¿La solución a los problemas de erección, la Patilla (Sandía)?

Publicado en Curiosidades, Noticias,


Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0

Al parecer la solución a los problemas de erección en el hombre no están en la farmacia, sino en la verdulería. Después de leer esta nota, vas a entender por qué algunas personas comen sandía con tanta fruición. Es que un estudio acaba de revelar que esta fruta jugosa y rosada podría tener efectos similares a los del Viagra, el fármaco que hace magia con el amigo de Hugh Hefner, entre otros incondicionales de la pildorita.

De hecho, hasta podría aumentar la libido. Así lo demostró la investigación científica de la Universidad de Texas, en Estados Unidos. Según el estudio, la sandía contiene citrulina, una sustancia capaz de relajar los vasos sanguíneos y mejorar “la producción de óxido nítrico, justamente el mismo efecto que tiene el viagra para tratar la disfunción eréctil y quizás prevenirla”.

Tales propiedades fueron argumentadas tras comentar que la sandia era rica en citrulina, un precursor de la arginina (la citrulina es convertida en arginina por nuestro cuerpo) . La arginina (o arginina aspartato) es conocida por relajar las venas y favorecer el flujo sanguíneo, tal como el viagra técnicamente funcionaría.

La ar­gi­ni­na, di­cen los au­to­res, es un ami­no­á­ci­do que tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios en el co­ra­zón y el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y ayu­da a man­te­ner un buen sis­te­ma in­mu­ne.

En el mismo reporte de Foodconsumer.org recomienda que en lugar de comer corteza de sandía, se deba incluir en la dieta para el mismo fin arginina (alimentos altos en contenido de arginina: nueces, granola, avena) y de ser posible incluir también omega 3 y vitamina C . Dejar al viagra como último recurso y apoyar al cuerpo con estos nutrientes en la relajación las venas y mejorar la circulación.

El único problema es que la citrulina se encuentra en mayor concentración en la corteza de la sandía. Los científicos investigan la posibilidad de producir nuevas variedades de la fruta con mayores concentraciones de citrulina en la pulpa.

En­tre más es­tu­dia­mos a la san­día -afir­ma el doc­tor Bhi­mu Pa­til, quien di­ri­gió la in­ves­ti­ga­ción- más nos da­mos cuen­ta de la ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de es­ta fru­ta co­mo po­ten­cia­dor na­tu­ral pa­ra el or­ga­nis­mo hu­ma­no“. “Siem­pre he­mos sa­bi­do que la san­día es bue­na pa­ra la sa­lud, pe­ro con ca­da es­tu­dio au­men­ta la lis­ta de sus im­por­tan­tes be­ne­fi­cios“, se­ña­la el cien­tí­fi­co.

A di­fe­ren­cia de las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, los fi­to­nu­trien­tes – com­pues­tos que ocu­rren de for­ma na­tu­ral en fru­tas y ve­ge­ta­les y que son ca­pa­ces de re­ac­cio­nar con el or­ga­nis­mo hu­ma­no y de­sen­ca­de­nar be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud – son com­pues­tos que no tie­nen va­lor nu­tri­cio­nal, pe­ro sí tie­nen efec­tos po­si­ti­vos en la sa­lud.

Es­tu­dios re­cien­tes han de­mos­tra­do que los fi­to­nu­trien­tes ac­tú­an igual que los an­tio­xi­dan­tes y uno de sus be­ne­fi­cios, cre­en los cien­tí­fi­cos, po­dría ser el re­tra­so del en­ve­je­ci­mien­to.

Y aun­que qui­zás no sea tan es­pe­cí­fi­ca co­mo el via­gra (que es­tá di­ri­gi­da ha­cia la in­duc­ción de erec­cio­nes del pe­ne), la san­día o patilla pue­de ser una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra re­la­jar los va­sos san­guí­ne­os sin efec­tos se­cun­da­rios, di­cen los au­to­res.

Ade­más, la pro­duc­ción adi­cio­nal de óxi­do ní­tri­co aso­cia­da a la ar­gi­ni­na que se cree ayu­da a me­jo­rar el flu­jo san­guí­neo, po­dría a su vez ayu­dar a tra­tar la an­gi­na, la hi­per­ten­sión y otros pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res.

Con­su­mir san­día, ade­más, no só­lo ser­vi­rá pa­ra me­jo­rar su vi­da amo­ro­sa.

Se­gún otro es­tu­dio que es­tá sien­do lle­va­do a ca­bo por in­ves­ti­ga­do­res del De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos, cier­tas va­rie­da­des de san­día tie­nen más li­co­pe­no -otro fi­to­nu­trien­te- que el to­ma­te, que has­ta aho­ra ha­bía si­do el “rey del li­co­pe­no”.

El li­co­pe­no es el pig­men­to que apor­ta el co­lor ro­jo a la san­día, al to­ma­te y a otros ve­ge­ta­les.

Es­te com­pues­to po­see pro­pie­da­des an­tio­xi­dan­tes y se cree que ac­túa pro­te­gien­do a las cé­lu­las hu­ma­nas del es­trés oxi­da­ti­vo, uno de los res­pon­sa­bles de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, cán­cer y en­ve­je­ci­mien­to.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, ca­si 92% de la san­día es agua, pe­ro el res­tan­te 8% es ri­co en li­co­pe­no.

Así que, a comer Patilla!

¿La solución a los problemas de erección, la Patilla (Sandía)?
3.83 (76.67%) 6 votos


Comentarios (1)

  • Yudis solano

    |

    Wao a comer patilla. La naturalezsa nos brinda todo. Aprendamos mas de ella

    Responder

Deja un comentario

Cuanto es 22 + 9 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos