responder

  • jose cruz

    |

    Excelente documental muy completo, quisiera conocer mas detalles de las comparaciones entre la Civilizacion Sumeria y la Hebrea

    Todo el misterio y encuentros que tuvo por ejemplo Moises y el poder que se le daba para invadir y destruir otras civilizaciones precisamente primas o muy cercanas a los sumerios…ojala y pudieses extender este tema…..

    Responder

    • Nando

      |

      La cultura hebrea estuvo ligada a Egipto, los Hebreos (que fueron un antiguo pueblo semita originario de Mesopotamia) obligados por la hambruna emigraron a Egipto desde Canaán y se entiende que trabajaron bajo las leyes de corvea (sistema similar a la esclavitud).

      Posteriormente y con la guía de Moisés regresarían a la tierra prometida (Canaán) y es lo que se conoce como “el éxodo”

      Por su puesto que la historia va mucho más allá, y se cuentan episodios como los del Monte Sinaí en donde el pueblo hebreo recibe las tablas de la ley (los 10 mandamientos) que según se cuenta se las entregó a Moisés el mismo Yahveh.

      Hay que tener en cuenta que, y a pesar de que Flabio Josefo (historiador judío) lo menciona en sus escritos, no existen referencias históricas que avalen que Moisés realmente existió, todo lo que se sabe de este personaje fue escrito posteriormente, incluso el judaísmo ya había sido creado.

      Así que podemos decir que Moisés fue otro de esos personajes misteriosos mencionados en escritos religiosos.

      Como comencé diciendo los hebreos son un pueblo originario de Mesopotamia, por tanto no me parecería raro que (de haber existido) el verdadero Moisés (o sus historias) tenga algo que ver con los Sumerios, así pasó con Noé y el diluvio, que ya se tiene referencia a este de parte de Ziusudra (http://es.wikipedia.org/wiki/Ziusudra)

      Cuando tenga un poco más de tiempo trataré extenderme en este tema.

      Saludos!

      Responder

  • Arturo

    |

    La arrogancia del hombre en considerar salvajes a nuestros antepasados teniendo tantos puntos que no son explicables o quieren que no sean entendidos
    La pregunta porque se quiere ocultar esta informacion de los albores de la humanidad?
    cual es el transfondo de mantener oculto hechos tan evidentes?
    Saludos

    Responder

    • Nando

      |

      Gracias por los comentarios Arturo

      Saludos!

      Responder

  • Arturo

    |

    Los felicito excelente documental
    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Cuanto es 10 + 17 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos