Fotografía Nocturna de Larga Exposición

Publicado en Artículos, Fotografía,


Tweet about this on Twitter3Share on Google+2Share on Facebook6Share on LinkedIn0

En este artículo veremos un resumen de su original publicado por la gente de dZoom en donde nos proponen consejos a la hora de realizar la técnica de fotografía nocturna de larga exposición.

La fotografía nocturna de larga exposición es un campo que en un corto espacio de tiempo, ha crecido exponencialmente, tanto en número de fotógrafos que la practican, como en creatividad. Se trata de un tipo de fotografía que captura la escasa luz nocturna (con, en ocasiones, ciertos complementos de luz artificial) usando elevados tiempos de exposición. Gracias a la llegada de la era digital a las cámaras fotográficas, se pueden realizar pruebas y más pruebas sin necesidad de esperar al revelado, pudiendo hacer cambios en el momento de la toma.

El mundo nocturno es realmente impactante y muy diferente al que podemos observar de día. No obstante, las reglas de composición son las mismas, teniendo un plus de dificultad añadida por lógica falta de luz a la hora de componer. Un reto que resulta muy estimulante para el fotógrafo, y un resulta muy impactante para el espectador.

Se pueden destacar dos tipos de categoría en la fotografía nocturna:

  • Una de ellas sería la fotografía paisajística o urbana, donde el protagonista es cualquier elemento tanto urbano como natural, y que sólo iluminaremos los elementos a destacar. Aquí la iluminación no altera la toma. No añadimos nuevos elementos.
  • La otra, una más creativa y artística, que la llamaremos Light Painting (Pintura con luz), donde, como dice su definición, pintaremos figuras, siluetas, esferas? ayudados de fuentes de luz. Es más artística y artificial, creando un escenario único e irreal. Hay autores que lo comparan con el graffiti convencional.

No es de extrañar que ambos conceptos convivan en una misma toma para dar como resultado una fotografía totalmente diferente a la podríamos ver con luz de día.

Para este tipo de fotografía debemos tener en cuenta el equipo básico a usar:

  • Una cámara que nos permita regular el tiempo de exposición. Fundamental que se pueda poner en modo BULB, para poder disparar con tiempos superiores a 30 segundos. Recomendable una cámara réflex.
  • Trípode. Este punto es fundamental. Necesitaremos un buen apoyo. No hace falta tener un trípode de 300 euros, pero sí uno que nos de una estabilidad suficiente como para que la imagen no salga movida.
  • Disparador remoto o temporizador. Para evitar que las imágenes nos salgan movidas, además del trípode, necesitaremos algún mecanismo para poder disparar y parar la toma sin necesidad de tocar la cámara.
  • También podría ser útil contar con Linternas y flashes para iluminar la escena

Configurando la cámara

Una vez que tenemos el material básico para salir de noche con ciertas garantías para hacer fotos, ahora vamos a ver cómo configurar la cámara. Nos familiarizaremos con temas como el ISO, El balance de blancos (WL), enfoque, hiperfocal, … Como en otras facetas de la fotografía, en la nocturna, ante las mismas condiciones cualquier cambio en alguno de los parámetros, obtendremos una imagen totalmente diferente. Al fotografiar por la noche, nos daremos cuenta de lo complicado que es llevar a cabo una correcta exposición y encuadre.

No hay una configuración mágica, por lo que vamos a explicar detalladamente qué parámetros debemos configurar y cuáles son los posibles resultados que podemos obtener. Como veremos más adelante, hay muchísimos factores externos que no podremos controlar, y que necesitará configurar la cámara de manera manual.

Primero, quitaremos todos los automatismos de la cámara. Lo que queremos es tener un control total de la toma, y la única manera de obtenerlo, será configurando todos los valores manualmente.

No podemos delegar ningún parámetro en los sensores de la cámara, así que vamos a verlos uno a uno para saber qué configuración poner, ya que la noche confunde a la cámara.

ISO
Pondremos este valor en manual. En la mayoría de las ocasiones querremos obtener una imagen lo más limpia posible de ruido. Para ello pondremos el valor más bajo que nuestra cámara nos deje. Pero este valor debe ser el que el fabricante nos asegure que está calibrado.

Destacar que evidentemente, a mayor ISO, menos tiempo necesitaremos de exposición, además de obtener más número de estrellas, incluso las que no podemos apreciar a simple vista. Esto es debido a que al aumentar el ISO, el sensor registra más luz, y esto incluye a las estrellas que no vemos. Un caso que nos puede ser útil un ISO extremadamente alto (3200), sería para fotografiar la vía Láctea.

Pero esto no es gratuito, y a más ISO, más ruido en la fotografía, y perderemos nitidez en la imagen.

Diafragma

Normalmente ajustaremos este valor sobre 4 – 5.6. Hay que tener en cuenta que en este campo, la utilización de grandes angulares son los más utilizados, y por ello, la profundidad de campo no es tan crítica, siempre y cuando tengamos el foco en el lugar de atención de la fotografía.

No obstante, si queremos obtener más trazas de estrellas, y no queremos aumentar el ISO, podemos abrir el diafragma.

Si por el contrario, tal y como ocurre en la fotografía urbana, si queremos incluir a la luna en nuestras tomas, y queremos obtener al astro con forma estrellada, cerraremos el diafragma, un f/8 puede ser una buena configuración.

Además, si utilizamos la técnica de la hiperfocal, nos daremos cuenta que con valores muy elevados de diafragma, nos será muy complicado hallar la distancia de enfoque.

En los días de luna llena, muchos autores, nos aconsejan cerrar el diafragma, para obtener más estrellas, aunque sólo conseguiremos obtener las más brillantes, debido a la cantidad de luz reinante.

Tiempo de exposición

Este es el pilar base de la fotografía nocturna. Para la fotografía paisajística o urbana, los tiempos de exposición nos lo dará fundamentalmente la correcta exposición del cielo, o bien si queremos conseguir un efecto especial de las estrellas. Para el LightPainting, el tiempo no es tan importante, y generalmente, la fotografía tardará lo que tardemos nosotros en pintar. Dicho esto, se hace necesario que configuremos la cámara en modo BULB. Y con la ayuda de un cronómetro, disparemos la fotografía.

Balance de Blancos (WL)

Este es el más sorprendente de los parámetros que podemos configurar. Con el balance de blancos, o la temperatura de la imagen, conseguiremos obtener imágenes frías, o calientes. Decimos que son imágenes frías, cuando la tonalidad de la imagen tiende al azul, y caliente cuando esta tonalidad se va hacia el rojo.

Lo ideal es que nuestra cámara disponga de la posibilidad de configurar los Kelvin (así es como se mide la temperatura de color), siendo el valor más bajo frío y el más alto caliente.

Si nuestra cámara no dispone de selección de Kelvin, lo que sí que dispone es de unos modos preseleccionados, como el tubo fluorescente (fría) y el sol (caliente).

Una vez que hemos seleccionado la temperatura, tenemos que ser conscientes del tipo de luz artificial que vamos a emplear para iluminar.

Normalmente, emplearemos lo inverso a la temperatura de color seleccionada.

Si tenemos seleccionado temperatura caliente, utilizaremos luces frías, y si tenemos temperaturas frías, entonces utilizaremos luces calientes. Para conseguir contraste en las fotos.

El objetivo

Respecto al objetivo, normalmente, como hemos dicho ya, se utilizan objetivos angulares si vamos a fotografiar paisajes, o bien intentaremos utilizar objetivos con menor rango focal.

Quitaremos cualquier filtro UV que tengamos colocado en el objetivo para evitar destellos ocasionados por las diferentes fuentes de luz.

Pondremos el parasol. Fundamental. Para que si se nos cae la cámara, éste pueda proteger al objetivo.

¿Y cómo enfocamos? Hay dos formas. Una sería de manera manual o con el autoenfoque, para ello nos ayudaremos de alguna fuente de luz artificial para que el mecanismo de la cámara pueda realizar el enfoque por contraste. Hay muchos autores que se apoyan en los punteros láser. Muy útiles por llegar a distancias muy lejanas. Pero cuidado, porque si por accidente el haz de luz del láser incide en el sensor, seguramente lo estropearemos.

O utilizamos la técnica de la hiperfocal. Que no es otra cosa, y para no alargar la explicación, que enfocando un punto a una distancia dada por la focal y el diafragma, desde la mitad de esa distancia hasta el infinito está en foco.

Recuerda…

  • A menor ISO, más definición, más tiempo de exposición, menos ruido.
  • Utiliza diafragmas cerrados (f/número más alto).
  • Haz pruebas con diferentes configuraciones de Balance de Blancos.
  • Configura tu objetivo con la técnica de la hiperfocal, es muy efectiva.
  • Cuidado con el ruido, o bien activas las ayudas, o lo retocas en el ordenador.
  • Vigila la batería. En muchas cámaras, si se acaba la batería, la fotografía no se graba.

Tipos de Luz

Ya tenemos el material básico, ya sabemos cómo configurar la cámara. Y ahora vamos a introducirnos en el mundo de las luces para saber qué tipo de luz nos viene mejor para iluminar nuestra escena, y cómo jugar con la cámara. Para el Ligthpainting más artístico, veremos que la iluminación será más artesanal, mientras que para la escena paisajística, la base suelen ser productos más comerciales.

Flash vs Linterna

Iluminar con uno o con la otra es totalmente diferente, tal y como vamos a ver a continuación. Mientras que en el primero la temperatura de su luz será siempre la misma, en el caso de la linterna podemos comprarla con diferentes temperaturas (aunque siempre puedes contar con los geles)

  • Flash: Vamos a empezar por descartar el flash incorporado de la cámara. Fundamentalmente por la ubicación, y por su luz. Así pues lo primero será adquirir un flash externo.
  • Linternas: Dentro de las linternas, diferenciaremos dos grandes grupos, las azuladas o frías, como hemos dicho antes con el flash (como las led), y las amarillas o calientes. Tal y como pasa con el flash, si utilizamos una linterna de luz fría, aumentaremos la temperatura del balance de blancos, y si utilizamos una linterna cálida, nos iremos a un balance frío. La mejor virtud de las linternas, es que se puede controlar mucho mejor el haz de luz, ya que su foco suele ser más pequeño y manejable que el flash.
  • Geles: Gracias a los geles, podremos modificar la temperatura de color de las luces que utilicemos, además de poder colorear la luz que emitamos. Los geles no son otra cosa que unas tiras de plástico tintadas de ciertos colores. Y dependiendo de la densidad de los colores utilizados, modificarán nuestra luz.

Hasta ahora, hemos estado hablando de luces convencionales, pero si queremos entrar en el mundo del Lightpainting, deberemos recurrir a la imaginación. Realmente, cualquier fuente de luz nos puede valer. Desde los famosos cátodos, hasta hilos luminosos, o simplemente una linterna atada a una cuerda para hacer figuras en el aire.

Hay que recordar que mientras nuestra cámara está haciendo la foto, cualquier fuente de luz se quedará grabada en el sensor. Usa tu imaginación para dibujar en el aire.

La Luna y las Estrellas

La meteorología es uno de los factores claves es nuestras fotos y conocerla de antemano nos puede facilitar mucho la composición de nuestras fotografías. Las nubes, el estado de la Luna, y cosas como saber ubicar la estrella polar son fundamentales en este tipo de fotografías.

La Luna

Aparte de la idea romántica que pueda llegar tener este satélite natural, la verdad es que para nuestro objetivo la vamos a tratar como un simple foco de luz que varía su potencia dependiendo del estado en que se encuentra.

Hay dos puntos a tener en cuenta en relación a la luna: la fase lunar y la altura que tiene a la hora de fotografiar. La luna, en su fase creciente tiene forma de “D” y cuando decrece, tiene forma de “C”. Dependiendo de nuestro objetivo final, nos convendrá salir con una luna u otra.

Programas como Moonphase (para PC) nos dirá el estado de la Luna actual y a futuro.

Otro detalle a tener en cuenta es que la Luna se mueve en el cielo (aunque realmente es la Tierra quien lo hace), y si optamos por incluir la Luna en nuestra composición, tenerlo en cuenta para que no nos aparezca en movimiento en la fotografía

Utiliza tiempos cortos de exposición y recuerda que para sacar la luna estrellada es necesario cerrar el diafragma, por ejemplo un f/8.

Las estrellas

La inclusión de las estrellas en nuestras composiciones, nos va a dar un plus de nocturnidad a la escena. Hay que tener en cuenta que debido a la composición de las estrellas (gases), no todas ellas van a ser del mismo color, además de influir el balance de blancos que tengamos configurado en nuestra cámara.

Para obtener las estrellas fijas en la imagen, subiremos el ISO de nuestra cámara, y no expondremos mucho tiempo. Hay diversos cálculos basados en la focal utilizada. Un cálculo válido es dividir 500 por la focal elegida, y el resultado nos dará el tiempo de exposición máxima antes de reflejar estelas.

La estrella Polar

Está en el norte y forma parte de la constelación de la Osa Menor. Debido a la inclinación del eje de rotación de la Tierra, si incluimos la estrella Polar en nuestra composición, y hacemos una fotografía de unos 10 minutos como mínimo, veremos cómo tenemos la típica foto circumpolar.

Es un efecto muy utilizado en la fotografía nocturna, ya que parece como si las estrellas giraran alrededor de un punto fijo (la estrella Polar). A mayor tiempo, las trazas de las estrellas serán más largas y el efecto será mucho más impactante.Recuerda que la circumpolar debe tratarse como un elemento más en la composición, y como tal, podemos ocultar el inicio, poner la estrella Polar en el centro, en un lateral. Las posibilidades son infinitas. El mejor momento para realizar este tipo de fotografías es cuando la luna no está en su fase más completa, para evitar la contaminación de su luz, y así poder obtener más trazas de estrellas.

La Vía Láctea

Si lo que pretendemos es fotografiar la Vía Láctea deberemos subir el ISO desde los 1600 en adelante y que no haya Luna o muy poca. Otra de las cosas interesantes a tener en cuenta es que, a medida que nos separemos de la estrella Polar, las trazas de las estrellas serán más largas y se irán haciendo cada vez menos curvadas y más rectas, hasta llegar al este o al oeste (Ecuador celeste).

Para los teléfonos móviles, Google tiene una herramienta maravillosa: el Google Sky. Con este programa podremos localizar de manera fácil y muy precisa todas las constelaciones, incluida la estrella Polar. Es gratuito.

Las Nubes y el Viento

Otro elemento que podemos incluir en nuestras fotografías son las nubes. Pero no nos vale cualquier nube. Si tenemos una noche encapotada, no nos va a aportar mucho, e incluso nos puede arruinar la sesión. Pero si se trata de nubes ligeras, nubes en movimiento que alternan con claros, podemos realizar largas exposiciones y obtener unos efectos muy impactantes en nuestras imágenes.

Aquí es importante también la buena composición de las nubes, ya que nos pueden ayudar a aportar desde dramatismo a la escena, por ejemplo aumentando la temperatura de color, o bien para centrar la atención en un elemento de la escena (haciendo de guía). La experiencia te dirá cuánto deberás exponer para conseguir efectos diferentes con las mismas nubes.

Contaminación Lumínica

Y esto sí que nos puede arruinar más de una fotografía. De día no podemos ver si las luces residuales de un pueblo o de otro se pueden colar en nuestra imagen. Hasta que no llega la noche, no sabremos cómo puede influir en nuestra toma.


Más información en:

Califica esta entrada

Etiquetas:


Comentarios (1)

  • Javier

    |

    La fotografía nocturna es difícil pero sin duda es muy buen recurso para jugar con este tipo de formas que realizan las estrellas con el movimiento de la cámara creando halos de luz. Sin duda un largo tiempo de exposición en estas fotografías es esencial para que se proyecten esta serie de imágenes tan espectaculares. Gracias

    Responder

Deja un comentario

Cuanto es 16 + 11 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos