eBook: La neutralidad de la Red

Publicado en Ciencia y Tecnología, Noticias,


Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on Facebook0Share on LinkedIn0

La irrupción de las tecnologías digitales en nuestra sociedad brinda una serie de posibilidades de desarrollo que hacen palidecer, por su profundidad y sus implicaciones, a la transformación acontecida como consecuencia de la invención del telégrafo. Esa afirmación no es arriesgada, pese a que lo parezca. Si el telégrafo hizo emerger los grandes bloques internacionales que evolucionaron y se desarrollaron hasta la estructurada política de bloques de la guerra fría, las nuevas telecomunicaciones digitales conllevan la sincronización de agenda pública no sólo entre determinados países que den lugar a un bloque, sino a escala global. Se da lugar así a un mundo en que se reacciona, más que nunca, de forma instantánea a los grandes eventos que tienen lugar en cualquier remoto lugar del planeta.

Pero mucho más allá de la mera superación de la política de bloques de naciones para dar paso a un mundo en que la instantaneidad de las comunicaciones iguala y crea una agenda pública global, la Internet tal y como la hemos visto crecer y desarrollarse desde un espacio marginal ocupado por hackers y soñadores a finales de la década de 1980 capaces de declarar la independencia del Ciberespacio,1.1 hasta llegar a ser en 2010 una matriz en la que se encuentran embebidas las comunicaciones de millones de personas. Aunque, mucho más allá de eso, ve cómo en mitad de la mayor crisis económica acaecida desde los años treinta del s. XX se vuelven hacia ella cada vez más ojos en búsqueda de soluciones, de unas aspiraciones de crecimiento económico desde dentro y desde fuera sectores de la economía que la ignoraron durante años.

No cabe, por tanto, minusvalorar la importancia que las nuevas tecnologías de la comunicación, cristalizadas en Internet, tienen para el devenir del mundo tal y como lo conocemos. El mundo en el que vivamos dentro de diez años será el reflejo del uso, extensión y desarrollo que hagamos de estas tecnologías. En ese sentido, vale la pena detenerse a observar qué características tiene Internet que la hayan ayudado a convertirse en lo que es, para ser más conscientes de qué se puede mejorar en la Red y, sobre todo, de qué podemos perder si permitimos que sucesivas modificaciones de su estructura modifiquen drásticamente el modo en que funciona.

Para acometer esta tarea resulta muy valioso analizar cómo ha funcionado Internet desde el día en que fue diseñada hasta ahora, deteniéndonos en sus principios rectores -y siendo el de la neutralidad de la Red el mayor de ellos-, pasando por las consecuencias directas que nacen de tener como principios rectores ésos y no otros -y siendo su estructura distribuida la más destacada-, para llegar a ver qué se esconde tras el discurso que aboga por una ruptura con la tradición de Internet y las consecuencias prácticas e inmediatas que, para todos nosotros, tendría la adopción de una reforma que destruya el modo en que se concibió la Red. Que destruya aquello que la ha convertido en la herramienta a la que recurrimos cada vez más para informarnos, comunicarnos y, de forma creciente, desarrollar nuestra actividad económica. Este viaje es el que vamos a realizar a lo largo éste y los siguientes capítulos.

Este libro ha sido escrito por Jose Alcántara, quien hace entrega de él al Dominio Público. Puede ser leído en forma online: http://lasindias.com/la-neutralidad-de-la-red

Califica esta entrada

Etiquetas: ,


Deja un comentario

Cuanto es 19 + 23 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos