EEUU inicia acciones en contra de China por presunto ciberespionaje

Publicado en Ciencia y Tecnología, Noticias,


Tweet about this on TwitterShare on Google+2Share on Facebook0Share on LinkedIn0

Luego de que Estados Unidos hiciera una advertencia sobre el aumento de ciberataques a sus sistemas, el gobierno examina actualmente cuáles podrían ser las multas que deberán servir como reparación ante los daños que se adjudican principalmente a China.

El informe de Mandiant, que provee detalles sobre tres de los presuntos ciberintrusos y fotografías de uno de los edificios de la unidad militar china en Shanghai, hizo público lo que las autoridades estadounidenses han dicho menos públicamente durante años.

Los daños incluyen la substracción de secretos comerciales y datos gubernamentales altamente reservados.

Después de analizar intrusiones a más de 140 empresas, la empresa Mandiant concluyó que los ataques pueden vincularse con la “Unidad 61398″ del Ejército Popular de Liberación de China. Los expertos militares creen que la unidad es parte del comando cibernético del Ejército chino, que a su vez está bajo la autoridad directa del Estado Mayor, la versión china del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

Como tal, sus actividades probablemente tendrían la autorización de los niveles más altos del ejército chino.

De acuerdo con la información proporcionada por algunos de los comisionados —quienes pidieron que su identidad fuera reservada—, se afirma que el plan establecerá las primeras acciones en contra de lo que se definió como “una incesante campaña de robos cibernéticos”.

China, por su parte, niega cualquier relación con el espionaje y argumenta que los informes que se han dado a conocer contienen graves inconsistencias y “carecen de fundamento”.

Esta es la razón por la cual se ejerció recientemente una mayor presión sobre la Casa Blanca. Se pidió entonces a los mandatarios brindar una respuesta concreta sobre las acciones a efectuar ante las acusaciones que se han dado a conocer públicamente.

“Si el gobierno chino volara aviones en nuestro espacio aéreo, nuestros aviones tendrían que escoltarlos y obligarlos a salir. Si eso sucediese dos, tres o cuatro veces, el presidente tendría que tomar el teléfono y habría amenazas de represalia”, dijo Shawn Henry, un ex asistente del director del FBI.

“Esto está sucediendo miles de veces al día. Tiene que haber alguna definición de dónde está el límite y cuáles serían las repercusiones”, agregó.

Henry, presidente de la firma de seguridad CrowdStrike, opinó que en lugar de pedirle a las empresas que aumenten su seguridad cibernética, el gobierno de Estados Unidos debe concentrarse más en cómo disuadir a los piratas informáticos y las naciones que los respaldan.

James Lewis, un experto en ciberseguridad en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que en el último año la Casa Blanca ha estado analizando cómo responderle seriamente a China.

“Este será el año en que ellos presionarán más, incluso pese a reconocer que será difícil que los chinos cambien. No hay un interruptor de encendido-apagado”, dijo Lewis.

Al negar su participación en los ciberataques registrados por Mandiant, el ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que el país asiático también ha sido víctima de piratas informáticos, algunos de los cuales han sido rastreados y localizados en Estados Unidos.

El portavoz de la cancillería china, Hong Lei, citó un informe de un organismo dependiente del Ministerio de Tecnologías de la Información e Industria que dijo que solo en 2012 los hackers extranjeros utilizaron virus y otro software malicioso para tomar el control de unos 1.400 computadores y 38.000 cibersitios en China.

Lei puso en duda el informe el martes, diciendo que no creía que la evidencia apoyara un análisis real. Afirmó que China cumple estrictamente sus leyes contra los ciberataques.

Los expertos de seguridad cibernética dicen que las autoridades estadounidenses no llevan a cabo ataques similares ni roban datos de las empresas chinas, pero reconocen que los servicios de espionaje norteamericanos espían a otros países rutinariamente.

China es claramente un objetivo de interés, dijo Lewis, al subrayar que a Estados Unidos le interesaría recolectar información sobre las políticas militares de Beijing, como posibles planes contra Taiwán o Japón.

En su informe, Mandiant dijo que rastreó los ataques hasta un vecindario en las afueras de Shanghái donde hay un edificio de 12 pisos dirigido por la “Unidad 61398″ del ejército chino.

Mandiant dijo que sólo hay dos conclusiones viables sobre la participación de los militares chinos en los ciberataques: o la Unidad 61398 es la responsable de los ataques persistentes, o éstos son realizados por una organización secreta de chinos con acceso directo a la infraestructura de telecomunicaciones de Shanghái, quienes impulsan una campaña de espionaje de varios años justo frente a las puertas de la unidad militar.

“En un estado que controla rigurosamente el uso de Internet, es muy poco probable que el gobierno chino no sepa de un grupo de atacantes que opera desde la Nueva Área de Pudong de Shanghái”, dijo el informe. Mandiant concluye que la única manera en la que el grupo puede funcionar es con el “pleno conocimiento y cooperación” del gobierno de Beijing.

La unidad “ha robado sistemáticamente cientos de terabytes de información de por lo menos 141 organizaciones”, escribió Mandiant.

Un terabyte es lo mismo que 1.000 gigabytes. La versión más popular del nuevo iPhone 5, por ejemplo, tiene 16 gigabytes de espacio, mientras que el iPad más caro tiene 64 gigabytes de memoria.

El archivo en Twitter de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos entre 2006 y 2010 es de unos 170.000 millones de tuits, que representan 133,2 terabytes.


vía bSecure

Califica esta entrada

Etiquetas: ,


Deja un comentario

Cuanto es 5 + 15 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos