Facebook y su gran problema con la privacidad

Publicado en Ciencia y Tecnología, Noticias,


Tweet about this on TwitterShare on Google+2Share on Facebook0Share on LinkedIn0

Ahora que es una empresa en bolsa, Facebook necesita aumentar significativamente sus ingresos para que estén a la altura de las expectativas de los accionistas. Eso significa la búsqueda de nuevos usos para las cantidades interminables de datos de carácter personal que la empresa recoge de sus usuarios, pero dicha perspectiva resulta preocupante para los defensores de la privacidad, que afirman que Facebook está por encima de las leyes actuales. Aunque los reguladores de todo el mundo están aumentando el escrutinio que hacen a Facebook, puede que pasen años antes de que se pongan al día.

Por ejemplo, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) va a someter a Facebook a 20 años de frecuentes auditorías sobre privacidad, después de haber llegado a un acuerdo por cargos el año pasado alegando que la compañía participó en “prácticas injustas y engañosas”, como por ejemplo engañar a los usuarios sobre si la información que divulgaba en el sitio se mantenía privada o no. La FTC tiene el mandato de proteger a los consumidores frente a la publicidad falsa, pero su capacidad para frenar a Facebook está limitada debido a que las actuales leyes de privacidad de Estados Unidos tienen décadas de antigüedad. Están escritas para proteger la información médica y financiera, incluso los registros de alquiler de películas y vehículos, pero no se ocupan de prácticas que resultan comunes hoy día en Internet, tales como la compilación de perfiles de comportamiento para dirigir anuncios.

Eso podría cambiar en virtud de una ‘Ley de Derechos de Privacidad‘ que el Gobierno de Obama dio a conocer este año, y que exige dar a las personas más control sobre lo que hacen las empresas con la información personal. Sin embargo, el proceso de elaboración de leyes no ha hecho más que empezar. La legislación propuesta en enero por la Unión Europea, donde las leyes de privacidad son tradicionalmente más estrictas, podría ir mucho más lejos. Incluye un “derecho a ser olvidado”, que permite a los consumidores exigir a una empresa borrar sus datos personales e incluso eliminar los rastros de ella desde otros sitios web. Sin embargo, pasarán años antes de que cualquier parte de esta propuesta se convierta en ley.

Algunos juristas creen que Facebook debería estar sujeta a regulaciones específicas de protección al consumidor. Dado que es la red social más grande, se enfrenta a poca presión por parte de la competencia, y los usuarios tienen muy pocas opciones si no les gusta cómo maneja la compañía su información. Chris Hoofnagle, erudito de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.), dedicado al estudio de la economía de la privacidad, afirma que en el pasado otras situaciones que también estaban en contra de la opinión pública han hecho que los legisladores interviniesen. Los proveedores de tarjetas de crédito, por ejemplo, deben asegurarse ahora de que todos los textos relacionados con el producto detallen exactamente las tasas y deudas de las que el cliente se tendrá que responsabilizar. Hoofnagle afirma que Facebook podría llegar a estar sujeta a normas similares, y verse obligada a notificar a los usuarios los ingresos que se derivan de sus datos y si alguno de dichos datos ha sido transferido a otras empresas.

Dada la rapidez con la que Facebook ha logrado atraer a nuevos usuarios, parece que la gente no está muy preocupada por la protección de su privacidad en el sitio. Sin embargo, debería estarlo, señala Alessandro Acquisti, investigador de la Universidad Carnegie Mellon (EE.UU.). A Acquisti no solo le preocupa lo que Facebook pueda hacer con la información personal ahora, sino lo que pueda deducir de estos datos en el futuro. Por ejemplo, en 2009 mostró que se pueden adivinar los números de la Seguridad Social a partir de datos públicos, algunos de ellos localizados en redes sociales.

Acquisti está especialmente preocupado sobre la posibilidad de que Facebook pueda combinar datos externos con lo que ya sabe sobre sus usuarios, un paso que podría dar de forma invisible. Una posible solución -asegura este experto- sería cifrar los datos personales de manera que una red social o una red de anuncios no pueda identificar a una persona, pero aún así sea capaz de mostrarle anuncios dirigidos. Sin embargo, esta tecnología todavía no está totalmente desarrollada y limitaría también lo que se puede hacer con su almacén de datos, por lo que es poco probable que se desarrolle a corto plazo la legislación que requiera su uso.


vía La Flecha

Califica esta entrada

Etiquetas: ,


Deja un comentario

Cuanto es 6 + 6 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos