Historia secreta: la Segunda Guerra Mundial

Publicado en Misterios y Complots,


Tweet about this on TwitterShare on Google+27Share on Facebook0Share on LinkedIn0

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto militar global que se desarrolló oficialmente entre 1939 y 1945. En este conflicto se vieron implicadas la mayor parte de las naciones del mundo, incluidas todas las grandes potencias, mediante la creación de dos alianzas militares opuestas: los Aliados (Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Francia, Estados Unidos y la Unión Soviética) y las Potencias del Eje (Alemania, Imperio de Japón y el Reino de Italia).

Introducción: Antecedentes de la segunda guerra mundial

Para poder entender las causas de la segunda guerra mundial, primero debemos estudiar las consecuencias de la primera guerra mundial. Recordemos que al final de la primera guerra los aliados culparon a Alemania y obligaron al país a aceptar la culpa y pagar una indemnización por daños de guerra.

El 29 de junio de 1914 el servio (radical) Gavrilo Prinicip asesinó al archiduque austriaco Franz Ferdinand (heredero a la corona de Austria-Hungría) en Sarajevo. Un mes después, el 28 de julio, Austria le declara la guerra a Serbia, dando inicio así a la primera guerra mundial.

Hay que entender que la primera y la segunda guerra mundial son un mismo conflicto dividido en dos etapas, que gran parte de sus causas fueran las mismas en ambos conflictos. Quizás el más relevante de los antecedentes o en donde se resume el final de un conflicto y el inicio de otro sea el Tratado de Versalles; firmado el 28 de junio de 1919, entraría en vigor el 10 de enero de 1920. De las muchas disposiciones del tratado, una de las más importantes y controvertidas estipulaba que Alemania y sus aliados aceptasen toda la responsabilidad moral y material de haber causado la primera guerra mundial y, bajo los términos de los artículos 231-248, deberían desarmarse (máximo 100.000 soldados, sin submarinos, aviones o buques de guerra), realizar importantes concesiones territoriales a los vencedores y pagar exorbitantes indemnizaciones económicas a los Estados victoriosos. Sin lugar a dudas, este fue toda una “joya” de documento que desmembró a Alemania. Posteriormente Hitler (ya en el poder) cambiaría las políticas de Alemania para evitar que se continuara cumpliendo con el tratado; aún así, Alemania liquidó totalmente las “reparaciones de guerra” el 3 de octubre de 2010.

Declaración de guerra

A parte de esto, el tratado estipulaba que se le dieran al El Reino Unido la mayor parte de las colonias alemanas en África y Oceanía. Francia por su parte, recibió como pago una gran indemnización económica y la recuperación de Alsacia y Lorena. La URSS (formada en 1922 por los bolcheviques de Lenin y Trotsky) que había perdido parte de su territorio a causa de la guerra civil, pasaría a reclamar a Estonia, Letonia, Lituania y Polonia; estas habían surgido como naciones a partir de una mezcla de territorios soviéticos y alemanes tras el tratado de Versalles.

El tratado de Versalles tuvo amplio rechazo en Alemania, la economía alemana se veía sometida a pagos y servidumbres a los Aliados considerados abusivos, y el Estado carecía de fuerzas de defensa frente a amenazas externas, sobre todo por parte de la URSS. Surgió así un gran rencor a nivel social contra los Aliados, sus tratados y cualquier idea que pudiera surgir de ellos.

Cuando la mente de un pueblo llega a su tensión máxima, basta hasta el más insignificante incidente para producir el estallido

Documental: La segunda guerra mundial (historia “tradicional”)

Con la gran recesión que vivió el mundo entre los años 20 y 30, creando mucho desempleo en Alemania y la caída del nivel de vida de la clase media, y frente a toda esta pugna y revuelta social, en una Alemania “derrotada” y pisoteada, surgiría el nazismo como gran aglutinador a finales de los años 20 e inicios de los 30. Sobre esa ola de descontento y rencor, el Partido Nazi, liderado por Adolf Hitler se presentó como el elemento necesario para devolver la paz, la fuerza y el progreso a la nación. Para ese entonces, era necesaria la remilitarización para librarse del yugo opresor de las antiguas potencias Aliadas y de las injerencias extranjeras, tanto comunistas como judías, y así recuperar los territorios que fueron suyos. Todas estas ideas serían plasmadas en la obra escrita por Hitler  Mein Kampf (Mi lucha).

Como otros antecedentes que sirvieron para desatar el conflicto, Italia no recibió suficientes concesiones territoriales para compensar el coste de la guerra ni para cubrir sus ambiciones, en virtud del tratado de Versalles. A parte de esto, en Italia reinaba la miseria que hacia crecer el descontento popular. Recordemos que Mussolini mantenía una dictadura fascista, nacionalista y anticomunista desde la primera guerra mundial

Por su parte Japón también se vio frustrado ya que esperaba recibir mayores posesiones en Asia Oriental. No adoptaría un régimen fascista de forma directa ni oficial, pero la posición influyente de las fuerzas armadas en el gobierno les permitió imponer un totalitarismo de características similares.

Fue para 1932 que en Alemania que se dan las octavas elecciones federales, en las que el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) logra la victoria y Hitler es nombrado canciller.

Discurso de Adolf Hitler

A pesar de ser declarado Canciller de Alemania, Hitler no tenía el control total Militar de Alemania, esto fue originado principalmente después del incendio del parlamento Alemán (Reichstag) en 1933 cuando se le otorgó poder absoluto; hasta la fecha se cree que esta pudo haber sido una “operación de bandera falsa” en donde el Gobierno alegó que había sido la señal de un esfuerzo comunista de derrocar al Estado. Hitler proclamó el estado de emergencia en un decreto que suspendía los derechos civiles constitucionales y permitía a Hitler decretar más legislación sin la confirmación parlamentaria. A partir de aquí tendría más poder y gobernaría junto al Partido Nacional del Pueblo Alemán.

La Verdad es lo Primero que Muere en la Guerra” W.Churchill

La Segunda Guerra mundial fue la mayor guerra de la Historia conocida, con más de 100 millones de militares movilizados y un estado de «guerra total» en que los grandes contendientes destinaron toda su capacidad económica, militar y científica al servicio del esfuerzo de guerra, borrando la distinción entre recursos civiles y militares. Marcada por hechos de enorme significación que incluyeron la muerte masiva de civiles, el llamado “Holocausto” y el uso por primera y última vez (como veremos esto no es del todo cierto) de armas nucleares en un conflicto militar; la Segunda Guerra Mundial fue el más mortífero conflicto en la historia de la humanidad, con un resultado final de entre 50 y 70 millones de víctimas.

Las causas de la Segunda Guerra Mundial más inmediatas al estallido de la misma son, por una parte, la invasión a Polonia por parte de los alemanes, este conflicto ya se hacía inevitable. Polonia, Estado eslavo, constituía una traba para la expansión hacia el este. Desde 1919, Alemania intentaba formular reclamación de índole fronteriza a costa de Polonia, país que comprendía una minoría germana. Además, la cuestión de Dantzig y el corredor polaco venían produciendo grandes fricciones entre Varsovia y Berlín. En 1919 Dantzig se convirtió en un estado libre bajo control de la Sociedad de Naciones, pero Alemania lo reivindicaba por estimar que su población era casi exclusivamente de lengua Alemana.

Por la otra parte, los ataques japoneses contra China (Mukden actual Shenyang) en 1931 y el conflicto de Manchuria con la URSS. Posteriormente entrarían en escena los ataques de Japón a los Estados Unidos de América y las colonias británicas y neerlandesas en Asia. La Guerra estalló después de que estas acciones agresivas recibieran como respuesta una declaración de guerra, una resistencia armada o ambas por parte de los países agredidos y aquellos con los que mantenían tratados. En un primer momento, los países aliados estaban formados tan sólo por Polonia, Gran Bretaña y Francia, mientras que las fuerzas del Eje consistían únicamente en Alemania e Italia, unidas en una alianza mediante el Pacto de Acero, que fue firmado en 1939 entre Hitler y Mussolini. Este fue un temible pacto de alianza ofensiva, con la cual Alemania e Italia se comprometieron a prestarse ayuda militar en caso de guerra, lo que se convertiría entonces en el objetivo primordial del nacionalismo.

Movimientos en el escenario bélico

A medida que la guerra progresó, los países que iban entrando en la misma (al ser de forma voluntaria, o al ser atacados) se alinearon en uno de los dos bandos, dependiendo de su propia situación. Ese fue el caso de los Estados Unidos y la URSS, atacados respectivamente por Japón y Alemania. Algunos países, como Hungría, cambiaron su alineamiento en las fases finales de la guerra.

Estados Unidos no entraría en guerra sino hasta el año 1941, cuando es atacado Pearl Harbor en una operación que para algunos es conocida como otra “operación de bandera falsa“, que le dio a los Norteamericanos la “excusa” para entrar a la Guerra.

Es un lujo de ociosidad volver la mirada al pasado sin el empeño de obtener luces para el presente

El estado alemán debía estar organizado en base a un principio aristocrático, en donde la autoridad estaría en su líder, y en éste el pueblo depositaría su confianza. De ahí que Hitler utilizara el título de Führer (líder) en el régimen que logró instaurar. También es necesario mencionar que el Führer creía necesaria la conquista de territorios en Europa para el porvenir de Alemania. Hitler inició su propia campaña expansionista con anexión de Austria en marzo de 1938, para lograrlo no hubo ningún impedimento: Italia lo apoyó, y los británicos y franceses, intimidados por el rearme de Alemania, aceptaron que Hitler alegara que la situación de Austria concernía a la política interior alemana.

La designación de “Tercer Reich” fue acuñada en 1922 por el escritor e intelectual nacionalista völkisch y conservador romántico Arthur Moeller van den Bruck. En su publicación Das Dritte Reich (El Tercer Reich), Moeller vislumbraba el surgimiento de un imperio germano antimarxista y antiliberal en el cual todas las divisiones de clases sociales se reconciliarían en la unidad nacional bajo un carismático “Führer” (líder). El “Tercer Reich” de Moeller se refería a dos imperios germanos anteriores: El imperio franco medieval de Carlomagno y el imperio germano bajo la dinastía prusiana de Hohenzollern (1871-1918).

Pues bien, se acepta de manera general que el conflicto comenzó el 1 de septiembre de 1939, con la invasión de Alemania a Polonia y la consiguiente declaración de guerra de Francia y la mayor parte de los países del Imperio Británico y la Commonwealth al Tercer Reich. La Alemania nazi pretendía crear un gran imperio en Europa. Lo curioso del inicio de la guerra, es que Alemania no fue la primera en declarar la guerra, de acuerdo a varios autores, cuando se “invadió” a Polonia, fue más un recibimiento por parte de la población, se dice que los enfrentamiento militares se llevaron a cabo entre Alemanes y Soviéticos. Fue posteriormente Francia (quien apoyaba a Polonia) la que en principio haría la declaración de guerra y a esta le siguieron los países del Imperio Británico.

Desde finales de 1939 hasta inicios de 1941, merced a una serie de fulgurantes campañas militares y la firma de tratados, Alemania conquistó o sometió gran parte de la Europa continental. En base a acuerdos entre los Nazis y los soviéticos, la nominalmente “neutral” Unión Soviética ocupó o anexionó territorios de sus seis naciones vecinas en Europa. El Reino Unido y la Commonwealth se mantuvieron como la única gran fuerza capaz de combatir contra las Potencias del Eje en el Norte de África y en una extensa guerra naval.

En junio de 1941 las potencias europeas del Eje comenzaron una invasión de la Unión Soviética, dando así inicio al más extenso teatro de guerra terrestre de la Historia, donde desde ese momento se empleó la mayor parte del poder militar del Eje. En diciembre de 1941 el Imperio del Japón, que había estado en guerra con China desde 1937 y pretendía dominar una parte de Asia, atacó a los Estados Unidos y a las posesiones europeas en el Océano Pacífico, conquistando rápidamente gran parte de la región.

El avance del Eje fue detenido en 1942 tras la derrota de Japón en varias batallas navales y de las tropas europeas del Eje en el Norte de África y en la decisiva batalla de Stalingrado. En 1943, como consecuencia de los diversos reveses de los alemanes en Europa del Este, la invasión aliada de la Italia Fascista y las victorias de los Estados Unidos en el Pacífico, el Eje perdió la iniciativa y tuvo que emprender la retirada estratégica en todos los frentes. En 1944 los aliados occidentales invadieron Francia, al mismo tiempo que la Unión Soviética recuperó las pérdidas territoriales e invadía Alemania y sus aliados.

La guerra en Europa terminó con la captura de Berlín por tropas soviéticas y polacas y la consiguiente rendición incondicional alemana el 8 de mayo de 1945.

La Armada Imperial Japonesa resultó derrotada por los Estados Unidos y la invasión del Archipiélago japonés se hizo inminente. Tras el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki por parte de los Estados Unidos, la guerra en Asia terminó el 15 de agosto de 1945 cuando Japón aceptó la rendición incondicional.

La guerra acabó con una victoria total de los Aliados sobre el Eje en 1945. La Segunda Guerra Mundial alteró las relaciones políticas y la estructura social del mundo. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue creada tras la conflagración para fomentar la cooperación internacional y prevenir futuros conflictos.

Documental: ¿La guerra de Hitler? (historia “no tradicional”)

En éste artículo daremos más importancia a la historia detrás de la historia, no ahondaremos en lo que todos conocemos, de aquello que se puede encontrar en infinidad de documentos y libros a lo largo del planeta; se intentará dar más relevancia a aquellos temas de la segunda guerra mundial que son poco conocidos. Hasta aquí solo se quería dar un breve resumen de los hechos más conocidos.

La Historia la escriben los vencedores

Hitler, los Nazis y las Sociedades secretas

Se ha apuntado, con fundamento, que el doctor Walter C. Langer, un psicólogo al servicio, simultáneamente, del Tercer Reich y la OSS estadounidense (organización precursora de la CIA), comunicó la existencia de un informe secreto policial anterior a la guerra en el que se decía que el padre de Hitler era hijo ilegítimo de Maria Anna Schicklgruber, cocinera al servicio del barón Solomón Rothschild en Viena. Al conocer su embarazo, en 1837, abandonó Viena dando a luz a Alois, el nombre registrado para el padre de Hitler, Alois Schicklgruber. La historia más comentada es que Alois era fruto de una relación entre la Anna y el hijo de un judío Frankerberger – con  titulo de barón vienense perteneciente a la familia Otteristein. Sin embargo, al parecer los Rothschild jugaron un papel importante. Para más información de la familia Rothschild, te invitamos a leer nuestro artículo La dinastía Rothschild y el nuevo orden mundial.

Al parecer, cinco años después se casaría con un panadero de nombre Johann Georg Hiedler. Sin embargo, Alois conservó el apellido de su madre, Schicklgruber, casi hasta los cuarenta años, momento en que su tío Johann le ofreció legitimar su apellido. A merced de la escritura ilegible del párroco encargado del registro de nacimientos, Hiedler, se convirtió, intencionadamente o no, en Hitler.

Ya sabemos por investigaciones MÁS que documentadas por el experto Peter Martland, historiador de la Universidad de Cambridge,  que Mussolini fue contratado por los servicios secretos británicos MI5 en 1917 para realizar tareas de espionaje en su país. Mussolini recibía unas 100 libras esterlinas por semana del Gobierno británico (unos 6500 euros actuales), para que escribiera propaganda pro-guerra en el periódico Il Popolo d’Italia. Si Mussolini (espía entrenado por el MI5), que era aliado de Hitler, y éste tuvo relación con los Rothschild desde que era niño…¿realmente quien era Hitler?

Es posible que Hitler descubriera sus antecedentes judíos y su relación con los Rothschild, restableciendo el contacto con la «familia». Esto explica el enorme apoyo económico que recibió de la banca internacional vinculada a la familia Rothschild durante su ascenso al poder, aunque parece un escenario bastante difícil, ya que es muy conocido el rechazo de Hitler hacia los judíos.

En todo este entramado lleno de intrigas comienzan a aparecer una serie de “pactos” entre personajes de ambos bandos, que según se van vislumbrando, se podría decir que luego se abre la puerta a las traiciones y esto trae como consecuencia la inevitable y sangrienta guerra que se dio, en donde las “víctimas” pudieron haber jugado un doble papel.

Quien conoce la Verdad y no la difunde es un miserable

Es notorio que algunos autores en Francia han investigado la relación del nacionalsocialismo alemán con las sociedades secretas y las organizaciones iniciáticas. La motivación para ello ha sido el supuesto trasfondo ocultista del movimiento hitleriano. Esta tesis fue propuesta primeramente en el bien conocido y muy exitoso libro El amanecer de los magos, (“El Retorno de los Brujos”) donde el nacionalsocialismo es definido como la unión del “pensamiento mágico” con la tecnología.

Pero mucho más importante para el “trasfondo oculto” del nacionalsocialismo es el papel de la Sociedad Thule. Las cosas son más complejas aquí. Esta sociedad surgió a partir de la Orden Germánica fundada en 1912 y dirigida por Rudolf von Sebottendorf, quien había estado en Oriente y publicó un extraño folleto titulado La práctica de la antigua francmasonería turca. Las prácticas descritas en él involucraban la repetición de sílabas, gestos y pasos, cuya meta era la transformación iniciática del hombre, tal como la alquimia también mencionada. No es claro con qué organización masónica turca estuvo en contacto Sebottendorf, tampoco si él mismo practicó tales cuestiones o simplemente las describió.

Se dice que la Sociedad Thule se dedicaba a las cosas materiales, políticas, sociales y económicas y la Sociedad Vril a los temas del “más allá”.

La sociedad Vril es una sociedad pseudocientífica y esotérica surgida durante el período de la Alemania nazi. Gran parte de sus actividades han sido objeto de numerosas especulaciones, incluyendo la propia existencia de la sociedad. Vril es una sustancia nombrada en la novela de ciencia-ficción The Coming Race, del autor Edward Bulwer-Lytton. Varios lectores teosofistas creyeron que era un relato verídico sobre la existencia de una raza superior que habitaba en las profundidades de la Tierra y que utilizaba una energía llamada “Vril”

El alemán Karl Haushofer, fundó en 1919, una sociedad secreta a la que se le denominó “Los Hermanos de la Luz” y que años después se convirtió en la Sociedad Vril. Integrada a su vez, con iniciados de la orden “Los Maestros de la Piedra Negra” (DHVSS), procedente de la organización germánica de 1917, así como gente de Los Caballeros Negros del Sol Negro, élite de la Sociedad Thule y de SS. Alemania fue, y tal vez lo sea todavía, cuna de organizaciones secretas que se dedicaban a planificar estrategias para tomar el poder.

Según los registros históricos de las sociedades secretas en Alemania, esta organización creía ciegamente en el continente “hiperbóreo” que, presumían sus miembros, habría estado situado en el Mar del Norte y habría desaparecido en las aguas con ocasión de una era glacial. En la mitología griega, Hiperbórea (Hyper Boreas, «más allá del norte») era una región situada en las tierras septentrionales aún desconocidas, al norte de Tracia. Su nombre deriva precisamente de que se creía que el dios-viento Bóreas habitaba en Tracia, y los hiperbóreos, sus hijos, lo harían más al norte de este reino, en el país de Hiperbórea. Se supone que sus habitantes habían venido hacía mucho tiempo del sistema solar de Aldebarán, que es el astro principal y más brillante de la constelación de Tauro, y que medían cerca de cuatro metros de alto, tenían la piel blanca y eran rubios con los ojos azules. No conocían las guerras y eran vegetarianos (Hitler también lo era). Según los supuestos textos de Thule, los hiperbóreos tenían una tecnología muy avanzada, y habrían utilizado los Vril, naves voladoras, que conocemos hoy en día con el nombre de Ovnis.

Mapa de Abraham Ortelius, Ámsterdam 1597: en la esquina superior derecha dice Hyper Borei y muestra un continente que ocupa toda el área polar

La sociedad Ahnenerbe (Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana) se habría dedicado a estudiar este tema y otros relacionados como las ciudades subterráneas. Sin lugar a dudas estos tipos se tomaron muy en serio este asunto. Esta entidad fue constituía en 1935 a través del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán,  sus actividades fueron inicialmente la antropología y la arqueología con el objetivo de demostrar las teorías de la superioridad racial de la raza aria. Entre sus expediciones arqueológicas, etnológicas y antropológicas, se pueden mencionar a países del Himalaya, Brasil y otros países sudamericanos.

Entre los posibles experimentos a humanos (criminales condenados) llevados a cabo por la sociedad Ahnenerbe en los campos de concentración de Dachau y Struthof-Natzweiler podemos mencionar: resistencia a la altitud, resistencia a la congelación, Infección de heridas con gas mostaza, Inoculación de Tifus, etc.

Thule, había sido la capital del primer continente colonizado por los arios, este se llamaba Hiperbórea y habría sido más antiguo que Lemuria y la Atlántida (ver artículo Atlántida y Lemuria). Existe en Escandinava una leyenda con respecto a “Última Thule” un país maravilloso en el Gran Norte donde el sol no se pone jamás, y donde vivirían los ancestros de la raza aria. Cuando el continente hiperbóreo empezó a sumergirse sus habitantes empezaron a perforar gigantescos túneles en la corteza terrestre con grandes máquinas, estableciéndose bajo la región del Himalaya. Este reino subterráneo recibía el nombre de Agartha o Agarthi, y su capital se denominaba Shambhala.

En 1938–1939 fue enviada una expedición nazi al Tíbet al mando de Ernst Schäfer, acompañado por cinco sabios alemanes y veinte miembros del la SS. Hilscher, jefe del departamento de esoterismo de la Ahnenerbe, era el propulsor. La misión consistía en entablar lazos con los misteriosos habitantes de la cavernas, pertenecientes al pueblo de Agartha. Por esos tiempos Alemania experimentaba una conversión budista muy importante, en especial en el ámbito partidario. Un pensamiento que también alentó este viaje fue el recuperar la vieja tradición espiritual emparentada con el paganismo (creencia en varios dioses) y la práctica del ocultismo templario, que se decía aún pervivía en aquellas regiones del Asia septentrional.

Los persas denominaron a ese reino subterráneo “Aria” o “Arianne”, el país de origen de los arios. Karl Haushofer (notable investigador de ciencias ocultas) afirmaba que Thule era, de hecho, la Atlántida, y que contrariamente a todos los otros investigadores del Tibet y de la India, decía que los sobrevivientes de Thule-Atlántida se habían dividido en dos grupos, uno bueno y uno malo. Los buenos, que debido a su oráculo tomaron el nombre de Agarthi, se habrían instalado en la región del Himalaya; los malos, que según Haushofer se denominaban los Shambhalla, y que querían reducir a los seres humanos a la esclavitud, se habrían dirigido a Occidente.

La Sociedad Thule se dividió, más tarde, en dos ramas, la rama esotérica de la cual formaba parte Rudolf Steiner, y la rama exotérica de la cual Hitler tomó la dirección. Algunos autores afirman que los exotéricos habían mantenido debates judiciales y condenado a muerte a seres humanos. Algunas de las doctrinas capitales que marcaron fuertemente la Sociedad Thule fueron la religión germano-aria Wihinai, elaborada por el filósofo Guido von List (importante personaje en el resurgimiento del neopaganismo germánico), la glaciología del mundo de Hans Horbiger y el cristianismo original de los adeptos de Marcion, que se opuso al Antiguo Testamento. En cualquier caso el círculo más íntimo se había aliado contra los judíos del mundo entero y contra las francmasonerías y sus logias. La insignia de Thule habría sido la esvástica con los brazos girados a la izquierda, heredada de las creencias de los lamas tibetanos y del Dalai ­lama en persona.

De acuerdo a los registros de esta Sociedad Secreta, en diciembre de 1919, fue alquilada una casa en Ramsau, cerca de Berchtesgaden, donde se reunieron algunos miembros de las Sociedades Thule, DHVSS y Vril. Entre ellos los médiums Maria Orsitsch y Sigrun. Maria había captado informaciones en una forma de escritura secreta de los templarios (un idioma totalmente desconocido para ella) con precisiones técnicas sobre cómo construir una nave voladora. Estos mensajes telepáticos habían sido transmitidos según consta en los escritos de la Sociedad Vril, desde el sistema solar de Aldebarán. Hay que recordar que los Templarios también tienen su halo de misterio, esa sociedad, así como los nazis, buscaron por extensos territorios una gran cantidad de tesoros y extraños artefactos y también se opusieron con mucha firmeza a la iglesia.

También se tiene memoria escrita de los mensajes que durante años fueron recibidos por los telépatas de la Sociedad Vril, y que constituyeron el fundamento de las acciones que esta última emprendería. Material fotográfico bien documentado demuestra que desde hacía muchos años, había contactos personales con seres muy hermosos de raza “aria”, rubios de ojos azules, que hablaban el alemán corriente u otro idioma con acento alemán; estas pruebas existen en EEUU, e incluso en gran número.

Sea verdad o no, las voces del más allá recibidas por las telépatas, las fotografías que probaban o prueban dichos contactos, y la presencia de los personajes arios, contribuyeron para formar la ideología nacionalista nazi cuyo escogido para tal misión fue Adolfo Hitller, quien era uno de sus más asiduos miembros.

El negocio de la Guerra

Durante el tiempo en que se apoyaba a Hitler, desde muchas instituciones norteamericanas, europeas y sobretodo alemanas, la Standard Oil (Rockefeller) organizaba el entrenamiento militar para el ejército americano con el objetivo de tumbar a Hitler, y a su vez producía en Alemania vehículos militares para los nazis. Ford y Opel (filial de la General Motors, que es controlada por J. P. Morgan) eran los dos mayores fabricantes de coches en la Alemania de Hitler.

Es interesante notar, y si se me permite la expresión, estos grandes Hijos de Puta están en todas partes de la historia, hablo de los Rockefeller, J. P. Morgan y los Rothschild; y después me dicen conspiranóico!

…en 1946 la Fundación Rockefeller donó 139.000 US$ para que se presentase al público una versión oficial de la Segunda Guerra Mundial que camuflase el apoyo de los banqueros americanos a la edificación del régimen nazi, y que mantuviese también silenciada la ideología mística y oculta de ese régimen.” Así han funcionado estas logias durante muchos siglos, desde la clandestinidad, desde la incertidumbre, y todo con el único fin de lograr la hegemonía del poder mundial en todos los ámbitos posibles.

Tomado del libro titulado “Las Sociedades Secretas y su poder en el siglo XX”, de Jan Van Helsig.

Por nombrar algunas de las grandes compañías que trabajaron y se beneficiaron de los Nazis tenemos:

  • Hugo Boss (diseñando los uniformes)
  • Volkswagen (con el famoso “escarabajo”)
  • IBM (con tarjetas perforadas que sistematizó el exterminio)
  • Chase Bank (les lograron conseguir 20 millones de dólares en fondos)
  • Ford (su fundador, Henry Ford, apoyó mediante artículos y moviendo opinión)
  • Kodak (fabricaron instrumentos militares)
  • Coca-Cola (creó un sabor especial a petición del gobierno Nazi: la Fanta)
  • Nestlé (utilizaba mano de obra esclavizada – judía, obviamente)
  • BMW (igual que el anterior)
  • General Electric (mediante jugadas sucias, aumentó el valor de los insumos militares necesarios para atacar a los nazis)

También se debe destacar a Prescott Bush abuelo de George W. Bush (miembros también de Skull & Bones) y su abuelo materno George Herbert WalkerAllen Dulles (abogado de Prescott Bush y miembro de la comisión Warren, si aquella que manejó el caso de investigación de la muerte de John Fitzgerald Kennedy), considerado el cerebro de la operación Paperclip como Jefe de la OSS (Office of Strategic Service) en Berna, Suiza, y posteriormente director de la CIA). Todos ellos  dieron apoyo de alguna manera a Adolph Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

Walker era presidente de Union Banking Corporation, una firma que comerciaba con Alemania y que ayudó a los empresarios alemanes a consolidar el poder político de Hitler. Finalmente, la Union Banking se convirtió en una máquina de blanquear dinero.

Por su parte, Prescott Bush era miembro del Consejo de Union Banking, cuyas acciones fueron embargadas como consecuencia de una investigación que el Congreso realizó sobre Bush y Walker, según la Ley de Comercio con el Enemigo. El Gobierno declaró que una buena parte del imperio Prescoft había beneficiado a la Alemania nazi y contribuido a sus esfuerzos bélicos…no entiendo como alguien como Bush (padre e hijo) llegaron a ser presidentes….y me siguen diciendo conspiranóico!

Dale un arma a un hombre y podrá robar un banco. Dale un banco a un hombre y podrá robarle a todo el mundo

En mi investigación me topé con otro Bush (parecen ser todos de la misma calaña), se trata de Vannevar Bush, aunque busqué en la Internet alguna relación con la archi-conocida familia Bush no encontré ninguna relación. Lo más cerca que están relacionadas las 2 líneas familiares me lleva hasta Rhode Island. La diferencia notoria aquí es la larga tradición política, banquera y petroléra que han tenido los Prescott-George-Walker-Bush, a diferencia de Vannevar Bush quien fue Ingeniero y científico. Lo que me llamó la atención de este personaje es que está ligado al proyecto Manhattan (desarrollo de la bomba atómica) y al famoso grupo Majestic 12 (grupo creado en el 47 por el presidente Truman para investigación OVNI). Curiosa mezcla esta: Tecnología atómica-alemana junto a investigación extraterrestre.

Continuando…la posibilidad de que sangre de la familia Rothschild corriera por las venas de Hitler pudo haberle franqueado las puertas de los inversores internacionales que colaboraron en su particular concepto de Nuevo Orden Mundial, el «Reich de los Mil Años», y que de hecho (e irónicamente) muchos de estos banqueros eran judíos.

…a través de la asociación con la Germán Steel, lo proveían, entre muchos otros materiales, específicamente de 50,8% del acero para generar el material bélico del Tercer Reich, de 45,5% de las tuberías que necesitaba la Alemania nazi, y de 35% de los explosivos con los cuales Hitler masacraría a sus enemigos. Cualquier alemán que tuviera carnet prominente del Partido Nacionalsocialista de Hitler (NSDAP) podía disfrutar de un viaje gratuito en otra compañía de los Bush y los Walker: la Hamburg Amerika Line, empresa que poseía el monopolio comercial entre Estados Unidos y la Alemania de Hitler...

Extracto del libro “Hitler ganó la guerra” de Walter Graziano

Señores, la guerra es…simplemente un negocio!

Operación Paperclip

La Operación Paperclip (originalmente Operación Overcast) fue el nombre en clave de la operación realizada por el Servicio de Inteligencia y Militar de los Estados Unidos para extraer de Alemania científicos especializados en las llamadas Armas Maravillosas del Tercer Reich, como cohetes, armas químicas y experimentación médica después del colapso del régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Más de 700 científicos y sus familias fueron llevados secretamente a Estados Unidos, sin el conocimiento o aprobación del Departamento de Estado. Ninguno de ellos tenía cualificación para un visado de entrada en los Estados Unidos, pues todos habían servido a la causa nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Sus delitos de guerra fueron también perdonados.

Numerosos documentos fueron reescritos para limpiar el nombre de diversos científicos envueltos en esa operación, a fin de posibilitar su entrada en el país e impedir que cayeran en manos de la Unión Soviética. Gran parte de las informaciones concernientes a la Operación Paperclip aún están clasificadas como secreto absoluto.

Al final de la Segunda Guerra Mundial el estado mayor de los Estados Unidos inicia la operación Paperclip a espaldas del presidente Roosevelt. En algunos años, cerca de 1500 científicos nazis son sacados de Alemania y reclutados para trabajar contra la URSS comunista. Realizan investigaciones principalmente sobre armas químicas, el uso de psicotrópicos en la tortura y la conquista del espacio. Lejos de situarlos en puestos subalternos el Pentágono les confía la dirección de estos programas en los que estampan su sello ideológico.

El mayor de las SS Wernher von Braun en 1943. Presentación a los dignatarios nazis del centro de investigación Peenemünde donde fue concebida la «guerra de las galaxias» y realizados los cohetes V2 nazis

Cabe destacar que la familia Rockefeller también participó en esta operación, más precisamente fue Nelson Rockefeller quien se vio involucrado en este asunto.

La opinión pública no se inmuta por esta llegada al territorio norteamericano de antiguos científicos nazis, además de haber sido cuidadosamente desinformada al respecto. A finales de 1946 el departamento de Guerra organiza incluso un día a puertas abiertas en Wright Field a fin de presentarle a la prensa una delegación de “sabios alemanes”. Los artículos publicados tras esta iniciativa propagandística silencian los antecedentes dudosos de estos brillantes ingenieros.

La ortodoxia del Pentágono quiere que todos sean “pasados por el tamiz”. El subsecretario de Guerra Patterson declara “que ningún científico sospechoso de crímenes de guerra ha sido introducido en los Estados Unidos“. En realidad, existen importantes diferencias dentro de la propia base de Wright Field, donde varios militares norteamericanos se indignan por tener que trabajar con criminales de guerra nazis.

Avances tecnológicos y científicos de la Alemania Nazi

Ya es muy conocido que los avances tecnológico, militares y científicos realizados durante la segunda guerra mundial a manos de los Alemanes han sido muy significativos; a pesar de las innumerables muertes y atrocidades que dejó la guerra, también se destacaron gran cantidad de avances, y ya es sabido el empeño que pusieron los Nazis en el estudio de culturas antiguas, excavaciones y cualquier tipo de investigación ocultista que los pusiera en ventaja ante sus enemigos. Me atrevo a decir, y aunque suene descabellado, pero muchos de los avances tecnológicos, militares y médicos que tenemos hoy en día vienen heredados de las investigaciones Alemanas en la segunda guerra mundial.

La ocupación aliada de Alemania supuso una no tan desconocida sorpresa: los adelantos científicos y tecnológicos del nazismo significaban paradójicamente un paso adelante para la humanidad, muy bien explicados por el General norteamericano Hugh Knerr, quien poco después de la ocupación declaraba : “Si desperdiciamos la oportunidad de aprovechar los cerebros que elaboraron los programas del aparato nazi, y no actuamos de inmediato para volver a ponerlo a funcionar, vamos a permanecer varios años atrasados mientras intentamos descubrir en un campo ya explotado e investigado.”

Entre estos “investigadores” podemos nombrar a Josef Rudolf Mengele (Günzburg, Baviera, 16 de marzo de 1911 — Bertioga, Brasil, 7 de febrero de 1979) fue un médico y criminal de guerra nazi, especialmente reconocido por sus experimentos con seres humanos en el campo de concentración y exterminio de Auschwitz, Polonia. Sus conocimientos en Anatomía, Cirugía, Genética, Enfermedades, Tratamientos, entre otros aspectos, en su facultad de profesional de la Medicina, los aplicó analizando, estudiando, torturando y ejecutando a miles de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial. Es por esto que luego de revelarse su cometido, se ganó el apodo de El Ángel de la Muerte.

Hans Friedrich Karl Franz Kammler (Stettin, 26 de agosto de 1901 – abril de 1945?), ingeniero alemán y oficial de alta graduación de las SS, que hacia el final de la Segunda Guerra Mundial fue encargado de construir los misiles V-2. A quien también se le atribuyen grandes avances en investigaciones de la tecnología antigravedad. Aparte de esto también está vinculado con el desarrollo de un “aparato” que ha generado mucha controversia, hablo de “la campana”. En la abandonada mina de Wenceslas, en el “Sudetenland”, “Die Grockle”, “La Campana” era el desarrollo de un aparato que quizás continuó luego siendo experimentado en EE.UU. pero sobre el cual se discute su verdadera función: generador de antigravedad, apertura de “agujeros de gusano”, puerta en el tiempo o propulsor cósmico a velocidad lumínica. Según las historias que se han podido encontrar, las características de este “aparato” simulan a algo parecido a los Vimanas. Las vimanas son una mítica máquina voladora hindú, descrita en la antigua literatura de la India. Se pueden encontrar referencias sobre este artefacto —incluso su utilización en asuntos de guerra— en textos hindúes antiguos. Podía volar por el aire y hasta otros planetas. Recordemos una ves más que los Nazis tuvieron muchísimo interés en las culturas antiguas.  ¿Estaban acaso tratando de crear artefactos como los vimanas?.

Uno de los científicos más notorios en la Alemania Nazi fue Wernher von Braun, quien está considerado como uno de los más importantes diseñadores de cohetes del siglo XX. Von Braun se entregó junto a otros 500 científicos de su equipo, sus diseños y varios vehículos de prueba a los aliados de EEUU. Estuvo a punto de ser capturado por los soviéticos, que deseaban integrarlo en el equipo de Sergei Korolov.

Con sólo 32 años en 1945, se trata de uno de los más brillantes ingenieros de la época. Desde la década de 1930 trabaja con Hermann Oberth, padre del cohete alemán. Formó parte de las SS y del comando personal del jefe de la organización, Heinrich Himmler, antes de obtener el grado de comandante. Durante la guerra trabaja en el centro de Peenemünde en el proyecto de los cohetes V2, construidos en la fábrica Mittelwerk por personal procedente del campo de concentración de Dora.

La incorporación de Von Braun y de otros cientos de científicos funcionales al Nazismo, se produjo dentro del ultrasecreto programa Paperclip. La operación no sólo incluyó el traslado en secreto al territorio norteamericano de los científicos y sus familias, sino además, la provisión de documentación y facilidades. La “caza de científicos” fue una dura competencia entre soviéticos y norteamericanos por quedarse con el mejor botín en conocimientos y equipos humanos. De hecho, Von Braun era uno de los cerebros más cotizados.

Los posteriores trabajos de Von Braun, lo convertirían en el responsable del primer cohete en alcanzar técnicamente el espacio exterior, en 1949, recibiendo por tal logro una condecoración por parte del presidente Eisenhower. Poco después, Von Braun se convierte en Director del Centro de Vuelos Espaciales Marshall de la NASA dando un impulso fundamental al programa que llevó finalmente al hombre a la Luna.

También podemos mencionar a Arthur Rudolph. Luego de dirigir un centro de operaciones Nazi en Nordhausen con más de 20.000 esclavos como mano de obra, pasaría a dirigir en norteamérica el equipo que construyó el cohete Saturno V.

Hubertus Strughold. Es actualmente considerado el padre de la medicina espacial, pero sabido que en su época de investigación en los programas del Nazismo en Dachau y Auschwitz, sus subordinados esperimentaron con humanos congelados en cámaras de presión, muchos de ellos muriendo durante el proceso.

La Conspiracion del Clip (1/5)

En el caso soviético, el botín de guerra no fue menor: además del capital científico, en mayo de 1945 allanaron el Kaiser Wilhelm Institute en las afueras de Berlín para quedarse entre otros adelantos, con el núcleo de lo que se convertiría en el gran arsenal nuclear soviético.

Así podríamos seguir mencionando a algunos otros “contribuyentes” del Nazismo, pero ¿qué hay de las demás investigaciones no tan conocidas que realizaban los Nazis?

Lo cierto, es que el valor del conocimiento en los botines que dejó la Segunda Guerra Mundial, alcanzó a superar muchos de los cuestionamientos éticos que pueden plantearse por el pasado de los involucrados. Así lo decidieron los gobiernos de países vencedores.

Para el final de la guerra, con una Alemania e Italia destruidas casi por completo, Japón aún permanecía en pie; es cuando los estados unidos Lanzan la 2 primeras y únicas (??) bombas nucleares de la historia: Hiroshima y Nagasaki. Era el año de 1945 cuando oficialmente se declara el fin de la guerra. Pero, ¿cómo llegaron los EEUU a terminar el desarrollo de la bomba atómica en tan poco tiempo?

La Alemania Nazi realizó grandes avances, es algo que no se puede negar. Tenemos por ejemplo el Horten 229 que fue el primer avión furtivo, realizando su primer vuelo en 1944, Konrad Zuse (ingeniero alemán) creo la primera computadora la Z1 y un lenguaje de programación de alto nivel el “Plankalkül“; también crearon el primer misil balistico el V2, y así podemos seguir un buen rato.

Tecnología Aérea

Sobre fines de la Segunda Guerra Mundial, y como sabemos ya claramente, los nazis estuvieron a punto de desarrollar aeronaves con el aspecto y comportamiento de “platillos volantes”. Pero ése no fue su único “proyecto negro”, abortado por la derrota militar.

La Alemania Nazi implementó lo que puede ser considerado como el principio de la tecnología Stealth. Además del formato poco común para la época, la mayor parte del cuerpo del Horten Ho 220 era de madera y pegada con una resina hecha de carbono, que servía para absorber las ondas de los radares.

Dentro de las armas capturadas en la Operación paperclip estaba el Horton Ho 229, que años más tarde sirvió de inspiración para el formato del B-2, avión stealth producido por los Estados Unidos.

Hoy en día, los conceptos empleados en esas aeronaves antiguas están mucho más perfectos y son usados incluso en navíos y submarinos. Otra cosa que cambió fue la tecnología Stealth en sí. Ahora, dicha tecnología no se preocupa solamente con radares, sino que también cubre otros puntos vitales para mantener los aviones lejos de los ojos de los enemigos.

Aquí lo interesante es notar las similitudes, ya en los años 30 y 40 la Alemania Nazi estaba desarrollando tecnología de punta!

“Amerika Bomber” el Bombardero Orbital

En junio de 1935 y febrero de 1936, el doctor Eugen Sänger publicó unos artículos en la publicación de la aviación austríaca Flug sobre aeronaves cohetes. Esto condujo a que el Alto Mando alemán lo comisionara para construir en secreto un instituto de investigación aeroespacial en Trauen dedicado a la investigación y construcción de su “Silverbird”, vehículo alas que podría llegar a órbitar. El Dr Sänger había estado trabajando en este concepto durante varios años, y de hecho había comenzó el desarrollo de los combustibles líquidos para motores de cohete.

El proyecto fue una iniciativa del Ministerio del Aire Nazi, para obtener un bombardero de largo alcance para la Luftwaffe que fuera capaz de golpear el territorio continental de Estados Unidos desde Alemania.

De 1930 a 1935, había perfeccionado (a través de innumerables pruebas de estática) un “enfriado regenerativo” utilizando el combustible líquido del cohete para refrigerar el motor, cuya cámara fue enfriada por su propio combustible, que se distribuye alrededor de la misma cámara de combustión. Este motor produce una asombrosa velocidad de escape de 3.048 metros / segundo, en comparación con la última V-2 de 2000 metros/segundo.

Un interesante perfil de vuelo se preveía para el “Silverbird”. Se iniciaba la propulsión en un largo monorraíl de 3 Km. (1,9 millas) de pista impulsado inicialmente por un cohete de 600 toneladas de empuje durante 11 segundos; después de despegar en un ángulo de 30 grados y alcanzando una altitud de 1,5 km y una velocidad de 1850 Km./h se separaría.

En este punto, el principal motor cohete se encendería durante 8 minutos y quemaría 90 toneladas de combustible para propulsar al “Silverbird” a una velocidad máxima de 22100 km/h y a una altura de más de 145 Km, algunas fuentes indican que la altura máxima llegó a 280 kilómetros.

Se cree que durante las últimas pruebas realizadas se tuvo que suspender el proyecto, debido a que Rusia fue invadida en junio de 1941. Todos los programas futurista se cancelaron debido a la necesidad de centrarse en otros diseños.

A pesar de que la Luftwaffe hizo todo lo posible para detener la publicación de los resultados de la investigación, unos pocos ejemplares salieron de Alemania, se desconoce donde se encontrarían y hacia que otros países salieron. Después de la guerra, al Dr Sänger de se le dio trabajo (junto con Irene Bredt – matemático – ) en el Ministerio francés de aire.

Se supone que nunca lo terminaron y que tampoco pudieron probarlo,  aunque en algunas versiones se da por hecho que existieron pruebas reales y no solamente estáticas. Pero no hay pruebas físicas o por lo menos no se conocen.

Las armas secretas Nazis (1/5)

Experimentos Médicos e Ingeniería Genética

La experimentación médica nazi consistía en la experimentación en grandes cantidades de prisioneros, llevada a cabo por parte del régimen nazi en sus campos de concentración.

No solo se trata de potencia atómica, las investigaciones y avances en materia de ingeniería genética y eugenesia dieron y dan mucho de que hablar.

La eugenesia nazi estaba dirigida a aquellas personas a las que los nacionalsocialistas definirían como una “vidas indignas de ser vividas”. Entre ellos se encontraban enfermos mentales, discapacitados, homosexuales, religiosos y débiles que suponían un peligro de propagación en generaciones posteriores.

Adolf Hitler consideró que la nueva sociedad alemana no podía contener a tales personas, por lo tanto aplicó principios de higiene racial y eugenesia. Fundamentó sus ideas racistas en el darwinismo social, es decir, basándose en la evolución social como una evolución biológica de habilidades y supervivencia del más fuerte.

En base a sus políticas de higiene racista se aplicó el programa médico denominado Aktion T4. Éste programa se basa en el pensamiento nazi de que no sólo había que favorecer la proliferación de la raza aria, sino que había que eliminar cuanto antes a todos aquellos que eran “indeseables”.

Los experimentos en niños gemelos en los campos de concentración se crearon para mostrar las similitudes y diferencias en la genética y eugenesia de los gemelos, así como para ver si el cuerpo humano puede ser manipulado de forma antinatural. El líder de estos experimentos era Josef Mengele, quien realizó experimentos sobre más de 1500 pares de gemelos presos, de los cuales menos de 200 individuos sobrevivieron tras los estudios.

Los Archivos Secretos De Los Nazis: Mengele

Desde septiembre de 1942 hasta diciembre de 1943, se llevaron a cabo experimentos en el campo de concentración de Ravensbrück para estudiar la regeneración de huesos, músculos y nervios, así como el trasplante de huesos de una persona a otra. Secciones de huesos, músculos y nervios fueron removidos de sujetos sin uso de anestesia. Como resultado de estas operaciones, muchas víctimas sufrieron intensa agonía, mutilación o discapacidad permanente.

En 1941, la Luftwaffe condujo experimentos para saber cómo tratar la hipotermia. Un estudio forzaba a los sujetos a resistir en un tanque de agua helada por un tiempo de hasta tres horas. Otro estudio colocaba a los prisioneros desnudos en la intemperie por varias horas con temperaturas bajo cero. Los experimentadores calculaban diferentes maneras de volver a calentar a los sobrevivientes. En este particular se debe comentar nuevamente las investigaciones nazis en el Himalaya, de estas zonas (originalmente de Japón) vienen los Yamabushi, quienes eran una clase de eremitas budistas japoneses, conocidos por la tradición como grandes guerreros dotados de poderes sobrenaturales, entre las prácticas de los Yamabushi estaba el permanecer sumergidos en ríos casi congelados por largos períodos de tiempo. Estos monjes afirman que el cuerpo humano tiene “tubos” que ellos pueden controlar con la mente permitiéndoles mantener la temperatura corporal.

Entre otros experimentos podemos mencionar:

  • Experimentos sobre la malaria
  • Experimentos con gas mostaza y fosgeno
  • Experimentos sobre sulfamida
  • Experimentos con agua de mar
  • Experimentos de esterilización
  • Experimentos sobre el tifus
  • Experimentos con veneno
  • Experimentos con bombas incendiarias

Potencia atómica Nazi

¿Fueron los Norteamericanos los primeros en lanzar una bomba atómica? ¿realmente fueron ellos los primeros en desarrollar esta tecnología?

Estados Unidos sabe que Alemania tiene los técnicos, los científicos y el poder industrial necesario para abordar la fabricación de la bomba atómica, pero aparentemente desconoce el grado de desarrollo atómico del régimen nazi. La guerra transcurre, y a excepción de los ataques efectuados por los cohetes V-1 y V-2, y de los aviones a reacción Me-262, no hay rastro de las anunciadas armas definitivas alemanas, la WuWa, o WunderWaffen.

Las investigaciones de los Estados Unidos en relación a la potencia nuclear Nazi comienzan con el programa conocido como “Operación ALSOS“.  Fue un plan enmarcado en el Proyecto Manhattan (proyecto de EEUU para la creación de la bomba atómica), iniciado tras el fin de la Segunda Guerra Mundial por los países aliados de la Segunda Guerra Mundial (principalmente, ingleses y estadounidenses), y cuyos objetivos eran reconducir las investigaciones del proyecto alemán de energía nuclear, recuperar los recursos dispersados, impedir que los soviéticos se hiciesen con el equipamiento, personal y productos relacionados con las investigaciones, abandonados tras el fin de la guerra, y confirmar el alcance de las investigaciones germanas dirigidas a la creación de una bomba atómica.

Además de los especialistas en Cohetería y Física Nuclear, varios equipos de aliados fueron en busca de expertos en Química, Medicina y armas navales. Uno de los esfuerzos premiados de Overcast (posteriormente Paperclip) fue el rapto, en mayo de 1945, del experto de la empresa Henschel, Herbert Wagner, quien estaba inicialmente empleado en una mansión de Long Island NY y después en la Estación Naval Aérea Point Mugu en 1947.

Proyecto Manhattan – No hay bomba!

Marzo de 1945: el senador James F. Byrnes escribió un memorandum dirigido al presidente de los estados unidos en el que le detallaba los resultados del proyecto Manhattan, así como el abusivo coste de dos billones de dólares gastados en el proyecto. El documento expresaba lo que muchos temían: no se ha encontrado aún el método de hacer la implosión efectiva del núcleo en la bomba de plutonio y por consiguiente no se producía la reacción explosiva nuclear…no había bomba.

15 de Abril de 1945: partió desde el puerto noruego de Kristiansand un submarino alemán de transporte U-234, de la clase XB, rumbo a Japón, bajo ordenes expresas del Jefe de la Gestapo, Heinrich Müller, y del propio Adolf Hitler y comandado por el capitán Johann Heinrich Fehler. El 13 de mayo del mismo año el submarino alemán decidió rendirse. Por la zona del Atlántico en que se encontraba debía entregarse a los canadienses. El 16 de mayo de 1945 el destructor americano “USS Sutton” tomó el control del U-234 que sería entregado a las autoridades de Portsmouth el 19 de mayo de 1945.

La noticia recibió amplio eco en la prensa tanto local (Portsmouth Herald) como nacional e internacional.

Desde el principio se reconoció que el submarino transportaba sistemas de armas secretas muy importantes hasta Japón. Entre sus pasajeros figuraban incluso dos oficiales del ejército nipón y un general alemán. Los japoneses se suicidaron luego de la rendición. A bordo iban los últimos y más sofisticados avances de la ciencia y tecnología alemanas!

Estos rumores no llegaron a la prensa nacional americana ni a la internacional, pero sí aparecieron en los periódicos locales de Portsmouth.

En resumen, este submarino a parte de llevar tecnología muy avanzada, llevaba cargas de Uranio. Esta información fue conformada en 1983 por un equipo de CNN que después de mucho jaleo consiguieron que el United States Naval Archive desclasificase la lista de descarga del U-234.

No es tan fácil ver el panorama aquí, teniendo en cuenta que siempre hemos escuchado que la bomba atómica fue ingenio Norteamericano; como dice el viejo adagio “la historia la escriben los vencedores” Pero como digo yo: en algún momento las cañerías se destapan y sale la mierda a flote. En la actualidad podemos encontrar mucha información respaldada, solo es cuestión de buscar, leer, comparar y sacar conclusiones.

¿Que se quiere decir con todo esto? Pienso que la respuesta es muy clara: Los Nazis habían logrado conseguir poder atómico. El submarino U-234 llevaba Uranio 235 en estado de gran pureza, las 2 bombas que Hitler pretendía lanzar y los detonadores infrarrojos creados por el físico alemán Manfred von Ardenne (y además el inventor del sistema de ultracentrifugación para separar el isótopo de U-235 que los norteamericanos no tenían) que posteriormente se usarían en Alamogordo (Nuevo México) el 16 de julio de 1945 para probar la bomba de Plutonio de los Norteamericanos y luego lanzar la bomba de Uranio en Hiroshima.

El que fue jefe de radiocomunicaciones del submarino U-234, Wolfgang Hirschfeld, es el autor de dos libros donde narra sus vivencias durante la guerra (“Feindfahrten” y “Das Letzte Boot” – “El último submarino”). A los pocos días de llegar a Portsmouth aún no se habían abierto los departamentos de carga delanteros, porque los norteamericanos temían que hubiese “bombas-trampas” escondidas en ellos. Poco después llegaron unos norteamericanos con unos aparatos. Los aparatos parecían dar lecturas positivas al enfocarlos hacia la parte delantera del submarino. Como todo el mundo estaba muy excitado, Hirschfeld preguntó lo que pasaba. Un oficial de inteligencia norteamericano le dijo que los individuos con los aparatos eran científicos con contadores Geiger, que estos contadores indicaban radiación cuando estaban cerca de los departamentos de carga delanteros y que el submarino transportaba uranio.

Es fácil encontrar documentación sobre el proyecto de la bomba de plutonio. Cada una de las fases de su desarrollo esta suficientemente explicada en miles de artículos y declaraciones efectuadas por los artífices del proyecto Manhattan. Sin embargo, es mucho más difícil encontrar documentación desclasificada de la bomba de uranio lanzada sobre Hiroshima. Dicha bomba y su uso sigue provocando entre historiadores y expertos agrias discusiones acerca de su verdadera naturaleza. Pero la contestación definitiva a todas las cuestiones suscitadas puede ser resuelta con una sencilla explicación: la bomba de uranio de Hiroshima ya había sido probada con anterioridad por los alemanes en un remoto bosque siberiano: Tunguska, del cual hablaremos un poco más adelante.

La increíble bomba atómica alemana

9 de agosto de 1945. Los japoneses se rinden, la guerra ha acabado y el estado de euforia general entre los aliados hace que se baje la guardia ante la prensa. Incluso los científicos implicados en el proyecto Manhattan hacen declaraciones a la prensa, entre ellos uno de los principales responsables del mismo: Julius Robert Oppenheimer afirma en una inocente entrevista sobre los apuros y prisas que la bomba de plutonio había ocasionado a su equipo de trabajo. Al ser preguntado por la bomba de Hiroshima la respuesta rápida fue: era una bomba que los alemanes ya habían probado, no había nada que investigar, solo usarla. Pero Oppenheimer no fue el único en ser generoso con sus respuestas.

El día 26 de agosto de 1945 apareció en todos los diarios del mundo, incluido “The Times” y el “New York Times” una intrigante nota de prensa emitida simultáneamente por el gobierno ingles y por el ejercito norteamericano, en base a los resultados de la investigaciones efectuadas por el grupo CIOS de inteligencia aliada: el comunicado habla del avanzado estado de la investigación nuclear alemana, de la importancia del material incautado a los nazis y de sus repercusiones en la victoria sobre Japón.

Estas declaraciones no las he podido confirmar, sin embargo aparecen citadas en diversas fuentes.

El ataque a New York

En 1987 se publicó una obra que hoy es ya un clásico: “Fritz Hahn: Waffen und Geheimwaffen des Deutschen Heeres 1933-1945.” Bernard & Graefe, Koblenz 1986. En esta obra se encuentra una imagen perfectamente conocida y aceptada como auténtica, por la más rigurosa historiografía oficial (página 168 del tomo II), en donde se aprecia el “plan” para bombardear a New York. Pero el asunto no queda ahí, el plano muestra en detalle los niveles de explosión y la densidad de distribución calorífica; para no entrar en muchos detalles técnicos con respecto a las ondas expansivas de la explosión, se habla claramente y en detalle de una explosión nuclear.

En una explosión nuclear típica, aproximadamente entre el 6 y el 8% de la energía desprendida se irradia sobre las superficies adyacentes. Sabido esto y conociendo la equivalencia en calorías de un kilotón (kt) es fácil estimar la potencia de la bomba que habría generado la onda de choque térmica que aparece en la imagen enlazada anteriormente. Los valores que se obtienen están entre los 14 y los 18,8 kt. La mayoría de autores estiman la potencia de Little Boy (bomba de Hiroshima) entre 15 y 20 kt. Fat Man (bomba de Nagasaki) tenía casi el doble de potencia que Little Boy.

Con esto se quiere dar a entender, que según lo que se puede apreciar en la imagen, los cálculos hechos por los alemanes y estimación de la potencia de las bombas lanzadas en Japón, se pueden obtener algunas “coincidencias” que invitan a pensar.

Pues bien, los Nazis ya tenían, al menos en teoría, potencia nuclear; pero quizás lo más significativo del caso es, que NO se conocían los efectos ni el nivel de expansión de una onda después de la detonación de un arma nuclear, entonces….¿cómo coño sabían los Nazis (y en detalle) los resultados de la explosión de un arma que (en teoría) no se había probado nunca?

En varios artículos escritos desde 1947 en prestigiosas revistas militares europeas, el periodista Luigi Romersa declaró ser testigo de una prueba nuclear alemana el 12 de octubre de 1944 a las 11:45 AM en la isla de Rügen, en el mar báltico y próxima a la base de Peenemunde, donde se realizaron la mayor parte de las investigaciones sobre cohetes. La magnitud de la explosión atómica fue captada fotográficamente desde varios lugares de la costa báltica, y la onda sísmica provocada por la detonación fue detectada en la distante Estocolmo. Actualmente, en la zona de Peenemunde hay partes en donde está restringido el acceso, bien sea por que hay todavía explosivos/cohetes sin detonar y porque hay niveles de radiación.

En este punto no me quiero extender, y a modo de respuesta corta: aunque suene muy descabellado se han manejado hipótesis de “posibles” explosiones nucleares en la antigüedad, puedes echarle un ojo al artículo La Historia Secreta de los Sumerios en donde se habla un poco de esto, o buscar en Internet más información de este tema. Como ya se mencionó al principio del artículo, Hitler andaba detrás de las culturas antiguas y sus “secretos”, eso es bien sabido. ¿Qué encontró? Quizás nunca lo sabremos, pero muchas especulaciones se han hecho.

En las factorías Skoda en Praga, Chekoslovaquia, se preparó oficialmente un misterioso avión, el Heinkel He 177-A5 Greif prototipo V38 dotado de un sistema de bombardeo a gran altitud, inusual en la Luftwaffe, y equipado también con un complejo sistema externo de enganche de bombas, protección anti-radiación, un sofisticado equipamiento electrónico y una estructura de operación muy similar a la que equipaba al americano B-29 Enola Gay, que en Agosto de 1945 lanzó la bomba atómica de Hiroshima.

Dicho He177 modificado ha levantado siempre dudas respecto al alcance del programa nuclear alemán entre los historiadores y los aficionados a la historia de la aviación. El alcance de vuelo de dicha versión modificada del He 177 era superior a los 6500 kilómetros, con una carga útil de cinco toneladas en bombas. Suficientes prestaciones para llegar a Nueva York, ciudad situada a una distancia prácticamente equidistante, desde el centro de Europa, a la remota y deshabitada región siberiana de Tunguska.

Aquí haremos una breve reseña que combina historias llenas de mucho secretismo, hablo del incidente de Tunguska.

La Explosión de Tunguska

El 30 de Junio de 1908 un gran meteorito cruzaba los cielos de Siberia central. Su impacto fue visible en muchos kilómetros a la redonda, y aparentemente sus efectos provocaron extraños sucesos luminosos en todos los cielos del mundo y quedo también registrado en los sismógrafos de Londres.

Aunque hay quien asigna el fenómeno de la luminosidad a la explosión del volcán peleano de Colima en México, ocurrida también en 1908. Ese año fue especialmente activo, con numerosas erupciones volcánicas y grandes terremotos como el de Messina en Italia. También parecen existir errores graves de datación de todos esos registros, que no tienen en cuenta la diferencia de varias semanas entre el calendario gregoriano occidental y el usado entonces por los rusos.

Casi veinte años después, un misterioso explorador ruso con aspecto digno de un casting de Hollywood, Leonid Kulik, organiza en 1927 una expedición en busca del meteorito siberiano, cuyo lugar de impacto nadie había visto ni localizado hasta entonces. 1927 es también el año en que Stalin asume la totalidad del poder soviético.

Es un mal año para hacer ciencia: tras una dura y larga guerra civil, nadie puede moverse libremente en la Unión Soviética, a riesgo de terminar pereciendo en algún lugar.

Pero finalmente Kulik montado en su trineo y atravesando la impracticable y densa tundra boscosa siberiana (aun hoy solo es posible ir en helicóptero), encuentra milagrosamente un remoto valle arrasado por el efecto de una gigantesca explosión.

Y es el primer ser humano en ver aquel espectáculo. No hay cráter de meteorito, pero en un radio de varios kilómetros solo hay los restos de miles de árboles derribados por una fuerza brutal. Posteriores expediciones en los años treinta y cuarenta realizan algunos reportajes fotográficos aéreos del evento, y en 1946 un científico ruso, Alexander Kazantsev, escribe un libro contando por primera vez la historia del explorador Kulik y atribuyendo la causa del fenómeno a “la explosión atómica de una nave extraterrestre” .

No existe documentación publicada anterior al año 1946 referente al fenómeno de Tunguska ni dentro ni fuera de Rusia. Solo algunas notas de los diarios de 1904 a 1910 reportando la visión de la caída de varios meteoritos perdidos en aquella remota y despoblada región de Siberia.

Hasta aquí la historia oficial, que durante las últimas cinco décadas ha traído en jaque a astrónomos, geólogos y un descomunal ejercito de ufólogos y parapsicólogos con la misión de explicar lo inexplicable.

Pero la realidad pudo fácilmente ser otra: En 1946 Stalin se encuentra en el máximo apogeo de su poder: ha ganado una guerra, ha eliminado a todos sus enemigos, como León Trotsky, borrando toda huella de su existencia, falsificando incluso las fotografías que construyen la historia soviética. 1945 – 1946 es también el año en que los americanos empiezan a enviar sus aviones espía sobre el territorio de su antiguo y ahora preocupante aliado comunista.

En 1945, a Stalin le apetece muy poco que los americanos descubran Tunguska, una enorme muestra de la vulnerabilidad de su imperio soviético: La huella del ataque con una bomba atómica realizado por los alemanes el 23 de Febrero de 1945. ¿Será posible? Recordemos que este evento se registró en 1908, aún hoy esta región es un valle desolado. Esta teoría al menos a mí no me queda muy clara; como muchos otros, sencillamente no se que explicación atribuirle.

Pues bien, tanto con hechos y evidencias como con algo de especulación hemos hablado de Tunguska, siempre se ha creído que fue un asunto de OVNIS, pero no parece descabellado que haya sido una explosión nuclear. Como hemos podido ver en párrafos anteriores, también es posible que los alemanes hayan realizado algunas pruebas secretas de tipo nuclear sin que los “vecinos” se enteraran.

Nunca faltará lo más “extraordinario” y polémico. De Hitler y los Nazis se ha hablado mucho, incluso las teorías (bastante aceptadas hoy) de que algunos de los altos miembros del partido Nazi lograron escapar hacia Argentina no dejan de sorprender. Existen muchas teorías, y es difícil cubrir una época de nuestra historia con solo unos párrafos. De hecho, en 1947 varios científicos alemanes llegaron a la Argentina, entre ellos estaba Kurt Tank, que años después (1950), sería el responsable de la creación del “Pulqui II“, uno de los aviones cazas más veloces y avanzados del mundo (similar al mítico MIG-15 soviético).

En este enlace pongo a disposición un archivo de audio en formato MP3 para descargar. Es una entrevista a José Luis (de mundodesconocido.com) con algunos invitados hablando de los secretos del desarrollo de la bomba atómica. Sumamente interesante.

La toma Alemana de la Antártida

La Antártida, (el polo sur), con sus 14 millones de Km2 sigue siendo el continente más enigmático y poco conocido de nuestro planeta. El hallazgo de un enorme lago de agua dulce (lago vostok), emplazado por debajo de la espesa cubierta de hielo de la Antártica Oriental, ha sorprendido a los científicos de todo el mundo.

La Antártida es cuatro veces mas grande que los Estados Unidos, tiene el continente más cercano que es Sudamérica (La tierra de Fuego) a 3000 Km., su altitud máxima es de 4.900 metros (la mayor del planeta) es el más antiguo continente compuesto en su mayoría de altas montañas recubiertas de hielo y grandes lagos interiores, es fácil esconder una base sin ser descubierta jamás y más aún si es subterránea, fuera del alcance de los satélites espía, además de que la Antártica hoy en día solo ha sido explorada una mínima parte.

La Antártida, el continente desconocido

Por lo que se refiere a la Antártida, es importante la utilización que de ella hicieron los navíos de la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine). Durante la Segunda Guerra Mundial estaba sin cartografiar y resulta que los lobos de mar al mando del Almirante Dönitz sabían de la existencia de las grutas antárticas donde un navío se podía cobijar sin ningún problema, llevar a cabo reparaciones, descansar la tripulación y estar tranquilamente sin riesgo alguno a ser localizados.

Pero los planes del Tercer Reich y las actividades de la Kriegsmarine respecto del territorio antártico iban mucho más lejos: los alemanes reclamaron la soberanía sobre un enorme territorio antártico al que denominaron “Neuschwabenland” (Nueva Suabia, en español). En éste territorio construyeron varias bases permanentes, siendo la principal la denominada como “Neuberlin” (Nuevo Berlín).

El Almirante Dönitz, que estaba al mando de la flota de submarinos del Tercer Reich, había declarado durante la guerra lleno de orgullo: “La flota alemana de submarinos está orgullosa de haber construido para el Führer, en otra parte del mundo, un Shangri-La, una fortaleza inexpugnable” Expedición Alemana Antártida 1938-1939. Recordemos algo, este señor, Dönitz, no era ningún “pendejo” era el comandante en jefe de toda la flota marina Alemana, dudo mucho que emitiría semejante comunicado como el citado anteriormente sin ser verídico.

La historia de la exploración antártica alemana se remonta al año 1873, en los siguientes 60 años tuvieron lugar otras ocho expediciones. En los años previos a la guerra, los deseos hegemónicos de los jefes militares alemanes se hicieron cada vez más fuertes, teniendo la firme intención de construir una base militar en el hielo antártico. En ese tiempo no existía sobre el Polo Sur tratado internacional alguno y una toma de posición respecto a tales deseos territoriales poco antes del estallido de la inminente guerra mundial pareció, estratégicamente hablando, tener mucho sentido.

En colaboración con la Lufthansa alemana, se desarrolló y llevó a cabo la idea de una operación político-militar, no obstante bajo la apariencia de ‘operación civil’. El mando de esta empresa la recibiría el experimentado capitán polar Alfred Ritscher. Como barco se eligió el “Schwabenland” (Suabia en español, el nombre de una región alemana), un barco portador de hidroaviones de la Lufthansa desde el que, con ayuda de catapultas de vapor, podían despegar hidroaviones Dornier “Wale” de 10 toneladas de peso.

A mediados de Noviembre de 1938, mientras se preparaba el barco “Schwabenland“, la Sociedad Alemana de Viajes Navales Polares invitó a Hamburgo al por entonces ya legendario explorador antártico norteamericano Richard Byrd, con motivo del visionado especial de su nueva película antártica. Esta película fue proyectada en Urania, Hamburgo ante 82 asistentes, de los cuales 54 eran miembros de la tripulación del “Schwabenland“, como forma de adiestramiento y preparación ante la inminente expedición.

Ironía de la historia que exactamente este Richard Byrd en el año 1947 con el rango de almirante de los EE.UU. dirigiera la mayor operación militar en la Antártica, la Operación Highjump. Todo indica que aquella, hasta hace poco secreta operación, que muy probablemente tenía como objetivo la destrucción de la base alemana conocida como ‘base 211‘, fracasó completamente.

¿Qué estaban haciendo realmente los Alemanes en la Antártida? ¿Acaso tenia algo que ver con la tecnología Vril que tanto estudiaron? Muchos hemos pensado erróneamente que solo hay instalaciones civiles, pero hemos estado equivocados. Existen bases militares tanto Rusas como Norteamericanas con personal civil de apoyo pero bajo jurisdicción militar.

Operación Highjump

Entre finales de 1946 y comienzos de 1947, la mayor fuerza militar expedicionaria que los EE.UU. haya enviado a la Antártida hasta el presente comienza a desplegarse desde las bases norteamericanas en el Mar de Ross (al sur de Nueva Zelandia) hacia el continente, divididos en tres grupos convergentes, iniciando una invasión de vastos alcances.

La Task Force 68, la fuerza invasora, está compuesta por 13 barcos (entre rompehielos, destructores, cargueros y buques tanques de aprovisionamiento), 2 lanzadores de hidroplanos, un buque de comunicaciones, un submarino (el Sennet) y un portaviones (el Phillipine Sea); los efectivos embarcados suman 4.200.

Oficialmente la Operación Highjump eran simples maniobras que tenían por objeto probar equipos militares y tropa en condiciones antárticas,¿maniobras militares para probar equipo y justo después de la guerra?…la operación era liderada por el Almirante Richard Byrd. Richard Byrd participa en la Operación High Jump como oficial a cargo de la misma en tanto que el comando de la Task Force 68 recae en el almirante en activo Richard H. Cruzen.

La expedición estaba planeada y equipada para una duración de 6 a 8 meses. La misión es esencialmente militar, se ha desestimado la participación de observadores extranjeros y ha contado con el concurso de un limitado número de científicos especializados, lo cual destaca su carácter prioritariamente militar.

La magnitud del esfuerzo aeronaval sumado a trascendidos sobre algunos de los verdaderos objetivos de la misión, serán motivo de especulación todavía décadas más tarde sobre sus verdaderos fines.

Como se comentó antes, esta operación estaba destinada a durar al menos 8 meses, sin embargo tan solo después de 6-8 semanas todo este contingente regresa. Pero esto no queda aquí, no solamente regresaron sino que NO lo hicieron todos. Se calcula que las bajas fueron de 1500 soldados, aviones y barcos completamente destruidos; pero ¿por quien?

Los fuertes rumores apuntan a una posible batalla entre los Norteamericanos y los Nazis que anteriormente habían declarado tener bases en la Antártida, estos habrían huido desde Noruega y contaban en 250.000 efectivos y misteriosamente, en Alemania habían desaparecido por lo menos 100 barcos/submarinos de guerra; y como muestran los hechos, los Norteamericanos regresaron vencidos.

Felipe Botaya escribe en sus libros toda la experiencia que ha tenido a lo largo de sus investigaciones, su trilogía de libros sobre la segunda guerra mundial ha dejado a muchos pensando. Sus libros son “Antártida 1949 – La guerra que nunca existió“; “Kronos, la puerta del tiempo – El arma más poderosa del tercer Reich” y “Operación Hagen – El proyecto de investigación nuclear que pudo haber cambiado la segunda guerra mundial

Según el investigador portugués J. Garrido, una semana antes de la rendición alemana en 1945, el comandante de la flota de submarinos alemanes, Almirante Doenitz, afirmaba que nunca se rendiría a los Aliados.

Si el propósito declarado de la operación era el del entrenamiento de personal y puesta a prueba de equipos militares en condiciones extremas, ¿por qué era necesario enviar tantos barcos, unidades y soldados y por qué se prohibió la presencia a observadores extranjeros?

Sin saberse por qué, Byrd regresa a Estados Unidos en Febrero de 1947 y declara en una entrevista que le hace un reportero que era “necesario para los Estados Unidos tomar acciones defensivas contra aviones de combate enemigos que vienen de las regiones polares” y que en caso de una nueva guerra “los Estados Unidos serían atacados por aviones que pueden volar de un polo a otro con increíble velocidad“. Otras extrañas declaraciones realizadas en Estados Unidos por Byrd y otros militares en ruedas de prensa hablaban de avistamientos y encuentros con aeronaves de altas capacidades no comparables con los más avanzados aviones a reacción de la época.

Debo escribir este diario a escondidas y en absoluto secreto. Se refiere a mi vuelo Ártico del 19 de febrero del año 1947. Vendrá un tiempo en el que la racionalidad de los hombres deberá disolverse en la nada y entonces se deberá aceptar la inevitabilidad de la Verdad. Yo no tengo la libertad de divulgar la documentación que sigue, quizás nunca verá la luz, pero debo, de cualquier forma, hacer mi deber y relatarla aquí con la esperanza de que un día todos puedan leerla, en un mundo en el que el egoísmo y la avidez de ciertos hombres ya no podrán suprimir la Verdad. Richard Byrd

El almirante Byrd dejó -aparentemente- un diario escrito, en donde relataba en detalle las experiencias que tuvo en sus viajes a la Antártida. Según este diario, en 1947 voló al Polo Norte y en lugar de ir sobre el polo realmente habría entrado en la Tierra interna. En su diario habla de entrar en el interior hueco de la Tierra junto con otros y de viajar mil setecientas millas sobre montañas, lagos, ríos, vegetación verde, y vida animal. Dice haber visto monstruosos animales parecidos a los mamuts de la antigüedad moviéndose entre la maleza. Finalmente encontró ciudades y una próspera civilización.

Al final su avión fue saludado por máquinas voladoras de un tipo que nunca había visto antes. Le acompañaron a un lugar de aterrizaje seguro y fue saludado graciosamente por emisarios de Agartha, según la tradición oriental, una ciudad o un reino constituido por numerosas galerías subterráneas extendidas por toda Asia y el mundo. Curiosamente, este relato tiene mucho que ver con las investigaciones Nazis relacionadas con las Sociedades Thule y Vril comentadas en párrafos anteriores.

El Almirante Byrd declara que los Polos Norte y Sur son sólo dos de las muchas aberturas al centro de la Tierra. El Almirante también declara que la Tierra interna tiene su propio sol. La teoría de Byrd es que los polos de la Tierra son cóncavos, en vez de convexos, y los barcos y aviones pueden en efecto navegar o volar hacia dentro.

Bases Nazis en la Antártida

En estas operaciones también participó la URSS en conjunto con EEUU, no tengo muy claro el propósito ya que como sabemos estas potencias iniciaban la “guerra fría” y venían de desmantelar toda la tecnología Nazi. Lo cierto es que, y como nota curiosa, estas dos potencias “victoriosas” en la segunda guerra mundial, unieron fuerzas para una “visita” a la Antártida. Actualmente son las grandes potencias del mundo y en la Antártida inicialmente SOLO habían 2 bases (oficialmente) permanentes, una Rusa y otra Norteamericana; hoy en día existen otras como la base conjunta franco-italiana.

En algún momento de la historia, Argentina declaró su interés en la exploración de la Antártida y su legítimo reclamo de las islas cercanas a su costa, (tres archipiélagos: islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur) entre Argentina y la Antártida…poco después se dio lugar a la guerra de las Malvinas, en donde el Reino Unido reclamaría estas tierras como suyas. ¿Pero que coño quería el reino unido en estos islotes tan alejados de su territorio (se aprecia la distancia en este mapa)?  Por su puesto que esta fue una jugada estratégica…pero buscando que? Todavía en nuestros días estos archipiélagos son considerados por la Naciones Unidas como territorios en litigio. Y más aún, ¿por qué solo 2 o 3 países son los que tienen autoridad absoluta en la Antártida…?

Estuve usando Google Maps para echarle un ojo a ese lejano territorio, sin embargo solo está permitido ver las zonas en donde están situadas las bases antes mencionadas, el resto del continente (casi tan grande como toda Sudamérica) no se puede apreciar. Haciendo uso de Google Earth puedes ver solo un continente “pintado” de blanco, incluso de forma descarada hay “parches” sobre “cosas” que se supone no debes ver. Por cierto, los Rockefeller también están por aquí, en la Meseta Rockefeller. Allá también se encuentra la organización Greenpeace, y …está financiada por los Rockefeller! …..conspiranóico yo?

Toda la Antártida se encuentra actualmente regida bajo un estricto protocolo de seguridad en donde está prohibido la navegación aérea sin una previa autorización, tampoco está permitido difundir fotografías sin autorización. ¿Pero por qué? ¿Porqué apoderarse de este continente? ¿Qué es lo que ocultan?

Otro dato de interés, Wernher von Braun visitó la Antártida 2 años antes de que el hombre “pisara” la luna….curioso ¿no?

Conspiración en la Antártida. Interesantísimo documental. Son varios capítulos

Toda esta operación fue un total misterio, la prensa, políticos y demás estuvieron haciendo presión exigiendo que se les informara de lo que allí sucedía. En los Estados Unidos fue muy difícil justificar a la opinión pública las bajas acaecidas en la Antártida, pero el caso fue oficialmente cerrado. Los militares llamaron a esta operación como “la guerra de los pingüinos” (en modo de burla), después de que el gobierno federal declarara una y otra vez a la suspicaz opinión pública norteamericana que en la Antártida sólo vivían pingüinos y que las bajas de personal militar se debían a desafortunados accidentes.

El Almirante Byrd tuvo que enfrentarse a un secreto y minucioso interrogatorio de las autoridades norteamericanas. Pero aún después de terminarse la Operación High Jump, siguieron ocurriendo cosas extrañas: James Forrestal, Secretario de Defensa en el período de la operación, es internado en 1948 en un hospital debido a problemas psicológicos, según se sabe comenzó a sufrir repentinamente de “alucinaciones” después de los eventos que “pudo” saber/ver en la Antártida; posteriormente muere cayendo, en extrañas circunstancias de un décimo piso, aunque oficialmente se consideró suicidio.

El 8 de Enero de 1956, varios investigadores de una expedición científica chilena en la Antártida observaron, durante varias horas, OVNIs en forma de “puro” y de disco evolucionando en el cielo de la área del Mar de Weddell. En aquel mismo año de 1956, una nueva operación militar fue intentada por los norteamericanos, la Operación Deep freeze, y los resultados fueron peores que los de la anterior.

Para 1958 se realizó otra operación, esta vez mucho más pequeña que la última. Según varias fuentes  se llevaron armas nucleares y se emplearon tres veces: el 27 y 30 de Agosto y el 9 de Septiembre. Ninguno de los tres misiles atómicos explosionó en el suelo antártico, sino que, sin encontrársele explicación, estallaron en pleno vuelo sobre el mar cuando se dirigían a su objetivo.

Estas explosiones atómicas serían (según esta teoría) la causa del actual agujero de la capa de ozono en la Antártida.  Tengamos en cuenta que los norteamericanos no habían tenido reparos en lanzar dos bombas atómicas contra los núcleos civiles japoneses de Hiroshima y Nagasaki, en que perecieron carbonizadas cientos de miles de personas inocentes y quedaron con graves secuelas de por vida otros tantos. ¿Podían tener entonces reparos en lanzar bombas atómicas contra un continente sólo habitado por nazis y pingüinos?

Posteriormente, el gobierno de Sudáfrica declara detectar dos emisiones electromagnéticas de alta energía, comparables con explosiones nucleares en la área antártica cercana a sus costas, que corresponde a la zona de Neuschwabenland, una manifestación de carácter subterránea y otra en la superficie. Otros avistamientos conocidos de OVNIs en la Antártica fueron declarados en los años siguientes, especialmente los de 1964 y 1969, por parte de personal de bases militares tanto argentinas como chilenas.

En este enlace proporciono un archivo MP3 para descargar una conversación entre Felipe Botaya, Miguel Celades y José Luis (de mundodesconocido.com). Ellos tienen una conversación muy interesante en donde comparten sus opiniones acerca de los misterios que rodearon (y aún siguen) a la segunda guerra mundial, temas que no son muy conocidos. De mucho interés!

La muerte del Führer

La muerte de Adolf Hitler, ha sido generalmente aceptada como un suicidio por disparo y envenenamiento con cianuro el 30 de abril de 1945. La falta de información pública referente al paradero de los restos de Hitler, los informes confusos y otras circunstancias que rodearon el evento, animaron los rumores de que Hitler podría haber sobrevivido al fin de la Segunda Guerra Mundial. En 1992, la publicación de los registros mantenidos por la KGB soviética y por la FSB rusa confirmó la versión ampliamente aceptada de la muerte de Hitler, como fue descrita por el historiador británico Hugh Trevor-Roper; sin embargo, los archivos rusos no muestran lo que sucedió con el cadáver de Hitler.

Pero quizás, esto no pudo haber sido así.

No fueron pocos, quienes manejaron la hipótesis de una supuesta fuga de Hitler hacia Sudamérica y, entre ellos, estaba la autorizada voz de Josif Stalin. El dictador soviético murió convencido de que Hitler se había escapado a Sudamérica de la misma forma en que lo habían hecho muchos otros jerarcas nazis, que incluso como hoy es bien conocido; entre los países en donde se han encontrado antiguos miembros del partido Nazi está Argentina, Chile y Brazil.

El cadáver que encontraron los rusos al llegar a la cancillería y que en muchos libros aparece como el cadáver de Hitler, era en realidad el cuerpo de un doble que distaba mucho de parecerse a Hitler.Entre otras cosas, se comprobó que medía 10 centímetros menos que Hitler, sus orejas no guardaban relación e incluso los detalles de su vestimenta habían sido trascurados. El cadáver tenía medias rotas y gastadas, unos pantalones anchos y viejos que nada tenían que ver con la pulcra vestimenta de Hitler. Lo más curioso es que distaba mucho de ser un cadáver inicinerado pues su cara era fácilmente reconocible y resulta impensable que el eficiente ayudante de Hitler pudiera descuidar semejante detalle. Los rusos, por supuesto, no se tragaron el señuelo.

Los rusos alegaron haber descubierto, en su momento, varios cuerpos medio enterrados con las características de Hitler, los llamados “doppelganger” del Führer. Algunos creen que tenía varios de estos “dobles” y que uno de ellos fue el que murió en el famoso atentado explosivo en su contra en 1944, del que “sobrevivió milagrosamente” según se dijo.

Por su parte, el mariscal Zhukov negó públicamente la versión oficial rusa de haber encontrado con seguridad el cuerpo de Hitler. Sobre el verdadero paradero de Hitler, declaró: “Mi opinión personal es que se encuentra en algún punto de Europa, tal vez en España

La revista Bonjour y el parisino Le Monde tenían artículos sobre la huída de Hitler al Polo Sur. El almirante Doenitz en 1943 declaraba: “La flota de submarinos habrá amarrado en algún punto del Polo, en algún punto paradisíaco“. Aunque no decía dónde, Bonjour señalba que en 1940 ingenieros nazis habían comenzado la construcción de edificios capaces de soportar temperaturas de 60 grados bajo cero. Ya mencionamos la Antártida…casualidad?

El editorial del diario Zig Zag del 16 de enero del 48 de Santiago de Chile aporta nuevas evidencias. El 30 de abril de 1945, el capitán de aviación Peter Baumgart llevó en avión a Hitler, su esposa Eva Braun y unos cuantos leales del aeródromo de Tempelhof al de Tondern en Dinamarca. Desde allí tomaron otro avión hasta Kristiansund en Noruega, desde donde embarcaron en un convoy de submarinos hacia rumbo desconocido.

Hay que tener en cuenta 2 puntos importantes: Hitler fue un gran estratega militar, y tampoco se rendiría, por tanto no parece descabellado que hubiese planeado su escape previamente al fin y al cabo, era el Führer de Alemania y tenía todos los medios y recursos a su alcance para hacerlo; si combinamos esto, con el hecho de que (y como hemos visto) los Nazis habían construido bases en la Antártida, tampoco me parece una locura pensar que quisiera “reagruparse” en alguna otra base (como la Antártida) para luego contra-atacar. Hitler tuvo “fe” en que con sus “armas secretas” ganaría la guerra, si te has leído este artículo sabrás que los Nazis llegaron a tener poder atómico, el cual planeaban utilizar desde Japón. Teniendo esto en cuenta tampoco me parecería raro pensar que efectivamente lo que se planeo desde el principio fue un escape, reagruparse con un número de soldados fieles a la causa y lanzar las 2 bombas de uranio que ya estaban listas desde alguna ubicación alejada.

El segundo punto a tener en cuenta aquí es que según la teoría “oficial” y más conocida, Hitler se pegó un tiro. Pues bien, Luego del intento de asesinato en la Operación Valquiria, Hitler quedó con heridas y problemas en un brazo. Es sabido también que tenía que tomar continuamente medicamentos para los dolores y problemas de tensión a causa de la guerra. A esto le podemos añadir que Hitler ya tenía un Parkinson avanzado, no podía ni siquiera escribir; así que el hecho de que haya podido tomar un arma y volarse la cabeza deja dudas.

Recordemos la “batalla” que se dio en la Antártida, cuando un gran continente de buques y personal de guerra Norteamericano zarpó hacia la Antártida. Recordemos también el submarino U-234 capturado cuando se dirigía a Japón. Sigo pensando que con o sin Hitler los Nazis lanzarían las bombas atómicas desde alguna remota ubicación.

Documentos rusos publicados más de cuarenta años después de la guerra, aseguraban que los cuerpos de Hitler, Eva Braun y la familia Goebbels fueron totalmente calcinados luego de ser encontrados, y sus cenizas esparcidas por el aire el 5 de abril de 1970, sin embargo esta versión es totalmente contradictoria con la versión más reciente.

En abril del 2000, los rusos han tratado de impresionar al mundo mostrando en una exposición una minúscula pieza craneana con un agujero “de bala”, perteneciente según ellos a Adolf Hitler. Es lo más parecido a los restos de Hitler que alguna vez se han mostrado al mundo, luego de años de hablar de las “comprobadas” pruebas dentarias, fotografías del cuerpo completo y semicalcinado del Führer, entre otras cosas.

El arqueólogo estadounidense Nick Bellantoni viajó a Moscú después de haber recibido la autorización para examinar los artefactos del Archivo de Estado, incluidos los restos de un sofá manchado de sangre del búnker.

Pues bien, el arqueólogo y sus ayudantes le realizaron algunas pruebas, una de ellas demuestra que el cráneo (o los restos de el) pertenecen a una mujer, no son de hombre cuya edad comprende entre los 20 y los 40 años; y por último las pruebas de ADN, que dan como resultado un rotundo negativo.

El que fue secretario de estado de EE.UU. Jimmy Byrnes, en su libro Frankly Speaking, escribe: “Cuando estaba en Potsdam en la reunión entre americanos, británicos, rusos y franceses, Stalin dejó su silla para brindar conmigo, cuando le pregunté sobre su teoría acerca de la muerte de Hitler“. Stalin dijo: “No está muerto: seguro que escapó a España o Argentina“.

Objetivo: La Luna

A lo largo de éste artículo hemos repasado algunos hechos bastante significativos, la Alemania Nazi disponía de tecnología muy avanzada para su época y de científicos que albergaban cualquier cantidad de secretos.

Poco antes de que EEUU entrara oficialmente en la segunda guerra mundial, ya disponía de información secreta en relación a los avances tecnológicos y científicos de los Nazis, incluyendo el poderío atómico. Por lo tanto, no es extraño pensar que en las más altas y secretas esferas se estuviera cocinando algo mucho más grande.

No se si sea mera coincidencia que después de que EEUU y la URSS se repartiera el botín, comenzaron a aparecer una cantidad de proyectos secretos en ambos países. Aviones con tecnología que los hace “invisibles”, el experimento Filadelfia, el proyecto Manhattan, operación Highjump, avistamientos masivos de OVNIs, el caso Roswell, y toda una campaña de desprestigio y desinformación.

A pesar de las dificultades que tuvo la operación Paperclip en sus inicios, ésta cumple poco a poco sus expectativas y arroja resultados que mantienen contentos a los militares norteamericanos, pero hay algo más detrás de todo esto: la conquista espacial.

Finaliza la segunda guerra mundial pero ésta da paso a otra más, la guerra fría. Los norteamericanos no vacilan en poner a científicos Nazis en puestos clave, al mando del presidente John F. Kennedy en 1961, el proyecto espacial tiene la más alta prioridad. El equipo es liderado por el nazi Wernher von Braun, quien es en ese entonces director del Marshall Flight Center de la NASA. Junto a él se encuentra Arthur Rudolph como jefe de proyecto para el programa de la nave Saturno V y el antiguo miembro de las SS Kurt Debus como primer director del Kennedy Space Center en Cabo Cañaveral.

La colaboración de estos tres hombres permite a los Estados Unidos realizar una de sus más grandes hazañas: el 21 de julio de 1969 Neil Armstrong pisaría la Luna.

Yo no creo que sea el único que ha cuestionado el propósito final de la llamada “carrera espacial”. ¿por qué tanto apuro en llegar de primeros a la luna?, y todo este “apuro”  se da en un momento en el que tanto EEUU como la URSS tienen un declive económico a causa de la guerra. Desde el punto de vista de los norteamericanos, básicamente la cadena de hechos históricos nos dice: acabamos con los nazis, nos robamos sus secretos, aplastamos a los japoneses con bombas atómicas, limpiamos la Antártida y ponemos a un hombre en la luna antes que los rusos…estos, que también participaron en: acabar con los nazis, robar sus secretos, también limpiaron la Antártida y andan con el mismo apuro en llegar a la luna.

¿Qué esperaban encontrar en la luna? Esa es una pregunta que ha dado como resultado muchas hipótesis, algunas serias y polémicas y otras simplemente ridículas. Pero a mi modo de ver, definitivamente había algo más. Pareciera ser que incluso, la guerra fría no fue sino una tapadera a un asunto de mayor envergadura.

Conclusiones

Como hemos podido ver a lo largo de este artículo, existieron muchas incongruencias a lo largo de esta terrible época vivida por el mundo, intereses políticos y económicos; y muy probablemente mucho más de lo que sabemos…solo nos quedan más preguntas que respuestas.

¿Quien fue realmente Adolf Hitler? ¿cómo éste, aparente fracasado pintor austriaco con el rango de cabo en la primera guerra mundial llego a amasar tanto poder? ¿Cómo llegó a elevar tanto el espíritu nacional de Alemania y muchas otros países del mundo en tan poco tiempo? ¿Quien financió realmente al partido Nazi? ¿Por qué Alemania no invadió a Suiza si estaba tan cerca y era considerada la capital del dinero? Si Alemania invadió por la fuerza a Polonia (así iniciaría la guerra) , ¿por qué se reparte el botín con la URSS en un pacto de no agresión y esta luego los traiciona?

La lucha eterna de los pueblos y el odio entre ellos, está siendo fomentada por intereses privados muy específicos. Se trata de un ‘clique’ internacional, pequeño, sin raíces, que está dirigiendo a los pueblos unos contra otros, que no quiere que tengan paz

No me quedan dudas de que no se nos contó toda la historia, pienso que cada quien puede sacar sus propias conclusiones pero, definitivamente hay algunos puntos en donde hasta el más incrédulo o el más estúpido se daría cuenta de que hay más de lo que dicen, y como comencé este artículo “la historia la escriben los vencedores“.

Desconozco hasta que punto torcieron la historia, y hay que reconocer que también hay mucha desinformación y chorradas, pero una vez que doblas la esquina ya no hay vuelta atrás. Ni Hitler ni el partido Nazi fue lo que la historia oficial dice que fue, el llamado holocausto fue una pesadilla al igual que toda guerra, pero se agarraron de ahí para crear un entramado de mentiras que lamentablemente nos las hemos creído, y que dura hasta nuestros días.

Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña. Cuanto más grande sea una mentira, más gente la creerá, pues en sus pequeñas cabezas no podrían pensar que algo así se pueda planear

El historiador judío Raul Hilberg es quizás la fuente oficial y principal más conocida en lo que al estudio del “holocausto” se refiere, para bien o para mal, este señor ha sido desacreditado en algunas ocasiones (como en el  juicio contra Ernst Zündel en Canadá), tanto así que incluso en uno de sus libros (con muchísima venta) ha tenido que hacer modificaciones (por orden judicial) por tener contenido difamatorio; dicho de otra forma, Hilberg carece de pruebas en algunas de sus hipótesis.

El tema del holocausto es sumamente delicado de tratar (y no es el objetivo de este artículo), podemos de una forma u otra cuestionar leyes, cuestionar alguna religión, la libertad y la democracia….pero tratar este tema es pisar terreno minado, pareciera ser que no hay tema en la historia que no pueda discutirse abiertamente excepto el holocausto…bien vale la pena preguntarse ¿por qué?. En diez países de Europa está penado hasta con 5 años de cárcel el hablar y cuestionar de forma abierta este asunto (como si de un dogma se tratase), existen una buena cantidad de investigadores que han ido a parar a las cárceles (como David Irving o Gerald Fredrick Töben) y han sido objeto de acusaciones de todo tipo, vejaciones, ataques físicos (como el de Robert Faurisson) y exorbitantes multas de dinero. En este particular no me voy a extender (repito no es el objetivo de este artículo), pero sugiero al lector interesado en buscar más información de éste tópico, personajes como los citados anteriormente, el informe Rudolf, el informe Leuchter o las declaraciones del Obispo Richard Nelson Williamson…se asombrará de lo que va a encontrar.

Hemos tratado temas un tanto conspirativos, pero más allá de eso, hemos escudriñado en hechos históricos…y la historia está ahí solo para el que la quiere ver.

Los hilos del mundo son movidos por algunas pocas personas, los demás somos ganado

Como última nota, dejo un documental muy interesante publicado por The History Channel:

¿Tecnología Extraterrestre de los Nazis?

El presente artículo fue publicado el 9 de diciembre del 2011. Desde entonces ha tenido actualizaciones

Licencia de Creative CommonsOperación Paperclip, Nazis y la Segunda Guerra Mundial by Expresión Binaria is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License


Fuentes Consultadas: Wikipedia | El Tercer Reich | Youtube | Hitler y las Sociedades Secretas | Las sociedades secretas y los Nazis | Adelantos científicos de los Nazis | Proyecto atómico Nazi | OVNIS Nazis en la Antártida | Hitler era Judío? | Amerika Bomber | Mein Kampf | Informe Leuchter

Historia secreta: la Segunda Guerra Mundial
4.22 (84.44%) 9 votos

Etiquetas: , , ,


Comentarios (28)

  • adrian

    |

    De verdad que muy buen articulo, mis felicitaciones al editor…!!! muy bueno de verdad…!!

    Responder

    • Nando

      |

      Gracias por el comentario Adrian

      Saludos!

      Responder

      • Pedro

        |

        Muy Interesante, de lo mejor que he leido sobre estos temas

        Te felicito, gracias por tu trabajo.

        Responder

        • Nando

          |

          Gracias por el comentario Pedro, Saludos!

          Responder

    • marcos

      |

      No tuve cuidado por saber de que parte del mundo eres, pero esta lectura es igual a una revista en México en los 90´s, se llamaba DUDA. LO INCREIBLE ES A VERDAD…. INCLUSO PUDIRA DECIR QUE SON EXTRACTOS DE ESA PUBLICACION…

      Responder

      • Nando

        |

        Hola Marcos, no conozco la revista que mencionas, las fuentes consultadas para este artículo están al final del mismo

        Saludos!

        Responder

  • Julio Torres

    |

    Muy buen articulo, mucha dedicacion a la investigacion, llama la atencion de principio a fin, gracias

    Responder

  • magd

    |

    Hay que investigar si Adolf Hitler en verdad era descendiente de los Judíos Edomitas, Los Judíos Edomitas Bolcheviques financiaron el levantamiento de Hitler al poder en Alemania. Y estos odian a muerte a los judios del linaje puro… Por eso la matanza y el holocauto judio

    Responder

  • Kiske

    |

    Muy buen artículo. De lo mas interesante q he leído ultimamente, se agradece. Leyendo esto, me acordé de algo q relacionaba a los Bush y Hitler con Alesteir Crowley… Tienes algo de info de esto??

    Responder

    • Nando

      |

      Hola Kiske, de Aleister y la relación que planteas no tengo mayor información. En caso de que llegue a tener algo concreto lo publicaré a modo de “relleno” en este mismo artículo.

      Saludos!

      Responder

  • A. Treviño

    |

    Una duda breve: Que es ESPERIMENTAR??? jejee, es Broma mi estimado, es la única falta de ortografía que te he encontrado, al igual que otros me enganche desde los Sumerios de ahí la Atlantida, etc.

    Me parece muy objetivo tu punto de vista, si bien no concuerdo con Tunguska ya que no hay cráter, mencionas en todo momento que es tu opinión y sobre todo INVITAS a los lectores a que piensen y saquen conclusiones propias.

    En cuanto a la tecnología NAZI vi en History CH, acerca de los Foo Fighters y he tratado de investigar pero no encuentro mas que el grupo musical (que de hecho es muy bueno), no se si en tus investigaciones te topaste con algo de esto, los aparatos son de generación de energía a través del mercurio centrifugado.

    Bueno, solo queria felicitarte por tu buen trabajo y se agradece que tomes el tiempo para compartir las investigaciones…

    P.D. Se me hace de lo mas educado que no entras en discusiones con personas religiosas. +AAA

    Responder

    • Nando

      |

      Uff gracias por el dato ya corregí el error. De los Foo Fighters pienso que no te podría decir mucho más que no sepas ya, es realmente poco lo que se sabe, hay diferentes hipótesis, que si eran armas nazis o algún tipo de OVNI. Yo me inclino más a pensar que se trataba de algún prototipo de las nuevas armas de la Alemania Nazi, pero sigue siendo especulación. Tengo que ahondar más en ese tema cuando tenga un poco más de tiempo.

      Gracias por la corrección y tus palabras.

      Saludos!

      Responder

    • Don Pepe

      |

      ¿Cómo puedes calificar la faltas de ortografía si tú tienes muchas?:
      En “al igual que otros”, te faltó una coma,
      Atlántida la escribes sin tilde,
      en “acerca de los Foo Fighters” te faltó una coma, y debiste haber escrito “foo fighters” entre comillas,
      en “mencionas en todo momento que es tu opinión y sobre todo” te faltaron tres comas,
      en “no se si en tus investigaciones” no pusiste una tilde en el verbo sé,
      en “no encuentro mas que el grupo musical” te faltó una tilde en la palabra más,
      también en “se me hace de lo mas educado” tampoco acentuaste la palabra más otra vez.
      También, al que le alabas su artículo y le pones un “tache” en “esperimentar”, no acentúa muchas palabras, y algunas veces pone tildes de más.
      En, por ejemplo, “A lo largo de éste artículo hemos repasado algunos hechos bastante significativos”, al artículo demostrativo “este” le pone una tilde, aunque la palabra “éste” solamente se acentuaba (ahora yo no debe hacerse, según la nueva ortografía) cuando era un pronombre.
      Saludos.

      Responder

  • Marta

    |

    Buenas

    Un post muy bueno, mis felicitaciones.
    Hace poco leí un libro El Retorno de los Brujos (1960) de Lous Pawels y Jaques Bergier, no se si lo conocerás pero después de indagar mucho sobre el tema del esoterismo nazi, tecnología, filosofías y doctrinas, es de los pocos libros que aborda el tema desde una objetividad y una información muy exahustiva. Artículos y datos no fáciles de encontrar y que todavía sorprenden incluso a los que ya estamos resabidos del tema. Te lo recomiendo si aún no lo has leído.

    He entrado aquí ya que acabo de inaugurar mi blog, y estaba buscando info para hacer un post referente a la Guerra de los Pingüinos. El blog aún está en bragas pero te invito a visitarlo cuando quieras.

    Un saludo.

    Responder

    • Nando

      |

      Hola Marta, gracias por comentar.

      Conozco el libro que mencionas, pero no lo he leído, esta sería una buena oportunidad para hacerlo, gracias por el dato.
      Te deseo suerte con tu nuevo blog, seguro que le echaremos un ojos al material que publicas.

      Saludos!

      Responder

  • Carmen

    |

    Que fantástico todo lo que leo, la historia de los sumerios, ahora lo de la segunda guerra mundial, te deja mucho en que pensar, realmente estamos despiertos? es tan grande todo esto y no sé me deja muda y pensando en tantas cosas. Seguiré leyendote, espero que nos des más buenas lecturas como esta.

    Responder

    • Nando

      |

      Es bueno saber que te interesan estos temas y te han gustado los artículos, pásate cuando quieras.

      Saludos!

      Responder

  • ANDRÉS

    |

    Definitivamente muy buen artículo, ya sospechaba de algunas cosas, pero no había leído nada parecido a esto. Gracias ¡¡

    Responder

  • Andrés

    |

    “Al final de la Segunda Guerra Mundial el estado mayor de los Estados Unidos inicia la operación Paperclip a espaldas del presidente Roosevelt.”

    Aquí parece que hay un error: Ya que Roosevelt falleció antes que terminara la 2da. Guerra Mundial, es decir, falleció el 12 de Abril de 1945 y la guerra termino oficialmente en Europa el 8 de Mayo de 1945.

    Responder

    • Nando

      |

      Como bien apuntas Roosevelt muere en el 45 y toma poseción Harry Truman, pero la operación Paperclip ya venía gestándose (como operación Overcast) desde mucho antes, la intención principal era solo “entrevistar” al personal científico Nazi, pero esto cambio después. Cuando digo que “…al final de la segunda guerra mundial…” precisamente me refiero a los últimos meses decisivos, es imposible (al menos para mi) decir con exactitud cuando inició oficialmente el entramado de Paperclip, y por eso menciono (según se sabe) que Roosevelt no tenía conocimiento de todo este asunto, y de hecho no me extrañaría que lo dejaran por fuera ya que su condición médica empeoraba cada día.

      Saludos!

      Responder

      • ANDRÉS

        |

        Definitivamente esta de pensarse y razonar sobre todos estos acontecimientos que nos has presentado; eh leído ya con este dos artículos que nos ofreces y están muy interesantes. Todo empezó por el interés de saber sobre los sumerios, mencionados en la película: “El cuarto contacto”, así que andaré por aquí leyendo… Muy buena información en verdad. Saludos !!

        Responder

  • Adolfo

    |

    Te felicito por este gran articulo la verdad lo que sabia de la segunda guerra mundial era la historia prefabricada que cuentan en el colegio pero este gran articulo me abrio los ojos, la historia no es la que nos han contado.

    Saludos.

    Responder

    • Nando

      |

      Así es la historia no es la que nos han contado…gracias por el comentario.

      Saludos

      Responder

      • Alvaro

        |

        Haces unos repor-documentales increibles.
        Ya habia leido casi todos, pero siempre eres,capaz de mostrar datos que desconoce la gran mayoria.
        Gran trabajo

        Responder

        • Nando

          |

          Gracias por el comentario Alvaro!

          Saludos!

          Responder

  • EE.

    |

    Bueno pero falta discipar muchas dudas

    Responder

  • SS

    |

    Muy buen articulo men, mis respetos :)

    Responder

    • Nando

      |

      Gracias por comentar…saludos!

      Responder

Deja un comentario

Cuanto es 12 + 9 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANTE! Necesitas resolver la operación matemática para poder continuar.

Newsletter

Redes sociales

Centro de soporte

Centro de recursos