El Riesgo de las fotos publicadas en Internet

Publicado en Ciencia y Tecnología, Noticias,


Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0

La ola de fotos de famosos publicadas en los diferentes medios, ha originado un aluvión mediático sobre los diferentes riesgos y consecuencias del descuido de cierto tipo de información. En ese contexto, y con el objeto de trabajar sobre uno desde los aspectos que desde AsegurarTe, consideramos esencial para mitigar este tipo de riesgos: la concientización.

Una analogía con los libros

Los libros, antes de ser publicados pasan por muchas etapas, partiendo siempre de los borradores de autor, luego por su representante que lo evalúa para ver si son atractivos de vender, luego pasan estos borradores por distintos revisores, cada uno enfocado en algo distinto, la semántica, la sintáctica, los errores ortográficos, etc. A posterior pasa a la editorial, donde tratan de darle un formato estándar, agregar la cuestión gráfica, incluyendo a los dibujantes y agregando de forma correcta las notas al pie, las referencias, al final de este proceso se vuelve a revisar todo nuevamente. Sigue entonces la etapa de impresión, donde hay más controles de calidad. Una vez impreso, siendo tarde para corregir el mismo libro, se vuelve a revisar y puede agregarse una fe de erratas o simplemente se dejan las observaciones para la próxima edición. Más allá de ese esfuerzo, nos encontrábamos eventualmente con libros que tienen errores de ortografía, malas referencias a los gráficos y otro tipo de discrepancias.

Textos 2.0

Más cerca en el tiempo, los autores empezaron a utilizar mucho más las herramientas informáticas y se fueron evitando todos esos revisores intermediarios, y como resultado nos encontramos con que muchos libros actuales tienen más errores que los libros viejos (se nota más aún en los libros de tecnología).
Luego vino la web, en donde desde hace ya más de dos décadas empezábamos a ver artículos publicados directamente por el autor y sin intermediarios. Fue entonces se cuando se agregaron cada vez más errores debido a la falta de revisiones. Eventualmente había intermediarios para la publicación en algunos casos, ya que los autores no tenían conocimientos suficientes para publicar de forma directa.Cuando emergió la web 2.0, se terminó del todo con la revisión, la gente escribe lo que piensa, o simplemente escribe. Así surge la frase “think before you post”, que se podría traducir como “piensa antes de escribir”.

Las imágenes

Con las imágenes también pasó algo similar, desde los cuadros, que eran realizados a pedido y expuestos obviamente con el consentimiento del cliente, ya que pagaban fortunas por hacerlo. Con las primeras fotos sucedía algo similar, incluso se les hacían muchos retoques a posterior. A posterior se hicieron masivas las cámaras personales, pero que necesitaban ir a revelarse los rollos en el estudio fotográfico, por lo cual la gente trataba de cuidarse a la hora de sacar fotos ya que la persona que revelaba veía todas las fotos que uno se sacaba.
Actualmente, las cámaras digitales sumadas a internet se esfumaron todos esos filtros previos. Incluso las cámaras tienen el botón “share” para compartir TODO su contenido directo en las redes sociales, y si no lo tuvieran, igualmente gran parte de los usuarios de redes sociales, las suben manualmente a la red.

Sin embargo, la facilidad de manipulación de los nuevos dispositivos de almacenamiento (pendrives, tarjetas de memoria, etc.) intensifica el riesgo de pérdida o robo de los mismos, teniendo como consecuencia la publicación de esa información por parte de terceros, con los eventuales daños que ello pudiera ocasionar.

Muchas de las personas que tienen problemas actualmente son jóvenes, quizás sin la edad suficiente como para tener una dimensión exactas de las posibles consecuencias negativas de la publicación de esas imágenes, pero también hay adultos (algunos famosos) que sí lo saben, pero que se confían de algo que no manejan bien: las cámaras digitales, celulares y las pcs (tecnología en general).

Por eso, el consejo desde AsegurarTe es que para aquellos adultos que quieran tomarse fotos de manera privada, o tener información de alto contenido sensible, piensen como antes, como si tuvieran que revelarlas ante un desconocido. Debe recordarse siempre que toda información que en algún momento ha sido levantada a Internet (ya sea a un fotolog, facebook, twitter, etc.) ya no es posible que sea sacada de circulación, siquiera a través de la intervención de la justicia.
Para aquellos interesados en proteger al menos en cierta medida su información, se recomienda la utilización de software específico (llamados bóvedas digitales). De la misma manera que antes las fotos físicas se ponían en sobres lacrados dentro de una caja fuerte, ahora las fotos digitales pueden ponerse en sus alternativas digitales. Para quienes no quieren arriesgarse: no se saquen estas fotos, y si las tienen, descárguenlas en un lugar seguro, o bien elimínenlas en el corto plazo.

Conclusión

Las personas se confían más ahora porque tiene estas fotos bajo su poder y en su casa (celular, cámara o pc), pero en realidad deberían estar más atentas que antes ya que NO están bajo su poder, ya que es mucho más fácil que se les escapen porque no manejan correctamente la tecnología. En líneas generales, la facilidad de la tecnología es inversamente proporcional a sus garantías de su seguridad.

Fuente

Califica esta entrada

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Cuanto es 7 + 12 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos