El fin programado de la democracia

Publicado en Documentales, Misterios y Complots,


Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0

El poder ya cambió de manos

Los verdaderos amos del mundo ya no son los gobiernos, sino los dirigentes de grupos multinacionales financieros o industriales, e instituciones internacionales opacas (FMI, Banque mondiale, OCDE, OMC, bancos centrales). Además, estos dirigentes no son elegidos, a pesar del impacto de sus decisiones sobre la vida de los pueblos. El poder de estas organizaciones se ejerce sobre una dimensión planetaria, siendo que el poder de los Estados esta limitado a una dimensión nacional.

Por otro lado, el peso e influencia de las empresas transnacionales en el flujo financiero ha sobrepasado al de los estados hace mucho tiempo.

La dimensión transnacional, más ricos que los estados, pero también principales fuentes de financiamiento de partidos políticos de todas las tendencias y en la mayoría de los países, estas organizaciones, de hecho, están por encima de las leyes y del propio poder político, por encima de la democracia.

El espejismo democrático

La democracia ha dejado de ser una realidad. Los responsables de las organizaciones que ejercen el verdadero poder no son elegidos, y el publico no esta informado de sus decisiones. El margen de acción de los estados es cada vez mas reducido por los acuerdos económicos internacionales sobre los cuales los ciudadanos no han sido consultados, ni informados. Todos estos tratados elaborados estos últimos cinco años (GATT, OMC, AMI, NTM, NAFTA) tienen como objetivo final: la transferencia del poder de los estados hacia organizaciones non-elegidas, bajo el proceso llamado de “globalizacion”. Una suspensión proclamada de la democracia habría provocado una revolución. Es por eso, se ha decidido de mantener una democracia de fachada o ilusoria, y de desplazar el poder real hacia nuevos centros.

Los ciudadanos continúan a votar, pero su voto ha sido vaciado de todo contenido real. Ellos votan por políticos que no tienen poder real.

Es por que ya no hay nada que decidir que los programas políticos de “derecha” y de “izquierda” han llegado parecerse o asemejarse en todos los países occidentales.

Para resumir, no tenemos la elección del plato pero tenemos elección de la salsa. El plato se llama “nueva esclavitud”, con salsa de derecha pimentada o salsa de izquierda agri-dulce.

La desaparición de la información

Desde el principio de los años 90, la información ha desaparecido progresivamente de los medios de comunicación destinado al publico en general. Al igual que las elecciones, los noticieros televisivos continúan de existir, pero ellos han sido vaciados de todo contenido. Un noticiero en televisión contiene máximo 2 a 3 minutos de información verdadera. El resto esta constituido de temas “tipo revistas”, reportajes anecdóticos, hechos diversos, micro-sondeos y reality-shows sobre la vida cotidiana.

El análisis periodístico y especializado, así como las emisiones de información han sido prácticamente suprimidos. La información ha sido reducida desde ahora a la prensa escrita, leída por una minoría de personas. La desaparición de la información es síntoma palpable de que nuestro régimen político ha cambiado de naturaleza.

Estrategias y objetivos para controlar el mundo

Los responsables del poder económico provienen casi todos del mismo mundo, de los mismos ambientes sociales. Ellos se conocen, se encuentran y comparten los mismos puntos de vista y los mismos intereses. Ellos comparten entonces de forma totalmente natural la misma visión del mundo ideal a futuro.

Es por ello “natural” que ellos se pongan de acuerdo sobre una estrategia sincronizando sus respectivas acciones hacia objetivos comunes, induciendo, a la vez, situaciones económicas favorables a la realización de sus objetivos, a saber:

  • Debilitamiento de los gobiernos. Desregulación. Privatización de los servicios públicos.
  • Desvinculación total del estado con la economía, incluido de los sectores de la educación, la investigación, y a largo plazo desvinculación con la policía y las fuerzas armadas, destinadas a convertirse en sectores lucrativos para las empresas privadas.
  • Precarización de los empleos y mantenimiento del nivel de desempleo elevado, gracias a las relocalizaciones y la globalización del mercado de trabajo. Esto acrecienta la presión económica sobre los asalariados-trabajadores, que están entonces dispuestos a aceptar cualquier salario o condiciones de trabajo.
  • Reducción de las ayudas sociales, para incrementar la motivación de los desempleados para aceptar cualquier trabajo y a cualquier nivel salarial. Ayudas sociales demasiado elevadas impiden al desempleado para hacer presión eficazmente sobre el mercado de trabajo.
  • Impedir el aumento de reivindicaciones salariales en los países del Tercer Mundo, manteniendo regímenes totalitarios o corruptos. Si los trabajadores del Tercer Mundo fueran mejor remunerados, ello quebraría el principio mismo de las relocalizaciones y de la palanca que ellas ejercen sobre el mercado de trabajo y sobre la sociedad en los países desarrollados. Esto es, entonces, un aspecto o clave estratégica esencial que debe ser preservada a cualquier precio. La famosa “crisis asiática” de 1998 ha sido provocada con el objetivo de preservar y proteger esta clave.

Los atributos del poder

Las organizaciones transnacionales privadas se dotan progresivamente de todos los atributos y poder de los estados: redes de comunicación, satélites, servicios de información, base de datos personales, instituciones judiciales (establecidas por la OMC y el AMI, acuerdo gracias al cual una transnacional podrá demandar a un estado ante una corte de justicia internacional especial). La etapa siguiente y última para estas organizaciones será de obtener un poder militar y policial que corresponda a su nuevo poderío, creando sus propias fuerzas armadas, puesto que las fuerzas armadas y policiales nacionales no están adaptadas a la defensa de sus intereses en el mundo.

A largo plazo, las fuerzas armadas están llamadas a ser o convertirse en empresas privadas, prestatarias de servicios trabajando mediante contratos con los estados, al igual que cualquier cliente capaz de pagar sus servicios. Pero la última etapa de este plan, son las fuerzas armadas privadas que servirán a los intereses de grandes empresas transnacionales, y atacaran los estados que no quieran someterse a las reglas del nuevo orden económico.

Mientras tanto, este papel es asumido por las fuerzas armadas de Estados Unidos, el país mejor controlado por las empresas transnacionales.

La verdadera realidad del dinero

El dinero es hoy en día esencialmente virtual. Tiene por realidad una secuencia de 0 y de 1 en las computadoras de los bancos. La mayoría del comercio mundial se desarrolla sin moneda-papel, y solo 10% de las transacciones financieras cotidianas corresponden a intercambios económicos en el “mundo real”.
Los mercados financieros constituyen ellos-mismos un sistema de creación de dinero virtual, de lucro no basado en la generación de riqueza real.
Gracias al juego de los mercados financieros (que permiten transformar en utilidades las oscilaciones de las tasas de cambio), los inversores ágiles pueden ser declarados mas ricos, por una simple circulación de electrones en las computadoras. Esta creación de dinero sin creación de riquezas económicas corresponde a la definición misma de la creación artificial del dinero. Lo que la ley prohíbe a los falsificadores de dinero, la ortodoxia económica liberal prohíbe a los estados, es posible, permitido y legal para un numero restringido de beneficiarios.

Si queremos comprender lo que es realmente el dinero y a lo que sirve, es suficiente invertir el viejo adagio de: “el tiempo es dinero”.

El dinero es tiempo.

El dinero es lo que permite comprar el tiempo de otros, el tiempo que ha sido necesario para producir los productos o servicios que uno consume.

El punto irreversible y de inflexión ecológica está a punto de ser franqueado

Es evidente que empezamos a enfrentarnos a los límites ecológicos de la actividad económica. Un sistema económico liberal, cuyo objetivo es la búsqueda del lucro a corto plazo por intereses particulares, no toma en cuenta los costos a largo plazo de la degradación del medioambiente.

Los modelos económicos actuales son igualmente ineptos para estimar a su justo valor la “producción” de la naturaleza, indispensable a nuestra sobrevivencia: producción de oxigeno, fijación del gas carbónico por los bosques y océanos, regulación de la temperatura, protección contra los rayos solares, reciclaje químico, repartición de las lluvias, producción de agua potable, producción de alimentos, etc.

Si nuestros modelos económicos integraran el costo real de la destrucción de la naturaleza, de la contaminación, de modificaciones climáticas, esto cambiaria radicalmente nuestra estimación de lo que es “rentable” de lo que no lo es.

La destrucción de la naturaleza es intencional

La desaparición de la naturaleza es inevitable, por que es deseado por el nuevo poder económico. ¿Por qué?

Por 3 razones:

  1. La desaparición de la naturaleza y el aumento de la contaminación va han convertir a los individuos aun más dependientes del sistema económico para su sobrevivencia, y van a permitir la generación de nuevas formas de lucro (particularmente con el consumo creciente de medicamentos y prestaciones medicas… ).
  2. Además, la naturaleza constituye una referencia de otro orden, el del universo. La contemplación de la belleza y de la perfección de este orden es considerada subversiva: ella encamina al individuo a rechazar la fealdad de las zonas urbanizadas, y a dudar del orden social que debe permanecer como su única referencia. La urbanización del medioambiente permite de ubicar las poblaciones en un espacio totalmente controlado, y donde el individuo esta totalmente inmerso en una proyección del orden social.
  3. En fin, la contemplación de la naturaleza incita al sueño e intensifica la vida interior de los individuos, desarrollando su sensibilidad propia, así como su libre albedrío. Ellos dejan entonces de estar fascinados por las mercancías, y se desvía de los programas televisados destinados a idiotizar y a controlar su mente-espíritu. Liberado de sus cadenas, los individuos empiezan a imaginar otra sociedad alternativa, fundada sobre otros valores que no sean el lucro y el dinero.

Todo lo que puede llevar a los individuos a pensar y a sobrevivir por ellos-mismos es potencialmente subversivo. El peligro más grande para el orden social es la espiritualidad porque ello encamina al individuo a conmover su sistema de valores y entonces su comportamiento, en detrimento de sus valores y comportamientos precedentemente implantandos por el condicionamiento social.

Para la estabilidad del “nuevo orden social”, todo lo que puede estimular su despertar espiritual debe ser eliminado.

Las alternativas de última hora

Para no ser excluido definitivamente del juego, los contra-poderes al poder económico (sindicatos, asociaciones de consumidores, movimientos ecológicos) deben responder ubicándose sobre el mismo nivel de organización, a nivel mundial y no a nivel nacional, unificando y sincronizando sus acciones, a escala de grupos de estados influyentes que tienen peso suficiente en los flujos económicos mundiales.
Les queda poco tiempo para reaccionar, por que todos los elementos o instrumentos de control necesarios a una futura dictadura mundial han sido implementados siendo totalmente operativos.

2000 años de historia

En el transcurso de estos dos últimos milenios, la civilización habrá pasado por cuatro eras sucesivas marcando cuatro formas de poder político:

1 – La era de las tribus

Poder ejercido según la fuerza (y menos sobre la base de la sabiduría o el conocimiento). Como en los grupos de animales, el poder es ejercido por el “macho dominante”.

2 – La era de los imperios y de los reinos

Poder hereditario. Nacimiento de la noción de estado.

3 – La era de los estados-naciones

Era abierta por la monarquía parlamentaria en Gran Bretaña en 1689, por la revolución francesa en 1789, y por la fundación de los Estados Unidos.
En un estado-nación, el poder no es más hereditario pero ejercido por dirigentes que supuestamente representan el pueblo, y designados mediante elecciones (estado-nación democrático), o por el sistema de cooptación en el seno de un partido único (estado-nación totalitario).

4 – La era de los conglomerados económicos

Era inicializada a partir de 1954, puesto en practica en el transcurso de los años 70 y 80, y plenamente operacional desde los años 90.
El poder ya no es de tipo representativo o electivo, y no esta localizado geográficamente (contrariamente a las tribus, a los reinos y a los estados-naciones).

Es ejercido directamente por aquellos que controlan el sistema financiero y la producción de las mercancías. Los instrumentos de este poder son el control de la tecnología, de la energía, de la moneda, y de la información.

Como todo nuevo poder, éste se erige reemplazando el poder precedente, condenado a desaparecer.

En fin, este nuevo poder es global, mundial o planetario. No tiene alternativa ni escapatoria. Constituye un nuevo nivel de organización de la civilización, una suerte de súper-organismo.

Los grandes problemas ecológicos económicos y sociales se han convertido en planetarios, y su resolución pasa efectivamente por el surgirimiento de una forma de poder global. Asimismo, la unificación del mundo por la economía y el declive de los estados-naciones ha sido decidido en parte por una noble causa: volver imposible una nueva guerra mundial el cual, en la era atómica, significaría el fin de la civilización.

Pero la pregunta es de saber al servicio de que objetivos y de que intereses este poder global debe ser, o por quien debe ser ejercido, y por cuales contra-poderes debe ser controlado y equilibrado.

La mundialización o “globalización” no es negativa en sí misma.

Potencialmente, puede permitir el establecimiento de una paz mundial duradera y una mejor gestión de los recursos. Pero si sigue siendo organizada al beneficio de una elite y si ella conserva su orientación neo-liberal actual, ella no tardara en engendrar un nuevo tipo de autoritarismo, la conversión de los seres vivos en mercancías, la destrucción total de la naturaleza, y de las formas inéditas de esclavitud.


vía Syti

Califica esta entrada

Etiquetas: , , ,


Deja un comentario

Cuanto es 21 + 17 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos